Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Segunda RFEF

La Nucía sí sabe soportar la presión

El equipo de César Ferrando ha cargado 15 semanas con el enorme peso de ser líder, trece más que el Hércules y diez más que el Intercity

Celebración en el Olímpic Camilo Cano de La Nucía después de imponerse al Hércules 1-0 y seguir líder. CFN

A ganar se aprende si alguien tiene la facultad de enseñarte bien. No es fácil. Hace falta disponer de un recetario que no se aprende en el curso de entrenador. Ahí solo se ponen los cimientos. Es después, en pleno vuelo, con el vértigo de la competición, donde cada cual trata de perfeccionar un método que valga para superar rivales al mismo tiempo que se ayuda al vestuario, repleto de mentalidades y fuerzas distintas, a soportar el peso de estar obligado a ganar semana tras semana. Es un peso mayúsculo, uno que aplasta si no se sostiene de la manera correcta.

César Ferrando, camino de los 63 años, ha hecho realidad el sueño de La Nucía con todo en contra, con la afición justa y un puñado de jugadores sin fortuna en los clubes desde los que llegaron a la Marina Baixa. Tras derrotar al Hércules, el preparador valenciano quiso reivindicar su trabajo. Se cansó de escuchar y leer que lo único que hace el líder del grupo 5 es defender bien y esperar su oportunidad, como si eso fuera un delito.

Resulta que no es cierto. Cerca de alcanzar los 600 encuentros oficiales dirigidos, Ferrando preconiza un fútbol consecuente con la categoría en la que milita su franquicia. Ha creado un bloque tan sólido que ha sido capaz de estar en lo más alto de la clasificación quince semanas. Son muchas. Demasiadas si se tiene en cuenta el desgaste emocional que hay que soportar poniendo cada domingo el liderato en juego.

El técnico valenciano, camino de los 63 años y los 600 partidos dirigidos, se reivindicó tras su victoria sobre el Hércules

decoration

Donde los demás se arrugan, La Nucía saca pecho con los alardes justos. Siendo duro, siendo pragmático, siendo el más práctico de los 17 clubes, los rojillos accedieron al liderato de la Liga en la jornada cinco. Desde entonces, han estado resistiendo los asaltos de sus rivales quince semanas, trece más que el Hércules, que solo acertó a sobrellevar ese privilegio 14 días.

Su principal adversario ahora, el Intercity, con el que está igualado a puntos, ha ejercido como dominador único del grupo en cinco ocasiones, lo que da una idea de la pugna que ambos mantienen pese a que a ninguno de los dos entrenadores, ni Ferrando ni Gustavo Siviero, tienen el favor de quienes opinan que para estar arriba hay que arriesgar y exponer más de lo que lo hacen. 

El valenciano es menos permeable a las críticas que el técnico argentino, que finalmente, más de 20 jornadas después, decidió romper su defensa con tres centrales, la que le sacó del lío en el que estaba en el inicio de la competición y le ha mantenido en la pelea por el ascenso directo. Los resultados lo justifican todo. Los «hombres de negro» le ganaron al Granada B con más jugadores de ataque que nunca en, probablemente, el peor partido de los alicantinos en líneas generales. 

Su equipo, al que la mayoría tilda de ultradefensivo, es el segundo máximo goleador del grupo 5

decoration

A Ferrando, como a tantos otros, le molestan las etiquetas. Su fútbol es más que pierna dura. Para defender como defiende La Nucía es necesaria mucha disciplina, mucho trabajo, mucha implicación de los futbolistas. No es fácil conseguir que los jugadores se entreguen a esa tarea tan poco grata. Pero es mentira que el líder solo defienda. Lleva 33 goles a favor, únicamente el Eldense ha visto puerta más que él. Y los tantos no son improvisados. Hay tarea de estrategia, hay mano de entrenador. Por eso, después de batir al club con más historia y más peso de la provincia de los que compiten con su equipo, César alzó la voz educadamente y le dijo a los periodistas, che, aquí estoy yo.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats