Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

GRUPO III

El Orihuela despide a Pato tras siete partidos y ficha a Gerard Albadalejo para intentar salvarse

El club escorpión cambia de técnico el día en el que se reincorpora al trabajo tras las vacaciones y al tiempo que un grupo inversor negocia su entrada en el club. El nuevo entrenador dirige mañana al grupo

Pato, durante un encuentro con el Orihuela; Albadalejo, en su etapa como técnico del Lleida.

El Orihuela hizo ayer oficial la inesperada decisión de destituir a José Francisco Grao, Pato, como entrenador después de dirigir al equipo en siete partidos (seis de liga y uno de Copa del Rey) tras sustituir el pasado 13 de noviembre al también despedido Miguel Ángel Villafaina. Sin hacer mención a los motivos que han llevado al club a tomar esa determinación, la entidad de la Vega Baja emitió un comunicado oficial anunciando el cese de Pato como técnico, el mismo día en el que la plantilla volvía a los entrenamientos después de la semana de vacaciones por las fechas navideñas.

El exentrenador del Lleida, Gerard Albadalejo, es el elegido por el Orihuela para sustituir a Pato y ayer firmó su contrato con el club de la Vega Baja. Mañana lunes se incorporará a la sesión de trabajo de la plantilla escorpión para preparar el partido del próximo sábado 5 de enero en Los Arcos frente al Nàstic de Tarragona (11:30 horas).

La noticia de la destitución de Pato llegó por sorpresa tanto al propio entrenador como a los aficionados. Tanto es así, que muchos pensaron que se trataba de una inocentada al producirse el 28 de diciembre, día de los Santos Inocentes. Pero no se trataba de una broma y sí de una firme decisión in extremis adoptada por la cúpula del Orihuela, sin esgrimir argumentos ni motivos que, ante la prensa y la afición, justificase un hecho tan inesperado.

Pato acudió al entrenamiento programado para ayer, ya destituido, para despedirse de una plantilla que tampoco daba crédito a lo ocurrido. El trabajo del técnico oriolano no hacía presagiar un desenlace semejante y la afición, que no entendió la postura del Orihuela, inundó las redes sociales del club con comentarios muy duros hacia la directiva, a la que le pedían la dimisión en muchos casos.

Pato, de 41 años, se ganó el cariño de la hinchada cuando en la temporada 2009-2010 tuvo la oportunidad de entrenar al primer equipo escorpión en Segunda B tras dirigir al filial, y logró salvar la categoría con un meritorio octavo puesto para, una temporada después, clasificar a este club por primera vez para la disputa de la promoción de ascenso a Segunda A como cuarto clasificado. Posteriormente dirigió al Cartagena, el Arroyo, La Roda y el Jumilla, todos ellos de Segunda B, hasta que el pasado 13 de noviembre regresó la entidad de la Vega Baja para tratar de revertir la situación límite en la que se encontraba el equipo como colista del grupo. En este mes y medio, el técnico oriolano solo ha dirigido al equipo en seis encuentros de Liga (con un balance de una victoria, dos empates y tres derrotas) y uno en la Copa, con victoria oriolana en la tanda de penaltis tras empate a cero en el tiempo reglamentario. Al margen de los resultados, bajo sus órdenes el equipo volvió a tener identidad y logró mejorar la imagen para conseguir, por primera vez, mantener la potería a cero en tres ocasiones.

Sustituto

Con su inesperada salida, el Orihuela no ha dado a Pato la oportunidad de dirigir al equipo ante el Villarreal de Primera División, pese a ser el entrenador que se ganó a pulso ese privilegio por conseguir la clasificación y los ingresos económicos que suponen para el club.

El entrenador catalán Gerard Albadalejo será el sustituto de Pato y dirigirá al equipo por primera vez mañana lunes con la dura tarea de sacarlo de la zona de descenso. No es casualidad que el exentrenador del Lleida, de 36 años de edad, sea el elegido por el club. Ya antes de decantarse por Pato en el mes de noviembre, y tras no conseguir cerrar acuerdos con Toni Seligrat ni con Claudio después de la destitución de Villafaina, la directiva se puso en contacto con Albadalejo para proponerle el puesto, pero a última hora hubo un cambio de opinión que llevó a que Pato, que también estaba en la agenda, se hiciera con las riendas del equipo finalmente.

Capital de fuera

El cambio en el banquillo coincide, aunque no necesariamente tiene relación, con la posible llegada de un grupo inversor al Orihuela. El vicepresidente de la entidad, Luis Terrés, mantuvo una reunión con un grupo de representantes de jugadores que llevarían detrás a un inversor, con la intención de integrarse en el club e inyectar una cantidad económica y la posibilidad de realizar varios fichajes. Aunque todavía no hay nada cerrado, la llegada de este grupo inversor no modificaría la actual estructura institucional del club, por lo que se mantendrían los actuales dirigentes.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats