Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hola, soy Dios

La estupidez humana

—¿Sabías, Pa, que lo que está de moda en la Tierra ahora son los likes, los followers y los influencials?

La estupidez humana

La estupidez humana Vicent Ivars

-¿Perdón??

-Sí. Y hace un par de semanas una sujeta saltó de espontánea a un partido de fútbol televisado a medio planeta y eso le reportó un beneficio económico estimado en 3,5 millones de dólares.

-¿En serio?

-Mira, los jóvenes apenas ven televisión; se nutren de vídeos de Youtube donde otros jóvenes les sueltan estupideces de tamaño catedralicio. Y los mayores, los que sí ven tele, contemplan mayoritariamente programas donde sujetos y sujetas de dudoso pelaje destripan sus interioridades con entusiasmo digno de mejor causa.

-Eso lo sé. Sin comentarios.

-Pero es que hay políticos españoles que repiten como un mantra las mismas palabras acabadas primero en o y luego en a. Y partidos políticos que se cambian el nombre atentando contra las normas de la gramática. Y el presidente de los USA que no hace más que vomitar por Twiter lo primero que se le viene a la imaginación, sin tener en cuenta las consecuencias ni las reglas de educación.

-Bueno? me he enterado de un majadero que ha querido demostrarse a sí mismo lo valioso que es y les ha puesto a los estudiantes valencianos un examen de matemáticas en selectividad que no resuelve ni Einstein. El mentecato en cuestión ha amargado a muchos miles de chavales y a otros les va a impedir acceder a la carrera que anhelaban, así, por su ego hinchado en tardes de placeres solitarios y frustraciones varias.

-Vaya, Pa. Te veo calentito.

-Es que me están llegando muchos mensajes de chicos valencianos indignados. Y padres, ni te cuento.

-Y chicas y madres.

-A ver, JC. No me toques el ojo del triángulo que no está el horno para magdalenas.

-Era broma, Pa. Aquí arriba aun conservamos ese género tan socorridito, el neutro.

-¡Y que dure!

-Eso me recuerda una conversación que tuve hace unos días con un santo varón que deambula de nube en nube, Carlo Cipolla, creo que se llama.

-¿Había escrito algún librito ese hombrecillo, no?

-Sí. Precisamente uno muy pertinente: «Las leyes fundamentales de la estupidez humana».

-¡Qué interesante y oportuno! Pero cuéntame, como diría Inmanol Arias.

-Pues verás, Pa. El tal Cipolla sostiene como regla numero uno que siempre, e inevitablemente, todo el mundo infravalora el número de estúpidos en circulación. Por eso los humanos se sorprenden al darse cuenta de que personas que creían cabales resultan ser rematadamente estúpidas. Y eso suele suceder en el peor momento y lugar.

-Podríamos sugerir algún método para identificarlos, no sé... un tatuaje o algo así?

-La segunda, Pa: la probabilidad de que determinada persona sea estúpida es independiente de cualquier otra característica. Y eso es porque uno de los grandes milagros de la naturaleza es haber distribuido la estupidez de manera equitativa por todas las clases sociales, razas y condiciones sociales. Hay estúpidos entre los obreros, los contables, los estudiantes, los notarios y los astronautas. ¿Sabías que el tal Cipolla investigó a un colectivo especial intentando hallar un grupo humano en el que no hubiera estúpidos?

-¿Lo logró?

-No. ¡Entre los premios Nobel también los hay!

-Tercera regla: un estúpido es una persona que ocasiona pérdidas a otra persona o a un grupo sin que él se lleve nada o incluso salga perdiendo. En realidad, según el costo/beneficio de los actos, las personas se podrían clasificar en varios grupos. Indefenso: pierde mientras los otros ganan. Inteligente: gana él y los demás. Criminal: gana él, pierden los demás.

-¿Y el estúpido?

-Sencillo: todos pierden.

-Regla número cuatro: los no estúpidos siempre infravaloran el poder dañino de los estúpidos.

-¿Cómo es eso?

-Evidente. La gente normal se olvida que tratar con estúpidos, donde y cuando sea, va a ser un costosísimo error. Y eso es porque la gente inteligente comete un error capital: pensar que los demás son como ellos. Y uno puede ganarle una batalla al estúpido, pero acabará sucumbiendo ante él. Porque el estúpido acabará provocando el caos, y en el caos, el que está cómodo es el estúpido.

-Y la quinta. Una persona estúpida es más peligrosa que un bandido.

-¿No es un poco exagerado eso?

-El lo explica así: un bandido obtiene un beneficio igual a lo que ha perdido la otra persona. La sociedad en su conjunto no sale perdiendo ni ganando. Si todos los miembros fuesen bandidos perfectos, la sociedad permanecería igual y no había grandes problemas. La diferencia es que los estúpidos no ocasionan equilibrio en la sociedad: simplemente, la hacen peor.

-Entonces, ¿qué es preferible? ¿Una sociedad de bandidos o una de estúpidos?

-Pues no estoy seguro. Los estúpidos son peligrosos y dañinos porque para la gente razonable es difícil imaginar y entender su comportamiento irracional. Alguien inteligente, una vez más, entendería perfectamente comprensible al bandido, pero no al estúpido, lo que los hace particularmente venenosos.

-¿Recuerdas lo que dijo Einstein?

-¿E= mc2?

-No: «Dos cosas son infinitas: la estupidez humana y el universo; y no estoy seguro de lo segundo».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats