Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Segunda B

El Orihuela suma y da buena imagen ante el líder Andorra

Solano rescata un punto en el minuto 85 en un partido en el que los oriolanos merecen más. El conjunto escorpión ofrece su mejor versión

Pitu intenta despejar un balón ante dos jugadores del Andorra.

Pitu intenta despejar un balón ante dos jugadores del Andorra. Rate Bas

El Orihuela consiguió un valioso punto ante el líder Andorra en un gran partido que dejó muy buenas sensaciones a los aficionados que tuvieron que desplazarse hasta Crevillent para presenciar el encuentro, debido a la resiembra del campo de Los Arcos.

Los escorpiones siguen sin conocer la victoria como anfitriones esta temporada, pero ante el líder mostró su mejor cara y estuvo al nivel de un rival con un presupuesto muy superior y que está confeccionado para ascender a Segunda División A. Es más, el equipo de Miguel Ángel Villafaina fue incluso mejor que el Andorra en la primera parte y en muchos momentos de la segunda, y le arrebató la posesión del balón, seña de identidad del juego de los andorranos.

Pese a las numerosas bajas con las que contaba el técnico del conjunto de la Vega Baja, (José Carlos y Pedro Inglés por sanción y Chechu Flores y Urzáiz por lesión), su equipo borró de un plumazo la malas sensaciones que dejó la jornada anterior ante el Barça B (3-0) para ponerse al nivel de un potente contrario, al que le pasó por encima en muchos momentos y le trató con valentía. Una presión alta ejercida durante la mayor parte del partido por parte de los oriolanos, desarmó a un líder al que le costó encontrar la manera de sacar a relucir su potencial.

En la primera parte, el Orihuela disfrutó con el balón, tuvo la posesión, dominó el juego y gozó de las mejores ocasiones de gol. Pero le faltó eso: el gol. Tuvo sus opciones, pero no supo aprovecharlas. Dejó con vida al líder y le pudo costar caro.

Y es que después de dos ocasiones de gol consecutivas en los primeros instantes de la segunda mitad a favor de los escorpiones, que pudieron cambiar el sino del partido, llegó la reacción del Andorra. Sin llegar a dominar el partido del todo, el conjunto visitante sí aprovechó el cansancio de los locales por el tremendo esfuerzo realizado, para recuperar la posesión del balón y encarar con un poco más decisión la portería contraria. Emilio apareció, como ya viene siendo habitual , cuando más falta hacía y evitó el gol con dos importantes paradas marca de la casa.

Aunque el Orihuela ya no se encontró tan cómodo sobre el césped artificial del estadio Enrique Miralles como lo había estado en el primer periodo, sí tuvo controlada la situación y seguió manteniendo el nivel de igualdad con respecto a su rival. Sin embargo, todo pareció precipitarse cuando en el minuto 71 Forgas recibió un balón entre líneas en el área y marcó de tiro cruzado batiendo ante Emilio, que nada pudo hacer.

En ese momento resultaba una incógnita saber cómo podía reaccionar el Orihuela, si es que tendría capacidad de reacción, y cómo se podía desenvolver el líder con el marcador a su favor, ya que solo faltaban 20 minutos para el final del partido, y los escorpiones no se han caracterizado esta temporada precisamente por saber remontar cuando se le pone el resultado en contra.

Pero en esta ocasión, los de Villafaina no bajaron los brazos, no se hundieron y continuaron trabajando sin descanso en busca del premio, que poco después llegaría en forma de empate.

Reaparición de Rodri

Rodri, que reapareció para sustituir a Brian después de muchas jornadas ausente por lesión, volvió a demostrar su calidad en el centro del campo. Su regreso generaba muchas dudas, ya que no estaba al 100% y durante la semana solo había podido participar de forma esporádica en los entrenamientos. Pero fue el propio jugador murciano el que quiso participar demostrando su implicación con el club, y firmó una extraordinaria actuación que contribuyó, junto al trabajo del resto de sus compañeros, a alcanzar el premio del empate.

La igualada llegó en un cabezazo de Solano en una jugada aislada, y devolvía la ilusión de alcanzar por primera vez la victoria como local. Con la moral por las nubes y con la fuerza de la afición que se volcó una más con su equipo. Los oriolanos tuvieron el empuje necesario para seguir buscando otro gol. Pero ya no quedaba tiempo y el partido terminó con empate a uno.

El resultado podría dejar un mal sabor de boca debido a que los escorpiones merecieron más y en el cómputo global fueron mejores, pero sin embargo todos lo dieron por bueno teniendo en cuenta que enfrente estaba el líder Andorra.

Tras esta jornada, el Orihuela se queda en los puestos de descenso, a tres puntos de la salvación, y el Andorra pierde el liderato en favor del Lleida.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats