Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El HLA recobra la garra, ya solo falta la precisión

El Lucentum se queda en el 37% de acierto en tiros de campo (solo el 20% en los de tres) en su estreno en la liguilla por el ascenso, en el que volvió a ser un equipo rocoso y aguerrido

Los jugadores del HLA Edu Martínez y Galán intentan cerrar el paso a Kabasele el viernes. |

El HLA Alicante se lame las heridas tras su agridulce estreno en la liguilla por el «play-off» de ascenso a la Liga Endesa, en el que cayó con honra en la prórroga ante un combativo Liberbank Oviedo (84-85), pero recuperó las esencias que parecían perdidas en las últimas semanas: las de un equipo intenso, aguerrido y orgulloso, que levantó en dos minutos un partido que tenía perdido y no lo ganó al final por la falta de precisión en el tiro. El Lucentum se quedó en un 37% de acierto en los lanzamientos de campo, 10 puntos por debajo de su media de la temporada. Un lastre excesivo en un partido que se decidió por milímetros en un final agónico. El entrenador Pedro Rivero se felicitó por el reencuentro de su equipo consigo mismo en el aspecto anímico y de espíritu de lucha, arropó especialmente al base Justin Pitts en el momento de falta de confianza que atraviesa el estadounidense y ya trabaja para mejorar la precisión de los suyos en el siguiente compromiso, el próximo viernes (19.30) de nuevo en casa ante el potente Leyma Coruña. «Es difícil valorarlo porque ha habido muchos partidos dentro del mismo, pero si me quedo con algo es con que el equipo ha vuelto a ser el de las buenas sensaciones, el de empujar», explicó el técnico segoviano. «Pero es una lástima no llevarte un partido con opciones de ganar; con tres o cuatro tiros estando tres arriba [en la prórroga], con la opción de Justin [Pitts] para terminar. Ahora es un momento complejo, pero me quedo con eso», agregó tras el partido.

Perímetro fatífico

Un 20% de acierto en los tiros de tres y un 51% en los de dos

El HLA Alicante solo anotó ocho de los 39 lanzamientos de tres puntos que efectuó ante el conjunto de Nacho Lezcano, que convirtió 10 de 20. Frente al promedio de acierto del 34,8% de la temporada, el conjunto lucentino se quedó el viernes en un pobre 20%. El balance mejoró algo para los alicantinos en tiros de dos (51%), pero en el cómputo general de tiros de campo, su 37%, 12 puntos porcentuales menos que el rival, le penalizó mucho en un duelo tan igualado. Además, tras culminar una gran remontada final a base de fe y entrega, el equipo falló en los momentos cruciales del choque: las dos últimas acciones de ataque del tiempo reglamentario y la prórroga, así como varios tiros cuando se situó tres por delante en el tiempo extra. «Estamos tirando solos y no las metemos. Eso forma parte de que hay gente pasándolo mal porque no salen las cosas y ahí estamos nosotros para seguir trabajando para que tengan esos tiros solos. Que luego no entran, no entran, pero no podemos decirles nada», destacó Rivero. «Donde sí tenemos que seguir es en esta dinámica de empujar y creer todos juntos porque es lo que hay, lo que nos ha traído hasta aquí», añadió.

Respaldo anímico

«Salvar al soldado Pitts» y recuperar la confianza de todos en ataque

Nadie encarna mejor que Justin Pitts la crisis anotadora que afecta a todo el equipo. El base estadounidense llegó a la segunda fase como el noveno mejor anotador de la LEB Oro con una media de 13,7 puntos por partido en la Liga regular. El promedio lo mantuvo el viernes con 13 unidades en su haber, pero sus porcentajes se desplomaron: solo anotó uno de los ocho triples que intentó y cinco de 12 en canastas de dos para un raquítico 30% en tiros de campo de un jugador mucho más fiable y resolutivo por costumbre. «No suelo destacar a gente, quiero un montón a todos los jugadores, pero que quede claro que para mí Justin [Pitts] es una persona especial», le defendió Rivero. «Lleva con nosotros desde LEB Plata, nos lo ha dado todo y pasa por un momento de no acierto, de perder esa chispa y tiene nuestra confianza y la de todos los jugadores. Lo tenemos que arropar porque forma parte de los que nos trajeron hasta aquí». Con todo, Pitts volvió a liderar la anotación del HLA, igualado con un notable Urtasun, que también erró desde la línea de tres (uno de siete), seguidos de Galán (12 puntos y los mejores porcentajes), Gjuroski (11), Ortega (8) y Allen (7).

Elementos externos

El rigor arbitral y el peso del público en el Ferrándiz con otros dos partidos en casa

El Liberbank Oviedo se fue 33 veces a la línea de tiros libres, más del doble de las 16 del HLA Alicante, para desesperación de Rivero. Fue la única faceta lanzadora en la que el Lucentum superó en acierto al conjunto asturiano (75% frente al 69%). El técnico segoviano también protestó por la decisión de los árbitros de no señalar una falta técnica al visitante Arteaga en los compases finales del partido cuando pateó el balón tras una canasta y falta a favor de los alicantinos. El conjunto lucentino notó el aliento de los 150 espectadores que pudieron acudir al Pedro Ferrándiz, a la espera de que Sanidad autorice un aforo mayor conforme pueda seguir bajando la incidencia de la pandemia, que amenaza de nuevo ahora con una cuarta ola. El próximo viernes (19.30) el Leyma Coruña visita el pabellón alicantino en la tercera jornada de la segunda fase y previsiblemente el miércoles 31, a la misma hora, se recuperará la tercera jornada también en casa ante el Valladolid, otros dos rivales directos.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats