30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tenis

Carla Suárez regresa a los entrenamientos

La grancanaria “muy animada” al volver a las pistas siete meses después de anunciar que padecía un linfoma de Hodgkin

Carla Suárez, durante un entrenamiento reciente

Carla Suárez, durante un entrenamiento reciente

“Los médicos hace unos cuantos días me detectaron un linfoma, un linfoma de Hodgkin que requiere de seis meses de quimioterapia. Estoy bien, estoy tranquila y con ganas de afrontar todo lo que venga”. El 1 de septiembre de 2020, Carla Suárez desveló que sufría cáncer. Todo en un vídeo con una sonrisa amplia, muy amplia, la suya, la de siempre. El lunes, esa misma sonrisa se asomó en las fotos que compartió en sus redes sociales apenas siete meses después de que arrancara el partido de su vida. El motivo: su vuelta plena a los entrenamientos para regresar al ruedo, para volver a sentir la raqueta en sus manos. Una sensación única con todo lo vivido en los meses que revolvieron su vida.

Y es que Carla Suárez desveló su regreso a la rutina plena de su vida como tenista profesional 216 días después de empezar su pelea contra el linfoma de Hodgkin. “¡Muy animada por estar entrenando de nuevo! Les agradezco de corazón todo el cariño que me hacen llegar”, escribió la tenista grancanaria de 32 años en su perfil de Twitter e Instagram.

Durante todos estos meses de tratamiento, Carla Suárez ha mantenido cierta actividad física en función de cómo respondía su cuerpo al tratamiento: desde circuitos físicos de distinta intensidad al ‘peloteo’ en una pista. Sin embargo, este paso es más serio. Ahora Carla Suárez está preparando su regreso a la primera línea de competición en Barcelona. Una vuelta sin plazos determinado y sin un equipo definido de manera completa. De momento, Carla Suárez se ejercita con Lourdes Domínguez y Ana Alcázar, con las que le une una gran amistad.

Su propia evolución durante las próximas semanas determinará los planes de la tenista grancanaria. El sueño es claro: los Juegos Olímpicos de Tokio del próximo verano. La WTA, al igual que la ATP, blinda a los jugadores que han tenido un grave contratiempo físico. En el caso de Carla Suárez, tiene el ranking protegido en el número 68. El corte para la cita en Japón se definirá tras Roland Garros, el evento cumbre de tierra batida, su superficie favorita.

De momento, el calendario de Carla Suárez está por definir. Sin prisas. Todo dependerá de cómo se sienta con la carga de trabajo progresiva a la que se verá sometida en la pista. La calma marcará sus pasos. Apenas han pasado dos meses de la última sesión de quimioterapia de la tenista grancanaria. El Mutua Madrid Open, una de sus citas favoritas y que se celebra en 20 días, está más que descartado. Roland Garros, en mayo, también parece complicado. Wimbledon, a finales de junio, parece algo más factible. Sin embargo, todo está en el aire.

Pero por encima de todo, el sueño de los cuartos Juegos Olímpicos para Carla Suárez, que ya tiene en su cuenta las citas de Pekin 2008, Londres 2012 y Rio 2016.El dobles con Garbiñe Muguruza, que ya se vio hace cuatro años en Brasil, es una posibilidad real para Japón y una de sus grandes motivaciones para regresar a las pistas después de un 2020 lleno de adversidades.

La intención de Carla Suárez, antes de que estallara la pandemia y que le detectaran el linfoma de Hodgkin unos meses más tarde era la de colgar la raqueta de manera definitiva. Sin embargo, primero el coronavirus y poco después el cáncer truncaron sus planes. El propósito de Carla Suárez es ahora volver al circuito para firmar una retirada en las pistas de tenis, el lugar donde ha hecho historia en el deporte español y canario. La explosión de Suárez supuso la vuelta a la élite de España en el tenis femenino mundial, sin referentes en la zona noble del circuito desde los tiempos de Arantxa Sánchez Vicario y Conchita Martínez.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats