Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los campeones alicantinos se quitan las cadenas

Los deportistas profesionales comienzan hoy el retorno a los entrenamientos. El primer objetivo es «recuperar sensaciones» después de 51 días confinados

RAÚL MARTÍNEZ.

RAÚL MARTÍNEZ. información

Llegó el momento más esperado. Después de 51 días encerrados en casa con la cinta de correr, el rodillo, las pesas y las mancuernas, por fin hoy lunes los deportistas profesionales podrán quitarse las cadenas del confinamiento y retomar buena parte de su actividad. Ha sido más de mes y medio en una situación en la que han intentado mantener la forma, pero en la que se han sentido en cautiverio por la crisis sanitaria del coronavirus.

Ahora van a sentir de nuevo el aire y la sensación de libertad, pero a su vez de preocupación por saber cómo van a responder unos cuerpos habituados a una importante carga física que no han podido recibir su adrenalina particular durante el periodo de confinamiento.

La mayoría de los campeones alicantinos se volverán a calzar sus zapatillas y ponerse sus maillots y sus kimonos para recuperar sensaciones con las vistas puestas en competiciones futuras, aunque con la incertidumbre de desconocer cuándo se van a poder celebrar.

Para estos deportistas profesionales, el fin de semana ha sido como un calentamiento alrededor del mundanal ruido que ha significado la apertura de la practica deportiva para el resto de ciudadanos de a pie.

El Consejo Superior de Deportes (CSD) ha dado el visto bueno para que los denominados Deportistas de Alto Nivel (DAN) lleven a cabo un retorno seguro. A pesar de que no existe riesgo cero, su conducta individual será determinante para poder ampliar las condiciones de los entrenamientos.

Los ciclistas y triatletas tendrán un permiso especial por tener que utilizar la vía pública, aunque al estar el país en la denominada Fase 0 todavía no podrán salir de la provincia de Alicante. Además, los centros de alto rendimiento van a abrir sus instalaciones para entrenar, aunque las residencias, que son su lugar de alojamiento durante buena parte del año, no abrirán hasta el 11 de mayo en la Fase 1. Eso va a obligar a la mayoría de los campeones alicantinos a continuar entrenando hospedados en sus domicilios.

El nueve veces campeón de España de salto de longitud, Eusebio Cáceres, ha salido durante el fin de semana por Onil a hacer algunos ejercicios, pero está a la espera del permiso de la Federación y que abran la residencia del CAR Joaquín Blume de Madrid. «Seguimos a la espera porque la información que tenemos es un poco controvertida. Tenemos que tener un permiso para poder utilizar las instalaciones y las herramientas que necesitamos. He aprovechado para salir y que me dé un poco el aire de otra manera después de tanto tiempo encerrado. Te crees que entrenando en casa mantienes la forma, pero cuando sales fuera las ves de otra manera y se nota la atrofia. Yo he aprovechado una zona de Onil donde hay cuestas para hacer algunos ejercicios y saltos. Aunque no pueda ir a la Blume, afortunadamente, aquí tengo pista de atletismo y puedo hacer los entrenamientos siguiendo las instrucciones de mi entrenador».

El doble campeón de España de ciclocross, el vilero Felipe Orts asegura que «tenía un poco de miedo por ver cómo iba a responder el cuerpo al volver a salir con la bicicleta después de tanto tiempo en el rodillo. El sábado hice un circuito de ciclocross por La Vila y la sensación después de casi dos meses era extraña. Me sentí como un niño pequeño, aunque cada vez que veía a alguien me sentía como si estuvieran vigilando. Me he encontrado bastante bien. Ahora estoy en una especie de pretemporada y ayer domingo lo dediqué a correr y al gimnasio».

El campeón de Europa de pruebas combinadas de atletismo, Jorge Ureña, permanece en su Onil natal y quiere ir, poco a poco, progresando sin cargar su cuerpo de trabajo. «De momento solo he salido a andar, a dar paseos y he aprovechado un recta que tengo en mi domicilio para hacer carreras cortas. Hoy lunes ya saldré a correr por la sierra. Durante los próximos días me pondré en contacto con el Ayuntamiento para ver cómo utilizamos la pista, si lo hacemos por turnos e ir recuperando la técnica. Hay muchas ganas de entrenar, pero tenemos que ir con cautela».

Quién tendrá que esperar todavía un poco más para recuperar su escenario habitual, es el taekwondista ilicitano que tiene el pasaporte para los Juegos Olímpicos de Tokio, Raúl Martínez. De momento ha decidido permanecer en Girona junto a su mujer y no trasladarse hasta el Centro de Alto Rendimiento Joaquín Blume de Madrid. «No podemos hacer entrenamientos de contacto y luchar contra otros rivales, que es lo principal en al taekwondo. La Blume ha abierto las instalaciones, pero no la residencia. Mi entrenador me ha recomendado que siga haciendo ejercicios de fuerza y elasticidad y entrenar con mi mujer como sparring hasta que podamos hacer combates. Lógicamente, al poder salir a hacer deporte, saldré a correr y hacer ejercicios al aire libre, pero con mucho cuidado».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats