La Nucía sólo pudo empatar en su visita al colista Atzeneta, pese a jugar la mitad del choque en superioridad numérica. Los hombres de César Ferrando, que en el momento de la expulsión de Álex Chico iban perdiendo, únicamente fueron capaces de rescatar un punto, gracias a un penalti transformado por Fofo. Antes, Nemesio había adelantado a los locales.

El conjunto alicantino entró al partido con conciencia de tener más experiencia para proponer un duelo en el que ocurriesen pocas cosas. Lo malo para los de Ferrando es que el único rayo de luz en un sombrío primer acto tuvo lugar en su área. Hasta ese momento, sólo una falta lejana de Fofo y un buen centro de Ayo que se paseó por el área pequeña de Óscar Fornés habían despertado de la siesta a quienes seguían el juego.

Hubo que esperar hasta casi el descanso para ver la primera acción de mérito por cualquiera de los dos bandos. Eso sí, Ayo hizo que mereciera la pena. El «10» de los locales recogió un balón en el costado izquierdo para internarse en el área nuciera, sorteando a cuantos rivales le salían al paso, excepto al último. Ahí chocó con Neftalí, pero el esférico quedó sin dueño. Nemesio fue el primero en llegar y, con un zurdazo, adelantó a su equipo en el marcador.

El tanto daba aire a los hombres de David Albelda y rompía la racha de imbatibilidad de La Nucía, que no había encajado en los tres encuentros anteriores. Tocaba remar a contracorriente en el segundo acto. A ello ayudó la temprana expulsión de Álex Chico, que vio la segunda amarilla al minuto de reiniciarse el juego. El atacante local, que antes había sido amonestado por no atender a las indicaciones del colegiado tras sufrir una brecha en la cabeza, fue expulsado al golpear a Kevin en un duelo aéreo.

La expulsión dio la iniciativa a los alicantinos, que al instante disfrutaron de su primera ocasión clara, en un remate de José Mas que acabó en córner. Un penalti por mano de Moscardó, muy protestado por los locales, permitió a Fofo igualar el duelo y, de paso, aumentó las pulsaciones de los jugadores del Atzeneta, muy enfadados por las decisiones de Ruiz Esquinas.

De ahí al final, los nucieros mantuvieron la calma, una de las señas de identidad de este equipo, para bien o para mal. En esta ocasión, no fue suficiente para llevarse los tres puntos ante el orden defensivo de los de David Albelda. Kevin y Titi tuvieron sus opciones para marcar, mientras que el Atzeneta, en una de sus pocas salidas al contragolpe, pidió un penalti que, para agravar su malestar con el árbitro, no le fue concedido.