Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hola, soy Dios

El respeto

—¿Qué estas viendo, JC? ¿La serie Chernobil, que parece que lo está petando en La Tierra? ¿Juego de Tronos, que ha tenido enganchado a medio planeta? ¿Lo que el viento se llevó, un estreno reciente?

El respeto

El respeto Vicent Ivars

-Nada de eso, Pa. Algo mucho más interesante. Los vídeos del Juicio del Prusés, en el Tribunal Supremo español.

-¿Una peli de juicios?

-No es una peli, Pa. Es la realidad pura y dura. Aunque podría serlo: el bueno, el feo y el malo.

-¿En serio? ¡Qué interesante! Aunque solo te preguntare por el bueno.

-Pues es una revelación: el juez Marchena. Un santo varón que sabe imponer respeto sin aspavientos, sin levantar la voz, sin dar titulares.

-¿Como un maestro de los de antes?

-Sí, algo así. Y contrasta precisamente con algunos de los participantes en el tal juicio. ¿Sabes lo que respondió un testigo cuando le preguntaron si se habían producido insultos hacia la Policía?

-Ilústrame.

-«Sí, claro. Los insultos normales: cabrones, hijos de puta».

-¿En serio?

-Como lo oyes, Pa. Para este sujeto lo normal es dedicar a las fuerzas de orden epíteto semejantes.

-Es que se está perdiendo el respeto.

-Eres muy optimista, Pa. No se está perdiendo. Está más perdido que Moisés en el desierto. Para que te hagas una idea: en España se han producido en 2018 232 agresiones a profesionales sanitarios. Con respecto a la enseñanza, se han contabilizado 2.719 situaciones de violencia por parte de alumnos o de sus padres hacia el profesorado. Las agresiones a la policía han crecido un 7% en ese año y se han denunciado más de cincuenta agresiones a? ¡árbitros de fútbol!

-¡Por el amor de mí! ¿Qué está pasando en España?

-Bueno? no creo que tu oportuna pregunta tenga una respuesta sencilla. Aunque yo la reduciría a una palabra: educación. Lo cierto es que se han ido gestando personalidades ajenas a la frustración, personas que creen poseer todos los derechos y expectativas de conseguir cuanto la sociedad ofrece. A eso unimos una sociedad tan permisiva como incapaz de defenderse y el resultado es la falta de respeto hacia sus propios servidores.

-Es difícil de comprender, de todas maneras.

-En el caso de los médicos y el personal sanitario, los pacientes de la Seguridad Social les hacen pagar las insuficiencias del sistema y sus expectativas muchas veces exageradas de mejora.

-Hay gente que lo quiere todo y lo quiere ya.

-Con los profesores es casi peor. De la figura respetada del enseñante se ha pasado a invertir la carga de la prueba: algunos padres les culpabilizan de cualquier contrariedad que sufren sus hijos, aquello tan antiguo de «Es que el profe me tiene manía».

-¿No será todo esto un problema de autoridad, JC? ¿A que esto no pasaba con don Paco? ¿O alguien se atrevía en los años cincuenta a insultar a los guardias o a pegarle a un médico?

-No creo que sea exactamente eso, Pa. Me niego a antagonizar democracia y autoridad. Quizá sea cierto que los españoles han dado un bandazo en dirección contraria, tras cuarenta años de ciertas apreturas en ese terreno. Pero lo inteligente es volver a situarse en el centro armónico, donde los conceptos de libertad, seguridad y autoridad coexistan con normalidad, sin comerse el terreno unos a otros.

-¿Crees que eso es posible en España?

-Estoy seguro, dales un poco de tiempo, Pa.

-Esperemos, pues. Porque una sociedad que pierde el respeto a sus servidores es una sociedad condenada a la disolución.

-Qué sentencia tan adecuada, Pa. ¿De quién es?

-De tu Pa.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats