Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ciclismo

Astana, el equipo del Gobierno kazajo que pedalea con incertidumbre

Llevan el nombre de la antigua capital del país, que ahora se denomina Nursultán, en honor al expresidente de la antigua república soviética

Foto de grupo del conjunto Astana tomada en Altea, antes de Navidad.

Van de azul y sobre su piel llevan dos inscripciones, Astana (el viejo nombre de la capital que ahora se llama Nursultán en honor al dirigente que gobernó el país durante 30 años)Kazajistán, el país que la semana pasada se lanzó a la calle, la nación cuyo actual presidente, Kassim-Jomart Tokayev, ordenó disparar a matar contra los manifestantes y el estado que recobró la paz gracias a los tanques rusos.

Ruedan en el pelotón desde 2007, en lo que por aquel entonces fue un turbulento inicio en el ciclismo profesional. Llegaron en pleno verano, tras una intervención de Alexandre Vinokurov, hoy manager de la escuadra, y por aquel entonces estrella del equipo que dirigía Manolo Saiz, el desaparecido Liberty Seguros, la compañía aseguradora que retiró de forma precipitada su patrocinio tras estallar la operación Puerto, que supuso la detención del técnico cántabro y sacó a la luz las tácticas dopantes del médico canario Eufemiano Fuentes.

La Unión Ciclista Internacional (UCI) no quiere entrar en temas políticos siguiendo la costumbre del resto de grandes federaciones y solo ha pedido calma y moderación en un asunto político y social que, de momento, parece no salpicar a uno de los principales equipos World Tour (la Primera División del ciclismo mundial) que cuenta entre sus filas con Miguel Ángel López, ‘Superman’, rescatado tras su 'espantá' del Movistar. Un Astana que también este año ha fichado a Vincenzo Nibali, con el que ganaron el Tour de 2014, y que cuenta con el catalán David de la Cruz y el prometedor Javier Romo.

El Astana se mueve en el pelotón principalmente gracias a la aportación estatal de Kazajistán aunque la sede del equipo figura en Luxemburgo, según se comprueba en la ficha de la escuadra en la página web oficial de la UCI. Concretamente consta como sociedad vinculada al conjunto kazajo Aracanto SA, con sede en el número 37 de la calle de las Scillas de la localidad de Howald, al sur de la capital luxemburguesa, cuyos datos son complicados de encontrar en internet.

Lo cierto es que Alexandre Vinokurov, como manager y prácticamente alma del equipo, ha regresado a la dirección después de ser destituido de su cargo pocos días antes del inicio del Tour de 2021 por discrepancias por aquel entonces con el segundo patrocinador, la empresa tecnológica canadiense Premier Tech, que este año ha preferido apoyar al conjunto de Israel que lidera Chris Froome.

Al rescate de Superman

El retorno de Vinokurov, según varias fuentes, se produjo a propuesta de Askar Mamin, destituido ahora como primer ministro después de la revuelta del país. De ahí la incertidumbre que ahora rodea al equipo. Vinokurov es quien maneja el capital y suya seria la empresa ubicada en Luxemburgo. Precisamente, fue él la persona que le abrió las puertas del Astana a Superman cuando fue despedido del Movistar tras retirarse en la penúltima etapa de la Vuelta, por un cruce de cables, cuando ocupaba la tercera plaza de la general.

Es el mismo Vinokurov, coronel horario del ejército de Kazajistán, que dejó el ciclismo por la puerta grande después de proclamarse campeón olímpico en Londres 2012 y el que había huido por la puerta trasera de un hotel de Pau tras comprobarse que se había equivocado de bolsa de sangre al realizar una transfusión prohibida. Se colocó la de su compañero y amigo kazajo Andrei Kashechkin, en vez de la suya. Cumplió dos años de castigo.

El Astana fue el equipo con el que Alberto Contador ganó el Tour de 2009, el que conquistó después de disputar dos carreras, según sus palabras, una en la carretera y otra en el hotel puesto que en sus filas había encontrado acomodo Lance Armstrong en su retorno al ciclismo antes de que se anularan por dopaje sus siete victorias en París. La relación fue pésima. Contador acusó al estadounidense de hacerle el vacío con gregarios que lo ayudaban y le daban la espalda al corredor madrileño. Armstrong siempre mantuvo que antes de empezar la carrera en Mónaco avisó al corredor español que él iba a por la victoria. De hecho acabó tercero, un puesto que también le fue borrado al tejano, a pesar de que siempre ha mantenido que en aquella edición de la ronda francesa iba limpio.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats