Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Orihuela cae con honores

Gerard Moreno corta el sueño del conjunto escorpión en el 117', a solo tres minutos de que el partido se decidiera en la tanda de penaltis. El Villarreal suda para eliminar al equipo de Albadalejo, sostenido por la inspiración del meta Aitor, héroe de la noche

El Orihuela estuvo a punto de lograr el milagro de eliminar al Villarreal de Primera División en un gran partido que acabó con empate a un gol y se tuvo que decidir a escasos minutos del final de la prórroga. El mejor Orihuela que se recuerda en mucho tiempo jugó de tú a tú al rival y no escatimó esfuerzos para buscar la lotería de los penaltis, objetivo que rozó, pero que se quedó a las puertas de alcanzar, pese a las impresionantes intervenciones del guardameta oriolano Aitor.

El Villarreal comenzó el partido imponiendo su calidad, con un ritmo trepidante y un juego de toque, con el que intentó marcar pronto para dejar la eliminatoria bien encarrilada. Ya en el primer minuto, Aitor tuvo que despejar un balón comprometido y, seguidamente, Chukwueze lo intentó con un chut cruzado que se marchó fuera por poco. Fueron dos minutos de verdadero agobio para un Orihuela que se veía muy inferior a su rival y que no podía salir de su campo. Así transcurrieron los primeros 10 minutos en los que los escorpiones solo lograron algún amago de contragolpe.

Fue precisamente en el minuto 10 cuando el equipo de Gerard Albadalejo logró sacudirse la presión del equipo castellonense para protagonizar el primer susto para el meta visitante, en las botas de Pitu que casi sorprendió a Andrés. Su rapidez para despejar con los pies evitó el gol para los oriolanos. A partir de ahí, el Orihuela fue creciendo progresivamente, al tiempo que el Villarreal perdía fuelle, consciente de que ya no estaba siendo tan fácil hacer daño al rival. Así, Pitu volvió a intentar fortuna con chut en el minuto 13 que se marchó alto. Después de unos minutos de centrocampismo, el Orihuela dio otro arreón y volvió a buscar el gol por medio de Solano que, dentro del área, en un mano a mano con Andrés, disparó al centro, donde no tuvo problemas el guardameta visitante para hacerse con el balón.

Los últimos 15 minutos de la primera parte fueron otra vez de dominio para el Villarreal que puso continuamente a prueba al guardameta local, Aitor, quien aprobó con nota mediante paradas de todo tipo. Hasta en tres ocasiones tuvo que intervenir el joven portero del Orihuela para mantener el empate a cero con el que ambos equipos se marcharon al descanso. Se cumplía así a la perfección el guión marcado por Albadalejo, que planteó a sus jugadores afrontar el partido como dos mini encuentro de 45 minutos, en los que era fundamental aguantar al rival en el primero de ellos, como así sucedió.

La segunda parte comenzó muy distinta a la primera. Fue el Orihuela el que salió flechado en busca del gol, con acciones en las que tuvo a Chechu Flores de protagonista. Al contrario de lo que sucedió en el primer periodo, ahora era el equipo escorpión el que llevaba la iniciativa y el Villarreal el que salía a la contra, aunque se veían pocos disparos entre los tres palos. Uno de ellos fue de Chechu Flores en el 53', pero atrapó sin problemas Andrés. A partir del 55' los de Calleja adelantaron líneas y metieron otra vez a los oriolanos en su campo. Conforme transcurrían los minutos y el Orihuela se mantenía vivo, los nervios se iban apoderando de los jugadores castellonenses que no encontraban el camino para demostrar la superioridad que se le supone a un equipo de la zona alta de Primera sobre un colista de Segunda B.

En el 59', el Orihuela protagonizó la mejor jugada de contragolpe de todo el partido que acabó en saque de esquina, al grito de «sí se puede» por parte de los aficionados, y la respuesta llegó dos minutos después con un remate a bocajarro de Bacca que volvió a sacar la mejor versión de Aitor con un espectacular despeje. Pero nada pudo hacer Aitor para evitar el tanto de Gerard Moreno cuando la ilusión de dar la campanada ya se estaba instaurando en Los Arcos. El meta se tiró a los pies del rival para intentar arrebatarle el balón, pero no pudo y marcó a placer. Después del gol, el Orihuela encerró al Villarreal en su campo y jugó con soltura y valentía en busca del empate. Incluso provocó algunos córners que se sacaron sin consecuencias. Pero la locura se desató en el minuto 82 cuando después de varios remates a puerta con sus rechaces defensivos, Brian lograba empatar y dejar de nuevo la eliminatoria abierta. Tanto, que fue necesario disputar la prórroga.

A los tres minutos fue anulado un gol por fuera de juego al Villarreal, y poco después Aitor volvió a ser el protagonista al despejar a bocajarro por dos veces sendos remates de jugadores visitantes. La segunda parte de la prórroga fue un correcalles en el que los dos equipos tuvieron sus opciones y Aitor se confirmó como el salvador del Orihuela. Pero nada pudo hacer en el 117', en una jugada de verdadera mala suerte en la que Gerard Moreno remató a puerta y el balón entró tras pegar en un jugador y desviar la trayectoria. Al final no pudo ser, se acabó el sueño de la Copa, pero la afición se marchó tremendamente satisfecha por la imagen y esfuerzo de su equipo, al que despidió con una gran ovación.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats