Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Montemar, tenis solidario en la India

El club alicantino relanza un programa con la Federación de Chandigarh para sacar de la pobreza a niños sin recursos a través del deporte

Chimo Pérez y Manolo Sandoval, en las instalaciones de la Federación de Tenis de Chandigarh en la India

Chimo Pérez y Manolo Sandoval, en las instalaciones de la Federación de Tenis de Chandigarh en la India

El Club Atlético Montemar de Alicante, referente del tenis en España, amplía sus horizontes por la vía de la solidaridad. La entidad con sede en La Albufereta ha pasado a liderar este año el denominado «programa Chart» (Chandigarh For Rural Tennis), por el que niños «extremadamente pobres» del Punjab -una región al noroeste del país asiático con 50 millones de habitantes- intentan salir de la miseria a través del deporte de la raqueta. En el marco de este programa, que acaba de ampliarse para 2020 a 40 niños y niñas de ocho a 10 años, los directores técnicos de Montemar Chimo Pérez y Manuel Sandoval imparten campamentos de alto rendimiento en Chandigarh, la capital del Punjab, y también en las instalaciones del club en Alicante, hasta donde se desplazan jóvenes talentos indios, costeados por sus familias, y niños beneficiarios de este plan «Chart».

El programa nació hace 20 años con el objetivo de detectar talentos deportivos entre los niños más desfavorecidos del Punjab, a los que el gobierno de esa región concede becas para disfrutar de alojamiento, manutención y educación básica y deportiva, de forma que puedan escapar de la miseria en la que viven y encuentren una vía de inserción social a través del tenis.

Tras diferentes vicisitudes y altibajos a lo largo de los últimos años, el presidente del Montemar, José Pedro García, decidió implicarse a fondo para reactivar el programa, animado por el árbitro de tenis internacional madrileño Javier Sansierra, que también es asesor de la Federación de Tenis de Chadigarh.

De modo que en febrero pasado, Chimo Pérez y Sandoval impartieron un primer campamento para los jugadores más destacados del Punjab y del resto de la India, en el que también participaron 15 chicos y chicas del «plan Chart».

Una vez en la India, los dos técnicos alicantinos, con una larga trayectoria en el tenis formativo en Montemar, transmitieron a los jóvenes indios todas sus enseñanzas en cuanto a sistemas de entrenamiento y filosofía deportiva mediante sesiones técnicas y tácticas diarias impartidas en inglés. También ofrecieron un curso intensivo para los técnicos punjabíes.

«Es asombroso el agradecimiento y el respeto con el que se nos ha tratado en la India», destaca Pérez. «Y siempre es gratificante colaborar para salvar a gente de la miseria; y da igual que sea en San Vicente del Raspeig, en Mutxamel o en el Punjab indio».

El director técnico de Montemar reconoce que el escenario socio-político y humano con el que se han encontrado en la India es «complicado» porque «el país es una especie de caos absoluto semiorganizado y lo percibes desde que llegas al aeropuerto».

Sin embargo, Pérez y Sandoval se encontraron mucho más orden y concierto en la Federación de Tenis de Chandigarh, donde imparten los campamentos de tenis. Frente al desorden del país, las instalaciones deportivas de la capital del Punjab están «bastante bien» y la Federación cuenta con una notable organización, aunque siempre «muy lejos» de los modelos imperantes en Europa Occidental. Estos cursos de formación los sufraga íntegramente la Federación india con el dinero que recauda de los jugadores ajenos al programa Chart, cuyas aportaciones se destinan a los jugadores sin recursos.

Tras la primera visita de los técnicos alicantinos al Punjab, las instalaciones del Montemar en La Albufereta acogieron el pasado mes de junio un campamento de tenis en sentido inverso con ocho jugadores indios, cuatro de ellos del programa Chart y otros cuatro externos, comandados por un entrenador de la Federación de Chandigarh. Todos los gastos de estancia, manutención y entrenamientos generados por los chicos sin recursos fueron costeados por la academia alicantina de tenis con el dinero de los que sí pagan, al igual que en la India.

«Nos sorprendió lo correctos que son técnicamente estos jugadores indios», explica Pérez. «Sin embargo, en lo táctico, en lo que es la idea de juego sí que están muy verdes. De hecho, allí juegan prácticamente por intuición, como se hacía en España hace 30 o 40 años hasta que se fijaron sistemas de entrenamiento».

«Los chavales con menos recursos tienen mucho talento natural», prosigue el director técnico de Montemar. «Proceden de un medio muy básico y agreste, en el que se tienen que buscar la vida y eso es bueno para el deporte de competición porque les hace resolutivos, valientes y muy creativos porque les ha tocado nacer en un entorno en el que la vida empieza al día siguiente; no miran más allá de cómo resolver cada día».

La alianza entre Montemar y la Federación de Chandigarh se fortaleció en noviembre pasado con una segunda visita de los técnicos alicantinos a la capital del Punjab, en la que se reunieron con el presidente de la Federación de Tenis de la India y vicepresidente de la ITF Anil Khanna.

A resultas de estas gestiones, el gobierno del Punjab ha ampliado el presupuesto del programa Chart para los niños pobres para que 40 pequeños amantes del tenis puedan abandonar en enero su entorno de pobreza y disfrutar de manutención, estudios y de una vía de integración social a través del tenis, «que les pueda ayudar sencillamente a cambiar sus vidas», puntualiza Pérez. El siguiente campamento en La Albufereta tendrá lugar a finales de mayo próximo.

El programa Chart puede tener también una vía de negocio para el Montemar, desde el momento en que familias adineradas de la India eligen el club alicantino para la formación de sus hijos en una academia de tenis. «No somos Ferrero, ni Sánchez-Casal, ni Nadal, ni Moratouglu, pero sí tenemos grandes instalaciones y experiencia, aunque la prioridad de esta iniciativa es la solidaridad, muy por encima del negocio», matiza.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats