Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fin a la buena racha del Alcoyano

Los tantos de Rubén Martínez y Manu Fuster en el segundo tiempo dan un justo triunfo a los locales

Arriba, los jugadores del Alcoyano agradecen el desplazamiento a sus seguidores. Abajo, celebración de un gol y equipo titular de Parras. | C.D.A. Y A.B.

El Albacete Balompié acabó con la racha de ocho partidos consecutivos sin perder del Alcoyano en Liga. El equipo de Vicente Parras cayó derrotado por 2-0 en el histórico estadio Carlos Belmonte ante un rival directo de la zona alta de la tabla, 33 años después de la última vez que los de Alcoy habían visitado en competición liguera ese escenario. En esta ocasión, los de la moral, vestidos de rojo, no pudieron repetir el resultado de 1-3 que lograron en aquella anterior visita. Dos goles en la segunda parte, uno de ellos de penalti, acabaron por colocar la tercera derrota de la temporada en el casillero de los alcoyanos.

Fin a la buena racha del Alcoyano

Vicente Parras acudía al choque con la baja por sanción de Mourad y con la duda por lesión de Juli, que finalmente estuvo en el banquillo pero no llegó a jugar. Se presentaba además con la vitola de ser uno de los mejores equipos de la categoría a domicilio, condición en la que solamente había perdido frente al Gimnàstic de Tarragona en la quinta jornada. Pero esta vez, como ocurre tantas otras veces, las estadísticas estuvieron para romperse, y el Albacete supo encontrar el camino para hacerlo.

Fin a la buena racha del Alcoyano

La primera parte estuvo muy igualada entre dos equipos muy bien plantados en el terreno de juego y con ganas de agradar. Sin embargo y pese a que oportunidades hubo para ambos bandos, el conjunto local gozó de las ocasiones más claras, lo que supuso un aviso de lo que ocurriría en la segunda parte, que fue cuando el equipo que dirige Rubén de la Barrera logró los goles de la victoria.

En el minuto 10, el Albacete estrelló el balón en el palo por medio de Dani y poco después fue Jona quien tuvo la ocasión de marcar por parte del Alcoyano, pero su remate se marchó fuera por muy poco.

En el minuto 18 se le anuló un gol al Alcoyano por fuera de juego, y cerca de la media hora, hubo una doble ocasión clara para los de Parras con un disparo de Ángel Sánchez que despejó Bernabé en primer lugar y una jugada posterior de Antón que no encontró rematador en el área pequeña.

A partir de ahí, José Juan, se erigió como el protagonista del partido pese a la derrota, ya que antes del descanso evitó el gol del equipo local en tres ocasiones y posibilitó que los dos conjuntos se marcharan al vestuario con igualdad en el marcador.

Pero al poco de iniciarse el segundo periodo, concretamente en el minuto 47, un error defensivo de los visitantes dejó a Rubén Martínez solo en el segundo palo para abrir la cuenta goleadora sin que José Juan pudiese hacer nada.

El técnico del Alcoyano reaccionó rápido haciendo un doble cambio para tratar de controlar más el centro del campo, pero no fue suficiente para revertir la situación. De hecho, José Juan evitó la segunda diana de los locales con una doble intervención en el minuto 59.

Las esperanzas de remontar el partido, algo que ya hizo en alguna otra ocasión en esta temporada, se esfumaron para los de Alcoy cuando un penalti cometido sobre Johannesson facilitó el aumento de la ventaja del conjunto albaceteño con un tanto desde los once metros, ejecutado con sangre fría por Manu Fuster.

Con el 2-0, todo fue un querer y no poder de los visitantes, que vieron como inevitablemente se les escapaba el partido y, con él, su impresionante racha de ocho encuentros consecutivos sin perder en Liga, que serían nueve si se cuenta también el de Copa del Rey frente al Badajoz.

Los albaceteños supieron llevar el partido a su terreno y cerraron huecos para controlar a la perfección los minutos que quedaban, sin dejar prácticamente opciones a su rival, que nunca renunció a intentarlo. La moral fue perdiéndose conforme transcurría el tiempo y la remontada se forjaba como una tarea poco menos que imposible. Los jugadores asumieron la derrota y poco más pudieron hacer que aceptarla con deportividad. Al final, eso sí, se unieron a los aficionados desplazados a Albacete en un aplauso recíproco pese al resultado.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats