Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Behobia del Mediterráneo

La segunda carrera Alicante-Elche-Santa Pola, que se disputa el 3 de noviembre, toma como referencia la centenaria clásica vasca

La Behobia del Mediterráneo

La segunda Gran Carrera del Mediterráneo Alicante-Elche-Santa Pola, que se disputará el próximo 3 de noviembre a lo largo de 20 kilómetros de la costa provincial, se mira en el espejo de la centenaria prueba vasca Behobia-San Sebastián, que este año disputará su 55ª edición. Aunque la carrera guipuzcoana contó el año pasado con 38.000 corredores, frente los casi 3.000 de la alicantina, la organización de la Alicante-Elche-Santa Pola toma prestados de aquélla muchos detalles relacionados con la logística de apoyo a los atletas y otros alicientes de la competición.

«La revista especializada Runner's World ya nos ha identificado como La Behobia del Mediterráneo», explicó ayer el director deportivo de la carrera alicantina, el exatleta olímpico José Manuel Albentosa. «Para nosotros es un referente y un estímulo que se nos compare con una prueba de tanta relevancia internacional, pese a que tenemos algo menos de la décima parte de sus participantes, si bien tan solo estamos en puertas de nuestra segunda edición y ellos ya son centenarios».

A menos de dos meses de la segunda edición de la Gran Carrera por la fachada litoral alicantina, el número de inscritos rebasa ya el millar, una cifra superior por estas fechas a la de la primera edición. El ritmo de inscripciones se incrementa en las últimas semanas y la organización confía en superar el próximo 3 de noviembre los 3.300 corredores. «La expectativa es importante porque la fecha es buena al coincidir con el 'puente' de los Santos y no rivalizar con ninguna otra prueba ese fin de semana», indicó Albentosa. «Además, al disputarse la nuestra un mes antes del Maratón de Valencia puede servir de test para muchos de los participantes en los 42 kilómetros de la capital del Turia», añadió. De hecho, la vinculación entre ambas carreras también se traslada al precio de la inscripción, dado que los apuntados en la de Valencia tienen descuento para la de Alicante, cuya tarifa en este segundo tramo desde el 1 de septiembre es de 26 euros.

La II Gran Carrera del Mediterráneo también empieza a ser ya un reclamo para corredores de fuera de la Comunidad Valenciana. Tras Alicante, la segunda provincia con mayor número de inscritos es Madrid. Del mismo modo, otros territorios vecinos como Albacete y Murcia aportan una elevada cifra de participantes, «que se vuelcan con la posibilidad de disfrutar de un puente de lujo en nuestra provincia con deporte, buen clima, gastronomía y turismo», puntualiza el director deportivo. De momento, la prueba cuenta con corredores de una quincena de provincias españolas y varios países.

Albentosa destaca que la prueba de 20 kilómetros por la costa alicantina también recibe un creciente respaldo del tejido empresarial provincial, ya que firmas de prestigio como Tempe, Grupo ASV, Seur, Fedex y Zafiro Tours, entre otras, ya han confirmado su participación por grupos en la categoría de empresas. Las inscripciones grupales son uno de los fuertes de esta carrera, que en su primera edición contó con más de 250 clubes de atletismo. Uno de los últimos en inscribirse para este año ha sido el «Kilómetro Elx», que tiene más de 200 socios.

Para seguir fidelizando a los corredores, la organización se esfuerza por mejorar cada año el trato a los deportistas y el próximo 3 de noviembre se estrenará el servicio de un autobús de regreso a Elche desde Santa Pola, en la misma línea del que ya cubrió el año pasado el retorno por carretera a Alicante prestado por Vectalia. A su llegada a Santa Pola, los atletas podrán retirar sus pertenencias dejadas a la salida en Alicante y que tres trailers trasladarán a la meta.

Entre los 3.300 participantes que espera esta segunda edición no se incluyen los 500 palistas que participarán simultáneamente en una carrera de pádel surf con doble recorrido y meta en la plaza Varadero de Santa Pola: 13 kilómetros desde Urbanova para los «profesionales» y cuatro kilómetros para los menos avezados desde el municipio pesquero. «En la Behobia-San Sebastián tienen 1.500 patinadores en línea y en el Mediterráneo es lógico que recurramos a deportes náuticos para reforzar los atractivos de nuestra carrera, que quiere consolidarse en el calendario del atletismo español», indicó Albentosa.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats