30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

El equipo que nunca se rinde

El HLA Alicante vuelve a luchar por la ACB ocho años después de haber empezado de cero, refundarse y arrancar desde una categoría provincial - Ni los mazazos como la final ante el Canoe o los efectos de la pandemia han podido con el club

Plantilla
 del HLA Alicante.  HLA

Plantilla del HLA Alicante. HLA

Lo que la pandemia arrebató el año pasado al HLA Alicante ya se ha recuperado a falta de dos jornadas. El Lucentum luchará por ascender a la ACB ocho años después de la última vez. Desde entonces el conjunto alicantino ha tenido que partir de cero tras refundarse y comenzar desde Primera Nacional. Una escalada hecha con cabeza y siempre con los pies en el suelo para volver a pelear por lo más grande. El proyecto que iniciaron Toni Gallego, Daniel Adriasola y Miguel Médicis se ha situado a las puertas de la ACB en una larga pero segura travesía, se ha ajustado siempre el presupuesto a las posibilidades económicas y ha vuelto a ilusionar a una afición que nunca ha pedido más de lo que ha estado capacitado este equipo. Nadie como el Lucentum para superar todo tipo de obstáculos y creer en el trabajo diario y en la fortaleza mental. Atrás quedaron palos tan duros como la derrota ante el Canoe en la final por el ascenso a la LEB Oro en el Pedro Ferrándiz o el portazo a la temporada pasada por la pandemia cuando el Lucentum era el equipo más en forma de la categoría y amenazaba seriamente con el ascenso a la ACB. Ni siquiera la peor racha negativa en años que atravesó el equipo en enero descompuso a la plantilla, siempre fuerte en todo momento con Pedro Rivero como clave absoluta de este Lucentum. Y lo más importante, el HLA Alicante ha aprendido incluso a jugar sin público realizando verdaderas exhibiciones. Si ha llegado hasta el «play-off» sin aficionados prácticamente en el Pedro Ferrándiz, ahora que ya se permite una cifra muy considerable, el equipo puede ser capaz de todo. Por delante dos partidos ante Breogán y Palencia para saber el primer obstáculo en los cuartos de final.

LA UNIÓN DEL EQUIPO

El bloque supera este año cualquier individualidad

Nadie hay imprescindible en este Lucentum. El equipo ha aprendido a convivir con ausencias destacadas a base de unión y de creer en el bloque. El espíritu de generosidad de esta plantilla le lleva a rozar gestas como la que estuvo a punto de protagonizar el HLA el sábado ante el Leyma Coruña. Sin Pitts, Huertas, Edu Martínez y Allen, y con Llompart en su primer partido tras la larga ausencia, el equipo puso contra las cuerdas a uno de los grandes favoritos al ascenso. El bloque es total, Rivero sabe manejar el vestuario como nadie tanto en la victoria como en la derrota. Ni se preocupó cuando el Lucentum encadenó un buen número de derrotas ni tiró de euforia cuando llegaron las victorias. Es el espejo perfecto de lo que ha sucedido con el club desde su refundación. Siempre con los pies en el suelo, fichando lo justo en invierno pero de calidad y dando confianza a jugadores que durante la temporada han estado cuestionados. Es el caso, por ejemplo, de Zohore y Gjuroski. Ni el técnico ni el club se desesperaron ante la irregularidad mostrada por ambos jugadores y han acabado siendo piezas fundamentales en determinados momentos. Por supuesto, muy lejos de ser dos estrellas, pero no es el propósito de un equipo fundamentado en la acción grupal. Sin Llompart, el equipo reaccionó a su mala racha cuando el base mallorquín es pura esencia de baloncesto. El equipo se formado con la clave de que nadie es imprescindible.

RIVERO, EL ALMA

El técnico es clave en la fortaleza psíquica del equipo

Lo primero que hizo Pedro Rivero tras perder en La Coruña fue felicitar a sus jugadores por el partido y avisar al resto de equipos que «ojo» con el Lucentum de cara al «play-off». Lo mismo ante el Oviedo, donde el técnico elogió a los suyos tras una dolorosa derrota en el último segundo. Rivero sabe que el factor mental es clave en este equipo y va a ser necesario tener a todos en su mayor nivel de confianza. Solo el técnico alzó la voz tras perder en Huesca al considerar que hubo una falta de actitud notoria en aquel partido. Controla a la perfección el aspecto psicológico sabiendo lo que piensa el jugador en cada momento. Hace poco fue jugador y conoce todas las claves del vestuario, fundamental para seguir creciendo en un equipo que regresará a la ACB tarde o temprano si sigue el camino trazado. El técnico segoviano ha construido un imperio infranqueable. Ha hecho que jugadores como Chumi se conviertan en referencia con una mejora exponencial en su juego. Los jugadores saben que en Alicante solo pueden ir a mejor de la mano de un Rivero que a base de tacto hace que se conviertan en referencia.

A LA ESPERA DE RIVAL

Dos partidos para conocer el primer emparejamiento

El HLA Alicante tendrá el factor cancha en contra en todo el «play-off», ya que no tiene posibilidad de alcanzar el cuarto puesto. El camino hacia la ACB consta de tres eliminatorias al mejor de tres partidos (cuartos, semifinal y final), ascendiendo a la máxima categoría solo el equipo campeón. El Lucentum espera su primer emparejamiento del «play-off» que se concretará tras los partidos ante Breogán y Palencia.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats