Baloncesto

El Lucentum pide la gestión del Pedro Ferrándiz "para poder crecer como club"

Confía en que el Ayuntamiento de Alicante, titular del pabellón, acceda a su demanda para poder garantizar la viabilidad económica de la entidad lucentina

El presidente del Lucentum, Daniel Adriasola, y su vicepresidente Ignacio Alonso, en el CT.

El presidente del Lucentum, Daniel Adriasola, y su vicepresidente Ignacio Alonso, en el CT. / FLA

Pedro Rojas

Pedro Rojas

El futuro de la Fundación Baloncesto Lucentum pasa por disponer de autonomía económica más allá de su pertenencia al Grupo Intercity, algo que considera que solo podrá lograr si goza de instalaciones propias y puede gestionarlas para conseguir activos. En este sentido, su presidente, Daniel Adriasola, está convencido de que el desarrollo progresivo y sostenible de la entidad pasa por asumir la gestión del Pedro Ferrándiz, propiedad del Ayuntamiento de Alicante después de décadas bajo la tutela de la Generalitat.

El máximo dirigente lucentino ha comparecido ante la prensa para realizar un balance "positivo" en lo "deportivo y económico", aunque ha incidido en la necesidad ineludible de que la entidad de la que es responsable "abra vías de financiación y de gestión" que él ha tildado de "novedosas" para aspirar a crear la estructura necesaria para alcanzar la Liga ACB.

Adriasola ha iniciado contactos con el Consistorio que, a su juicio, "han sido positivos", aunque también precisó que, en ningún caso, el anhelado acuerdo se concretaría "antes de final del presente año".

"El mantenimiento del Centro de Tecnificación tiene unos costes y habría que afinar a partir de ahí y ver todas las fórmulas", desveló el dirigente, que aspira a que el Lucentum pueda "hacerse cargo de la explotación" del pabellón, tal y como sucede en otras ciudades con otros equipos", por ejemplo, en "La Coruña, Granada o Castellón", ha defendido Adriasola, que entiende que el traspaso de poderes que él propone no debe conllevar que sea la Fundación la que cargue íntegramente con el peso de la conservación del recinto, sin apenas remodelaciones estructurales desde 2007.

Paso adelante para generar recursos

"Somos la décima ciudad de España y la quinta provincia en producto interior bruto. Si Alicante quiere un equipo más arriba necesitamos dar un paso adelante. Necesitamos crear otro tipo de vínculos. Afortunadamente, la relación con Intercity va a seguir y es una ayuda. También hemos crecido en patrocinadores, y socialmente, pero no es suficiente para dar ese paso definitivo. Las instituciones llegan hasta donde llegan y hay que buscar soluciones", ha indicado el presidente de la Fundación Lucentum.

"Hemos fichado un nuevo director de la base y firmado acuerdos con países para dar a conocer la marca fuera de España y que también sea una fuente de ingresos", ha explicado para seguir con su argumentación: "Un pabellón no solo sirve para hacer deporte, por lo que se le puede sacar más utilidad", ha recalcado el dirigente lucentino, que también anunció gestiones con inversores privados para poder contar con unas instalaciones propias al margen del CT.

Crecimiento a todos los niveles

«El club ha tenido un crecimiento del 100%. Hemos duplicado los números de la temporada anterior. Hay que agradecer a la afición porque este año se ha portado con nosotros fenomenal. No hemos bajado de 3.000 espectadores. Económicamente hemos cerrado la temporada en positivo, al igual que hicimos en la pasada. Estos dos ejercicios han permitido eliminar una parte de la deuda acumulada por la pandemia o incumplimientos de pago de instituciones o patrocinadores».

Casa propia

"Tener nuestra casa propia sería dar un paso de gigante. Después de 11 años tratando de revitalizar el baloncesto en la ciudad (tras la desaparición del CB Lucentum), sostiene que ha llegado la hora de "dar otro salto si queremos aspirar a cotas mayores porque la Liga está creciendo a una velocidad mayor de lo que nosotros podemos hacerlo", reflexionó Adriasola.

"La gestión del pabellón y contar con instalaciones propias son los dos grandes retos de futuro, por encima de lo deportivo. El camino para crecer es, sí o sí, contar con recursos propios", volvió a reiterar.

"De los últimos ocho clubes que han descendido de la ACB, siete siguen en la LEB Oro (ahora llamada Primera FEB), lo que hace que la competición sea cada vez más competitiva y el escalón entre los rivales y nosotros sea cada vez más grande", declaró.

La Nucía debe dinero al club

En cuanto a la temporada, en la que el equipo no ha conseguido alcanzar la Final a Cuatro después de ser eliminado por el Força Lleida en cuartos de final por la vía rápida (3-0), Adriasola le dio un "notable" al equipo, ya que recordó que logró varios objetivos, como "ilusionar a la afición, dar una buena imagen como local y disputar del play-off".

El máximo representante de la entidad, que pasó de la vicepresidencia a la máxima responsabilidad después de que su predecesor, Toni Gallego, asumiera las concejalías de Hacienda y Deportes en las últimas municipales, considera un éxito que el ejercicio 2023-2024, a nivel económico, se haya desarrollado "sin las turbulencias" de otros cursos, aunque desveló que hay entidades, como el Ayuntamiento de La Nucía, que aún le deben dinero al Lucentum por el patrocinio del equipo filial.

Adriasola confía en que tanto HLA Vistahermosacomo Aludium, los principales patrocinadores de los equipos masculino y femenino, prorroguen su vínculo el próximo curso. Junto al presidente, compareció el vicepresidente, Ignacio Alonso, que fue quien advirtió de que la Fundación "ha duplicado sus ingresos por merchandising y venta de entradas" y valoró que, por segundo año consecutivo, el "club cierra el ejercicio con un balance positivo por lo que la deuda del club es prácticamente cero".

Los dirigentes también confirmaron nuevos acuerdos con equipos de la ciudad para rejuvenecer la masa social del Lucentum y una acción de calado social en la Zona Norte de la capital para llevar el baloncesto a los jóvenes en una situación de vulnerabilidad.

Por último, Adriasola desveló que el próximo 2 de julio se conmemorará el 30 aniversario del nacimiento del club con una meta: unir las dos etapas de la entidad, la de su fundación, cuando alcanzó la ACB, y la actual. "La marca Lucentum nos tiene que unir a todos", deseó.