Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Madrid se corona en Arabia

Courtois detuvo una pena máxima a Raúl García en el tramo final del duelo

Los futbolistas del Real Madrid, con su capitán Marcelo levantando el trofeo, celebran el título de la Supercopa ganado ayer en Riad, capital de Arabia Saudí. | JULIO MUÑOZ/EFE

El Real Madrid se llevó la Supercopa de España tras vencer por 0-2 al campeón de la anterior edición, el Athletic Club, con goles de Modric y Benzema (de penalti) y con otra pena máxima que paró Courtois, y consiguió su primer título después de un año y medio sin levantar ninguno tras la Liga de la temporada 2019/20.

Los de Carlo Ancelotti, sin ofrecer su mejor versión, volvieron a demostrar que son un equipo muy sólido y no necesitaron asediar la portería de Unai Simón para que el partido cayera de su costado sin pasar apuros. Por su parte, los de Marcelino García Toral pierden su tercera final de las cuatro que han disputado en el último año.

El bloque bajo del Athletic, como era de esperar, dificultó mucho las transiciones del Real Madrid que tanto daño hicieron al Barcelona en semifinales y cortocircuitó a Vinícius Junior. Así, el peligro en los contraataques fue sobre todo del equipo vasco, que en el minuto 10 reclamó un penalti por mano de Alaba que el árbitro consideró como involuntaria.

El equipo rojiblanco apareció en el partido muy bien plantado en el campo, sin mostrar fisuras. A causa de ello, el Real Madrid tuvo que probar fortuna desde la frontal del área. En el minuto 17, Benzema lo intentó con el interior de su pie derecho y obligó a estirarse a Unai Simón para mandar la ocasión de gol a córner.

La siguiente oportunidad de gol blanca llegó en el minuto 27, cuando un saque de esquina lanzado por Kroos encontró la cabeza de Casemiro, que remató forzado pero con la suficiente buena dirección como para que Unai Simón tuviese que volver a despejar a córner.

Benzema celebra el 0-2, tras transformar un penalti. | JULIO MUÑOZ/EFE

El encuentro avanzaba de la manera que le convenía al Athletic, sin que sucediesen cosas importantes, sin que sufriese demasiado para mantener su portería a cero. Pero el Real Madrid necesita muy poco para ser letal. En el minuto 38, Rodrygo le dio un pase atrás a Modric para que el croata, desde la frontal, batiera a Simón con un disparo ajustado al palo.

En un primer momento, Marcelino no demostró la menor intención de cambiar el planteamiento de su equipo tras el gol, esperando su momento de gloria para devolverle el golpe al Madrid. Y este estuvo a punto de llegar cuando ya asomaba el descanso. Sancet ejecutó un disparo de rosca que lamió el travesaño.

Ya en la pausa, Marcelino decidió darle un nuevo aire al equipo introduciendo en el terreno de juego el atrevimiento de Nico Williams. El futbolista de 19 años no tendría prácticamente tiempo de intervenir en el juego antes de que un disparo de Benzema impactase en el brazo derecho de Yeray, y esta vez sí, tras revisar el VAR, el colegiado señalara penalti. El mismo delantero francés fue el encargado de transformarlo en gol con un disparo fuerte y colocado para poner el 0-2.

Así como en la semifinal ante el Atlético de Madrid el conjunto de Marcelino fue capaz de reaccionar con esplendor al tanto recibido, esta vez no supo sobreponerse al potencial del equipo más en forma de España en lo que va de curso. De todas maneras, Raúl García hubiese podido cambiar la dinámica si su testarazo en el minuto 64 hubiese encontrado la portería.

En el minuto 86, otro remate de cabeza del jugador pamplonés impactó en la mano izquierda de Militao cuando la pelota se dirigía a la portería y el colegiado, otra vez tras revisar el VAR, decretó penalti y expulsó al central brasileño. Pero el disparo del mismo Raúl García lo despejó Courtois con su pierna izquierda y sentenció el título para los blancos.

Desde 1958, el Athletic Club y el Real Madrid no se encontraban en una final. Hace 64 años los «leones» se impusieron por 2-0 a los «merengues», con goles de Arieta y Mauri, en el partido decisivo de la Copa del Generalísimo en el Estadio de Chamartín.

El resultado se volvió a repetir, pero esta vez fue a favor del cuadro blanco y, de esta manera, el Real Madrid logró la duodécima Supercopa de España de su historia y se queda a tan solo una del Barcelona, el equipo que ha logrado más.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats