Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las Guerreras quieren sellar hoy el billete a la segunda fase en Torrevieja

La selección española recibe a China (20.30) en busca de repetir la buena imagen de su estreno

La jugadora de la selección española Carmen Campos lanza a portería durante el primer partido. M. LORENZO /EFE

La selección española femenina de balonmano tratará de certificar esta tarde (20:30) su clasificación para la segunda fase del Mundial de España con un triunfo sobre China, en un encuentro en el que las Guerreras intentarán volver a mostrar la contundente imagen que exhibieron en la segunda mitad en la goleada (29-13) que lograron sobre Argentina. Liberadas definitivamente de los nervios iniciales que les llevaron a sufrir más de lo previsto en la primera mitad (11-10) ante las sudamericanas, las de José Ignacio parecen en disposición de lograr un nuevo abultado marcador ante una China, que ya cayó por un claro 38-27 ante Austria en la primera jornada.

Una muestra de la debilidad del conjunto asiático que en el pasado Mundial de Japón logró evitar la última posición tras vencer por 33-15 a la flojísima Australia, su único triunfo en todo el torneo.

Resultados que llevaron a la Federación China a contratar el pasado mes de junio al técnico español Rubén Garabaya con el objetivo de formar un equipo competitivo con vistas a los Juegos Olímpicos que se disputarán en Los Ángeles en el año 2028.

Sin embargo, la aventura del exinternacional español se interrumpió abruptamente apenas tres meses después, cuando Garabaya harto de las continuas «injerencias» en su trabajo y las «malas condiciones personales» decidió rescindir su contrato.

Una oportunidad perdida para el balonmano chino, que como demostró el jueves ante Austria parece de nuevo abocado a ocupar las últimas plazas en el Mundial de España.

No obstante y pese a la abismal distancia que separa en estos momentos al equipo español, vigente subcampeón del mundo, de la selección china, el preparador español, José Ignacio Prades, no quiere la más mínima relajación.

«El equipo es sabedor de que no va a ser sencillo y que tiene que estar muy concentrado, porque es un juego muy distinto al que estamos acostumbrados a enfrentarnos, por lo que tenemos que hacer un buen partido para continuar con las buenas sensaciones que nos dejó el segundo tiempo ante Argentina», señaló Prades.

Un encuentro para el que volverá a ser duda la central Alicia Fernández, que ya no entró en la convocatoria para el partido con Argentina a causa de las molestias que le impidieron disputar ni un sólo minuto en el torneo preparatorio disputado la pasada semana en la localidad madrileña de Boadilla del Monte.

Quien sí podrá estar ante China será la lateral Mireya González que se incorporó el jueves a la concentración del equipo español, tras sustituir a la lesionada Lara González que se fracturó un dedo de la mano derecha en el último entrenamiento previo al debut de las Guerreras en la cita mundialista. Cambios que no mermarán el cartel de claro favorito del conjunto español, que volverá a contar como su principal arma con la sólida defensa, que le permitió encajar tan sólo tres tantos en toda la segunda mitad en el duelo que le enfrentó el pasado miércoles con Argentina.

Un auténtico muro que las «Guerreras» tratarán de volver a levantar ante China para sellar por la vía rápida su billete para la segunda fase del torneo. La lateral de la selección española femenina de balonmano Paula Arcos aseguró que el conjunto español afronta el encuentro como una nueva oportunidad para demostrar que puede llegar tan lejos como se proponga en este Mundial. «Afrontamos con muchas ganas el partido con China y, sobre todo, con muchas ganas de demostrar que este equipo puede llegar en este Mundial hasta donde nosotras nos propongamos», señaló Arcos».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats