Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Desenlace cruel para La Nucía

Los de César Ferrando plantan cara al Cornellà pese a las bajas y caen en el tramo final con un tanto desafortunado

Una disputa aérea en el partido de la primera vuelta en La Nucía entre los de la Marina Baixa y el Cornellà. REDACCIÓN

Una derrota en circunstancias más que complicadas. La Nucía no rompe su mala racha y volvió de vacío de los campos más complicados de Segunda B, ante un oponente que sumó su sexto triunfo consecutivo ante su público. El drama fue extra, ya que el tanto llegó en el tramo final, en una acción desafortunada para los hombres de César Ferrando, que empieza a evidenciar la necesidad de algún refuerzo para mantener el buen rumbo que hasta el momento lleva en su campaña de debut en la categoría de bronce del fútbol español.

Sin los sancionados Fofo, Hermosa y Agüero ni las bajas confirmadas en el mercado invernal, especialmente Juanma Ortiz y Sergi, el panorama antes de viajar a tierras catalanas no era nada halagüeño para los rojillos. A la vuelta del viaje, sin puntos en el equipaje, se puede confirmar que a Ferrando le urgen soldados para seguir con sus batallas.

El primer acto en Cornellà apenas dejó acciones que alegrasen el paladar futbolístico de los presentes, tanto en el estadio como ante las pantallas de cualquier dispositivo electrónico con conexión a Internet. Entre el césped artificial, las dimensiones reducidas del terreno de juego y el nulo acierto de ambas escuadras, lo más celebrado fue el pitido final que permitió una pausa para reponer fuerzas y afrontar el tramo final del choque, con la esperanza de que el guion cambiara.

Ni Óscar Fornés ni Ramón tuvieron que realizar ninguna parada de mérito. El meta del conjunto alicantino sí tuvo algo más de trabajo, sobre todo en un susto tras una cesión demasiado corta de Neftalí. Su capacidad de reacción evitó que Pablo Fernández llegará antes al balón y dispusiera de una ocasión clara para marcar.

El resto del trabajo en el área nuciera se limitó al tráfico aéreo, bien controlado por los centrales en cualquier tipo de acción, desde córners a saques de banda, casi siempre ejecutados por Javi Jiménez. Un remate desde la frontal de Lobato que no anduvo demasiado lejos de la escuadra derecha de la portería de Fornés fue la opción más clara antes del descanso.

Por su parte, La Nucía también trató de generar peligro, pero no pudo hacerlo con sus armas habituales. Los hombres de César Ferrando guardaron su habitual juego de toque y posesión para otra ocasión y se cegaron demasiado con los balones largos. Muchos de ellos, dadas las ya comentadas dimensiones reducidas del campo, se fueron directamente al limbo más allá de la línea de banda.

Otro arma de La Nucía era el balón parado, pero sin Fofo tampoco hubo réditos. Una mano de Mario Robles en la media luna de la frontal del área hubiese sido una opción inmejorable para el «7» rojillo. Alomerovic tomó su testigo, pero su remate ni siquiera inquietó a Ramón. Una contra mal definida entre Cabezas y Juanan fue la otra opción de peligro que tuvieron los visitantes antes de pasar por vestuarios, con un desenlace que fue el fiel reflejo de la primera mitad: pared fallida y enésimo balón perdido.

Aluvión de córners

La vuelta a la acción sentó mucho mejor a los catalanes, que dominaron a sus oponentes a base, sobre todo, de acumular saques de esquina en los que Javi Jiménez, con centros muy cerrados, buscaba inquietar a un seguro Óscar Fornés, que no se dejó amilanar.

La respuesta visitante llegó en una buena contra iniciada tras un excelente control de espaldas de Titi y finalizada por la izquierda con un remate cruzado de Cabezas que se marchó ligeramente desviado para desesperación de la expedición alicantina.

Con 70 minutos de juego directo entre pecho y espalda llegó la primera delicatessen del choque. El Cornellà logró encadenar más de diez pases seguidos en campo rival y la acción finalizó en un remate de cabeza de Becerra que entró en la meta de Fornés. Cosas del fútbol, el centrador estaba en fuera de juego y el tanto no subió al marcador. Mucho toque, poco premio.

La Nucía aceptó de nuevo el envite y respondió con un buen pase entre líneas de Fran Moreno que encontró a Titi para que se jugase el uno contra uno con Baro. El central del Cornellà fue valiente y se la jugó yendo al suelo, tocando balón y algo más. El colegiado dejó seguir y el peligro huyó del área del conjunto local, entre las protestas del atacante nuciero.

Y en un córner, cómo no, rompió la igualada el Cornellà. Agus Medina, recién presentado como refuerzo del conjunto catalán, mandó al palo un lanzamiento de esquina desde la izquierda. El rechazo desde fuera del área lo remató Lobato al fondo de las mallas, con la desafortunada ayuda de un rival que despistó a Óscar Fornés, desesperado ante la mala suerte de los suyos.

Los visitantes trataron de reponerse del duro golpe, pero apenas consiguieron inquietar a Ramón en los últimos compases del duelo. Un remate de Fran Moreno con poca convicción, en el tiempo de descuento, fue la apuesta más importante en la búsqueda de un empate que no llegó.

La derrota en Cornellà deja a La Nucía con 25 puntos, en undécima posición del grupo, ya demasiado lejos del sueño del «play-off» y con cinco puntos de renta sobre el «play-out» y seis de margen con el descenso directo. Y, lo más acuciante, en plena racha negativa, al sumar su sexta jornada liguera y su séptimo partido oficial (contando Copa) sin conocer la victoria.

Debut

El joven Callum se estrena en Segunda B

La derrota en Cornellà dejó caras largas en la expedición de La Nucía durante el viaje de retorno a tierras alicantinas. El único motivo para esbozar una media sonrisa lo dio el joven delantero inglés Callum Douglas, que disputó sus primeros minutos en Segunda B.

El ariete nacido en Newcastle, de 21 años, juega habitualmente con el filial rojillo y Ferrando echó mano de él ante la acumulación de bajas en zona ofensiva para el partido de ayer. Saltó al terreno de juego en el minuto 88, en busca del milagro del empate que no llegó, supliendo a Forte. En la convocatoria también entró, aunque no jugó, el portero Juanma Conesa, que ha llegado al club nuciero en el mercado invernal para tratar de competir por el puesto con Óscar Fornés.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats