Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El fútbol vuelve a latir en Callosa de Segura

El Palmeral acogió a más de 1.000 espectadores frente al Almoradí

Los jugadores del Callosa celebran uno de los goles contra el Amoradí ante el júbilo de El Palmeral.  | PERTUSA

Los jugadores del Callosa celebran uno de los goles contra el Amoradí ante el júbilo de El Palmeral. | PERTUSA

Callosa de Segura sueña despierta sin necesidad de retrotraerse casi 40 años atrás para volver a enamorarse de un club que siempre estuvo en el corazón de sus vecinos. Cuando José Manuel Ballester accedió a la presidencia del Callosa Deportiva a mediados de 2019, recién bajada la persiana a otra temporada agridulce, oteaba el horizonte mientras saboreaba en silencio lo que estaba por venir. Sabía que llegaría. Solo era cuestión de tiempo. Dos años después, pandemia de covid de por medio, la dedicación, el esfuerzo y la pasión de Ballester han tenido su justa recompensa. El Callosa Deportiva derrotaba 3-1 al Almoradí hace dos sábados gracias a un «hat-trick» de Esau y se proclamaba campeón del grupo VI de la Regional Preferente pero, más allá del logro deportivo, sentir a más de mil gargantas en El Palmeral llevando en volandas al equipo justificaban con creces las horas, horas y más horas que ha robado a su empresa, familia y amigos desde que accedió a la presidencia de «su» equipo, el que iba a ver siendo un niño de la mano de su padre -en su día fue vicepresidente del club- cuando jugaba en Tercera División y militaban jugadores como Coco, Ruisoto, Cascales o Banderas.

Culminado con éxito el tortuoso trayecto inicial, en el que llegó a relevar a Santi Silvar en el banquillo a mitad de temporada para encomendar a Roberto Campillo el objetivo de guiar el proyecto hasta los «play-off» de ascenso, el Callosa vislumbra la meta final con la confianza que le da la solidez que arrojan sus números defensivos. Su portero, Chiri, apenas ha encajado nueve goles en el transcurso de toda la temporada, blindando el entramado de un equipo que, además, ante el Almoradí logró lo que más le ha costado a lo largo de todo el ejercicio: ver puerta con cierta facilidad.

Fundado en 1933, el Callosa Deportiva ha llegado a militar en Tercera División entre los años 1956 y 1962, cuando correspondía a la tercera categoría del fútbol español, y en otras dos temporadas en la década de los 80. Hoy, tras la reestructuración de divisiones llevada a cabo por Luis Rubiales, se encuentra a dos «exámenes» de asaltar la nueva Tercera División RFEF. Allí se encontraría, entre otros, con el Orihuela, librando lo que podría ser una batalla histórica por la hegemonía del fútbol de la Vega Baja.

El Callosa, al igual que el Alicante CFI, conocerá hoy a su rival en la semifinal del «play-off» por el ascenso, una eliminatoria que se disputará entre los días 16,17 y 18 de junio -partido de ida-, y el 21,22 y 23 del mismo mes. El asalto definitivo a la gloria tendrá lugar en La Murza de Xàtiva una semana después. Ballester acaricia su sueño. El fútbol vuelve a latir en Callosa.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats