Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Orihuela se aferra a la salvación

El cuadro escorpión logra su primera victoria del curso en Los Arcos ante el Ejea y abandona el «farolillo rojo» - Rodri y Nico sellan el triunfo de los de Albadalejo, que se sitúan a cinco puntos de la permanencia en el inicio de la segunda vuelta

El Orihuela se aferra a la salvación

El Orihuela se aferra a la salvación

El Orihuela demostró anoche ante el Ejea que está en estado de gracia y que el nivel mostrado ante el Villarreal de Primera en el partido de Copa del Rey el pasado sábado no fue un espejismo. Los escorpiones vencieron por 2-0 al conjunto zaragozano, un rival directo en la lucha por la permanencia, en un partido muy completo en el mostraron un buen equilibrio en todas sus líneas.

Los de Gerard Albadalejo ganaron así su primer partido de la temporada como locales, coincidiendo con el primer encuentro de la segunda vuelta, aprietan la zona de abajo en la lucha por la permanencia, abandonan la última plaza de la clasificación y se muestran vivos de cara al segundo periodo del campeonato de la regularidad.

GMv2|pTipoComp=fotos&pIdGaleria=5e207de4a4139350ff7b17d4|GMv2

Ver Galería

El partido de anoche en Los Arcos tuvo dos partes distintas. La primera fue muy igualada con dos equipos que luchaban por la posesión y que buscaban el control del partido, aunque el Orihuela fue creciendo progresivamente, y una segunda en la que el conjunto local fue superior y alcanzó el merecido premio del triunfo.

En el primer periodo hubo pocas ocasiones de gol, pero ya se veía a un Orihuela muy seguro de sí mismo, sin apenas errores, y con una fortaleza física sorprendente después del esfuerzo realizado solo cuatro días antes, ante el Villarreal, al que estuvo muy cerca de eliminar de la Copa.

Pese a la igualdad, los oriolanos mostraron un mayor dominio territorial con una defensa muy bien situada, en la que no hacía concesiones, y a través de la cual comenzó a crecer. Aitor Arias, que fue el héroe del Orihuela ante el Villarreal el pasado sábado, volvió a demostrar el motivo por el que se ha ganado la titularidad bajo palos: una oportunidad que le dio Pato y que ha mantenido Albadalejo. Y es que el guardameta estuvo inconmensurable en los momentos en los que tuvo que intervenir.

Poco a poco la igualdad fue convirtiéndose en dominio del conjunto escorpión, que ya dio su primer aviso con un centro de Pitu a los 26 minutos que no llegó a rematar por muy poco Brian. Esa oportunidad solo fue un anticipo de lo que iba a llegar poco después, y es que en el minuto 36 Rodri adelantaba a su equipo en el marcador y desató la lógica alegría de una afición que todavía no había visto ganar a sus jugadores en casa.

A partir de ese momento quedaba la duda de si los de la Vega Baja serían capaces de tener el temple necesario para mantener el nivel de confianza necesario, a la vez que el dominio de los tiempos, para aguantar el resultado e, incluso, intentar ampliarlo. Debían llevar el partido a su terreno y supieron hacerlo. Los amarillos controlaron la situación y en muchos momentos llevaban la iniciativa de forma clara.

Al comienzo de la segunda mitad, el Ejea intentó sorprender con una jugada personal de Lucho que se encontró con un espléndido Aitor que alcanzó a despejar con los pies el chut del rival en el primer palo. Pero el Orihuela no se amedrentó y pronto cogió de nuevo el control y el dominio del partido. Así, en el minuto 53, Pitu, que se encontraba solo en el segundo palo, no llegó a rematar un centro de Brian, y Rafa Santos se tuvo que emplear a fondo 10 minutos después para evitar el segundo tanto que hubiese dejado el partido prácticamente sentenciado a favor del Orihuela.

Los zaragozanos tuvieron algunos momentos de intentar adelantar líneas para evitar la presión alta que ejercía el equipo de Albadalejo, pero enseguida volvía el dominio y la posesión al equipo local. También lo intentó el Ejea a la contra y a balón parado, pero nada. No encontraba la manera hacer daño a un Orihuela muy serio, al que no le pesó en ningún momento la última posición que ocupaba en la tabla ni la responsabilidad de estar obligado a ganar.

Llegados al final del tiempo reglamentario, el árbitro añadió 4 minutos en los que el Orihuela comenzó también dominando ese tiempo extra. Pero en el 92 hubo una jugada clave para el resultado final. El colegiado anuló un gol a los visitantes por fuera de juego y dos minutos después, en el último suspiro del tiempo añadido, Nico batía a Rafa Santos y hacía el definitivo 2-0 que convirtió Los Arcos en una gran fiesta. Fue marcar y decretar el colegiado el final del encuentro, por lo que la afición enloqueció de alegría y ofreció una fuerte ovación a sus jugadores. Y es que los seguidores oriolanos estaban muy necesitados de una alegría así esta temporada.

Ganar a un rival directo en la lucha por la salvación, como es el Ejea que llegaba a este partido con 8 puntos por encima, da vida al Orihuela de cara a la segunda vuelta, ya que se acerca a la salvación a solo cinco puntos de distancia.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats