Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UN GOL AL ARCOIRIS

Siguen siendo los mejores

El glorioso Calpisa

El glorioso Calpisa

Con ocasión del 25 aniversario de la consecución de la Recopa, hace ya 16 años, escribí en esta mi casa un artículo al que titulé “Del puerto al pabellón”, en el que intente describir la magnitud de este grupo de grandísimos jugadores que asombraron a la afición alicantina por juego y títulos. Hoy, Información a través de su Club que dirige Toni Cabot, quiere de nuevo homenajearlos ofreciendo a la ciudad, y a ellos en particular, un documental que recoge películas, vídeos e instantáneas de los diferentes equipos, Calpisa, Hércules- Calpisa, Tecnisan y Helados Alacant, que se resumen en uno, Obras del Puerto, origen de todo y de todos.

Corriendo como un galgo salía de la iglesia de Santa María de misa obligada con mis padres para llegar a ver el partido del Obras del Puerto en el asfalto, junto a la dársena, oliendo a salitre, oliendo a mar, oliendo a puerto. Cinco pesetas en el bolsillo que me ahorraba escalando las gradas de madera por la parte de fuera. Equipo puntero, siempre entre los primeros de división de honor. Ya estaba el mejor jugador de la historia del balonmano alicantino, y sin duda el mejor extremo que haya conocido este país, Pitiu Rochel. Junto a él, Sani, Vázquez, Cuenca, Requena, y tantos otros que el tiempo ha borrado sus nombre de mi memoria, pero no su figura con la elástica azul y blanca a grandes cuadros por delante y detrás. Eran los años sesenta, y aquello era una fiesta cada domingo por la mañana a eso del mediodía.

Luego vinieron más, entre ellos José Luis Soriano Casas, el más longevo de ellos, con 17 años le ficharon procedente del Juan XXIII. Ha sido el gran capitán, un gran jugador rodeado de estrellas rutilantes fichadas a golpe de talonario por el dueño de la promotora Calpisa. Antes que éstos, se incorporaron al proyecto gente de la casa como Quique Antón, de la ciudad como Mirete, de Elda como Laureano o Arráez y Miguel Castaño, o López de Elche. Luego, a partir del 74 vinieron los fichajes procedentes del Granollers, Barcelona, Picadero, Marcol, Bidasoa o La Salle. Y se formó el equipo legendario, con todo un ramillete de internacionales como nunca tuvo un equipo alicantino de disciplina alguna. Perramón, Tauré, Goyo, Labaca, Cascallana, Mario, Albisu. Deléitense con solo nombrarlos. Y a todos ellos sin prisas pero sin pausa les fueron sustituyendo De Miguel, Mazorra, Cabanas, Melo, Novoa, Uría, casi nada. Nadie podía dar más, nadie tenía más. Cuatro años de bendita gloria que tuvo su prórroga dos años después con la conquista de la Recopa. Todo siendo semifinalista de la Copa de Europa, entonces dominada por el balonmano rumano, que los eliminaron por el valor doble de los goles a domicilio. Y todavía hay más, una Copa del Rey y una final de la IHF con el nombre de Tecnisan a mediados de los ochenta. Me duelen los dedos de escribir nombres para la historia y títulos ganados.

Gracias a todos, gracias por brindarnos una época de oro como reza en el cartel anunciador del homenaje, más que merecido, que en formato de coloquio os va a rendir de nuevo el diario Información y la ciudad que nunca os olvidará a través de su Club con la presencia del presidente de la Diputación. Algunos ya no están con nosotros, gloria a ellos. Otros no van a poder participar en directo por residir lejos o por estar hospitalizado, en el caso de Poli al que le deseamos una pronta mejoría, pero estarán presentes por vídeos grabados al efecto. Vayan, acudan, merece la pena. Se lo deben a esta cuadrilla de deportistas de élite, todos y cada uno que formaron parte del recorrido del asfalto del puerto al pabellón Pitiu Rochel. Siguen siendo los mejores, antes, ahora y me atrevo a decir por la eternidad. 

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats