Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un regalo de tres puntos para el Intercity (1-0)

El conjunto alicantino gana al filial del Granada gracias a un error del portero rival en el primer minuto y al acierto de Manu Herrera

14

Partido entre el Intercity CF y el Recreativo Granada Alex Domínguez

Casi dos décadas (19 años) separan a Manu Herrera y Sarr, porteros de Intercity y Recreativo Granada que este domingo fueron los principales protagonistas en el duelo que midió a ambos conjuntos y que cayó del lado del veterano. Un error del «teenager» africano en el primer minuto de partido y las paradas del «boomer» madrileño, la última de ellas en el minuto 93, decantaron la balanza a favor de un Intercity que tiró de oficio en un día gris para sumar los tres puntos.

En el Intercity, Manu Herrera parece haber encontrado la pócima de la eterna juventud. Su temporada no es casualidad y sus cifras (13 goles encajados en 26 partidos) no solo responden al excelente entramado defensivo de Gustavo Siviero sino al desempeño bajo palos de un cancerbero que solo atisba una pronta retirada al mirar su DNI y no sus actuaciones sobre el césped.

La madurez del Intercity se impuso a la juventud del Recreativo Granada y el duelo entre los dos porteros fue la fiel imagen del devenir del partido. Los nazaríes no supieron aprovechar sus mayores fases de dominio e incluso vieron como los «hombres de negro» eran capaces de adormecer el partido en el segundo tiempo, cuando el dominio del filial invitaba a un cambio en el signo del resultado.

El encuentro no pudo empezar mejor para los intereses locales. En apenas cien segundos, el Intercity ya había tomado la delantera en el marcador, sin apenas tiempo para las presentaciones. El tanto llegó más por error del rival que por acierto propio, pero valió lo mismo.

Pol Roigé, desde dentro del área y escorado a la izquierda, su zona natural, sacó un remate cuyo objetivo era tantear, dar primero y abrir el casillero de ocasiones para empezar a marcar terreno. No llevaba ni la dirección ni la potencia suficiente como para pensar en un desenlace en forma de gol, pero entre un extraño bote y la poca maña del guardameta Sarr, el esférico acabó alojado en el fondo de la meta nazarí.

Partido entre el Intercity CF y el Recreativo Granada Alex Domínguez

El Intercity agradeció el regalo y vio abierta la puerta para sentenciar pronto, aprovechando el desconcierto de un filial que buscaba explicaciones a cómo aquel aparente disparo de fogueo de Pol Roigé había terminado en una herida difícil de suturar. Lo era por dos motivos que se entrecruzaban: el Intercity solo había encajado un gol como local en sus últimos 11 partidos en casa, ya fuera en Alicante o en Santa Pola, y el Recreativo Granada no había visto puerta a domicilio en 2022.

Con el rival aún tocado, Cristian Herrera buscó rápidamente el segundo, sin fortuna, ya que su remate se marchó demasiado cruzado. Poco a poco, el conjunto dirigido por Julio Algar se fue desperezando y tomando la iniciativa del choque, hasta el punto de que fue el claro dominador del tramo final del primer tiempo.

La primera clara para los visitantes la salvó Álvaro Pérez yendo bien al suelo para tapar un peligroso tiro desde el punto de penalti de Souleyman, que previamente había recibido un gran pase de Bryan, que a su vez había ganado perfectamente la línea de fondo a Juanma Ortiz tras gran control y conducción después de un pase largo. El Intercity trató de quitarse el dominio con una ocasión de Villacañas, pero su remate se desvió demasiado.

Antes de marcharse a vestuarios, Manu Herrera tuvo que lucirse para evitar la igualada. En la misma acción primero firmó un paradón a un remate acrobático de Da Silva y, tras el rechazo, despejó a saque de esquina el posterior disparo de Eu. Los «hombres de negro» habían resistido los envites de los rojiblancos, pero Siviero necesitaba cambiar la dinámica si no quería revivir los fantasmas de la semana anterior frente al Marchamalo.

Partido entre el Intercity CF y el Recreativo Granada Alex Domínguez

El Intercity duerme el partido

La charla de Siviero tuvo su impacto, aunque duró poco. El técnico argentino decidió no hacer cambios al descanso y sus jugadores salieron mejor al segundo acto. Sin embargo, Bryan era el encargado de volver a romper la baraja, con otra incursión por la izquierda en la que fue regateando rivales. Su única mala decisión fue el pase final, que dio demasiado atrás. Martín, desde lejos, puso a prueba a Manu Herrera, que detuvo el balón sin problemas.

Los cambios de Siviero dieron aire al equipo, sobre todo con Josiel en el lateral derecho, capaz de frenar las acometidas de Bryan durante muchos minutos. El Intercity inyectó cloroformo a la intensidad del choque y encontró lo que buscaba, que ocurrieran el menor número de cosas posibles.

El filial nazarí cayó en la trampa y se fue desesperando cada vez más. Solo Bryan era capaz de encontrar el modo de acercarse al empate. Lo hizo con un peligroso centro al segundo palo y, sobre todo, ya en el descuento, con una gran acción individual en la que dejó atrás a Josiel y remató con poco ángulo, encontrándose de nuevo con un portero de 40 años que le negó la opción de puntuar.

Seis meses sin perder ningún partido en Liga

La gran racha como invicto del Intercity sigue creciendo. Tras el triunfo frente al Recreativo Granada, los de Siviero suman 23 jornadas sin perder: 13 victorias y 10 empates.

La última derrota de los «hombres de negro» se remonta al 19 de septiembre, contra el Real Murcia. Han pasado, por lo tanto, seis meses desde aquel traspié. Ni durante el otoño ni en el invierno ningún rival ha sido capaz de derrotar a los alicantinos, en una racha que han forjado especialmente gracias a su fortaleza defensiva.

Inmersos en el tramo final de la temporada regular, el Intercity y su espectacular racha se postulan como gran candidato al ascenso directo en el grupo 5 junto a La Nucía, con el que comparte liderato. d. m.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats