«Al final, queremos invertir nuestros ahorros y hacerlos crecer. Pero tenemos que ser conscientes de que lo podemos lograr al mismo tiempo que hacemos un mundo mejor». Estas palabras de José Ignacio Martín-Villalba, director de Clientes Institucionales de Candriam, resumen a la perfección una de las líneas generales sobre las que giró el encuentro online "Tendencias de inversión en tiempos de coronavirus" donde se puso de manifiesto la importancia que tiene apostar por compañías que actúan con responsabilidad social, respetan el medio ambiente y cuentan con consejos de administración transparentes para obtener mejores rentabilidades.

El encuentro online celebrado ayer, que forma parte del ciclo de conferencias organizado por Renta 4 Banco y Prensa Ibérica para analizar y presentar soluciones de inversión para los ahorradores que buscan una rentabilidad para sus ahorros, contó con la participación del propio José Ignacio Martín-Villalba, director de Clientes Institucionales de Candriam; Víctor Asensi, Institutional Sales International de DPAM; Lorenzo Gallardo, Sales Distribution Manager de Amundi AM; Celso Otero, Gestor de Renta 4 Gestora, e Isabel Pascual, asesora de Inversiones de la oficina de Alicante Renta 4. También participaron Toni Cabot, director del Club INFORMACIÓN, y la periodista Susana Criado, encargada de moderar el evento.

Los ponentes defienden invertir en megatendencias, las áreas y actividades hacia las se dirige la sociedad «inexorablemente»

Isabel Pascual intervino para poner en valor el papel que tienen los gestores y asesores de inversión en estos momentos tan dinámicos. «Nos enfrentamos ahora mismo a muchas incertidumbres como la pandemia, las elecciones de Estados Unidos, el Brexit,... Y es ahora cuando tenemos que estar al lado de nuestros clientes, en esta situación de cambio y de miedo. Es momento de invertir a largo plazo, tener paciencia y, sobre todo, diversificar tanto en los sectores como en las zonas geográficas de inversión», apuntó la asesora de Inversiones de la oficina de Alicante Renta 4.

Sectores claves de inversión

En relación con los sectores clave de inversión, los ponentes coincidieron en destacar la importancia cada vez mayor que tienen las compañías que actúan en actividades que, de un modo u otro, ayudan a mejorar la calidad de vida de las personas, siendo sostenibles y socialmente responsables. Cada uno de los participantes abogó durante su intervención por un sector y profundizó sobre las ventajas competitivas que ofrece a la hora de que lograr aumentar la rentabilidad de las inversiones.

De este modo, José Ignacio Martín-Villalba, de Candriam, se centró en la «megatendencia» de la salud y más en concreto en la oncología sobre la que opinó que es donde «vamos a ver más crecimiento en las próximas décadas». En esta línea, señaló que las sociedades son más longevas y, por tanto, hay un mayor riesgo de padecer cáncer. «El mayor reto de este siglo es el cáncer y esto lo pone de manifiesto datos como que es el segundo motivo de muerte en el mundo, que en Estados Unidos mueren 1.600 personas al día de cáncer y el 40% de las personas podemos ser víctimas de uno».

En países emergentes, quien accede a la educación cuenta con un nivel de ingresos un 250% superior con respecto al que no 

Ante el problema del cáncer, el experto en inversiones opinó que «no va a desaparecer en dos años, por lo que hay que hacer mucha investigación para afrontarlo. Nosotros trabajamos en buscar a esas compañías que trabajan para frenar su incidencia e invertimos en ellas para buscar soluciones para este problema de la sociedad»

A la hora de invertir en este tipo de compañías tratan de adelantarse al mercado e introducirlas en su cartera de fondos antes de que las grandes compañías las compren o traten de comprarlas. «Esto quiere decir que hacemos bien nuestro trabajo, ofreciendo interesantes rentabilidades a nuestros clientes».

Para Lorenzo Gallardo, Sales Distribution Manager de Amundi AM, la megatendencia de la Educación es una de las más interesantes en estos momentos al permitir una oportunidad de crecimiento muy atractiva y «ayudar al mismo tiempo al desarrollo de los países emergentes». Entre los argumentos para defender la inversión en las empresas que operan en este sector, el gestor arguyó que China es uno de los pocos países que ahora crece y es el que tiene un mayor gasto en Educación desde el año 2010. Pero también añadió otros como que la educación «favorece los cambios sociales, incrementa la clase media y permite una mayor calidad de vida».

Otro de los datos relevantes que apuntó fue que «en países emergentes como Brasil, Colombia o Costa Rica, quien accede a una educación superior o secundaria cuenta con un nivel de ingresos un 250% superior con respecto al que no la tiene. Son datos que justifican invertir en este sector para lograr un crecimiento a largo plazo». Sobre los bloques de inversión dentro del sector educativo, Lorenzo Gallardo destacó el Education Technology, los servicios relacionados con la gestión de los lugares de formación, que van desde un jardín de infancia hasta los espacios de los cursos de Máster o Postgrado, pasando por los servicios educacionales como los relacionados con el transporte, suministros de materiales o residencias de estudiantes.

Tecnología: el apoyo del resto

Celso Otero, Gestor de Renta 4 Gestora, apostó por la inversión en tecnología y empresas tecnológicas porque la tecnología «es lo común a todas las megatendencias, donde confluye la Medicina y la Educación. Es la que impulsa el crecimiento y el punto donde se apoya el resto».

Recordó que en la última década el sector tecnológico es el que más ha crecido y en esta crisis se ha visto que las empresas que han ganado son las que lo han hecho mejor en los últimos diez años y han apostado por la tecnología. Si bien la tecnología es un concepto muy amplio, Celso Otero señaló que a la hora de invertir «nosotros tenemos un producto en el que tenemos claro que para generar unos retornos superiores a la inversión deben atener unos mercados casi infinitos» y explicó que compañías como Google tienen aplicaciones con más de 1.000 millones de usuarios, mientras que Microsoft tiene en más de 2.000 millones de ordenadores su Windows.

«Nosotros no vamos a un garaje a buscar compañías porque es la mejor forma de perder dinero. Nos centramos en las empresas que tienen un mercado ya consolidado pero que todavía están en el minuto cinco de partido. Nosotros estamos comprando los beneficios futuros y no pasados. La pregunta a la hora de invertir en tecnología es cuánto tenemos de ella. ¿Usaremos más la inteligencia artificial en el futuro? ¿Haremos más compras online?».

Invertir en empresas que investigan contra el cáncer es muy atractivo tanto por rentabilidad como por su incidencia social

Por su parte, Víctor Asensi coincidió con el resto de participantes en cuanto a los sectores más importantes donde invertir e incidió en la importancia de apostar por las megatendencias de una forma sostenible. «La inversión socialmente responsable es rentable y ya tenemos en cuenta balances como los de gobernanza, los buenos consejos de administración transparentes y sin escándalos, los no riesgos ecológicos y medioambientales. Nosotros invertimos en este tipo de compañías y es un filtro extra que hay que tener en cuenta a la hora de invertir. El mercado se ha dado cuenta de estos aspectos. Cada vez más planes de pensiones están invirtiendo en este tipo de compañías, lo que está influyendo en las rentabilidades».

Diversificación Entrada en mercados globales, sectores variados y alargar los plazos

El encuentro «Tendencias de inversión en tiempos de coronavirus» celebrado ayer también sirvió para que los expertos dieran una serie de consejos a los ahorradores e inversionistas a la hora de manejar su patrimonio. Además de los sectores, los ponentes coincidieron en que es un momento para tener paciencia, alargar los plazos y apostar por fondos o carteras diversificados, tanto geográficamente como en función del área a la que pertenecen.

Al respecto, Víctor Asensi apuntó que en DPAM invierten en empresas de salud, de tecnología, compañías que apuestan por la eficiencia y la sostenibilidad y, en definitiva, en aquellas cuyo foco está y responde a los cambios que está experimentando la sociedad como los pagos digitales o la protección en internet. «Nuestro fondo diversifica mucho, en una determinada temática tenemos un mínimo de un 5% y un máximo del 25%. En nuestro caso invertimos en 80 compañías, muchas de ellas tecnológicas, que no necesitan mucha inversión y no están muy endeudadas. Para nosotros es fundamental que las empresas generen caja y beneficios», apuntó.

Por su parte, José Ignacio Martín-Villalba explicó que en el caso concreto de su compañía y en la inversión realizada en el sector sanitario tienen el valor añadido de que el equipo está formado por matemáticos, científicos, biólogos,... que han trabajado en laboratorios y conocen el sector. «Por ello buscamos compañías de forma global, que aportan un valor añadido para curar enfermedades. Nos da igual el tamaño de la compañía. Nosotros las analizamos muy bien y le damos un peso objetivo. Pero nuestro valor añadido está en que comprendemos los productos que están desarrollando»-.

Poniendo en valor también la importancia de diversificar geográficamente, Lorenzo Gallardo recordó que desde el punto de vista educativo quienes más se han preocupado son los países anglosajones. «Sin embargo, no hemos dejado de lado otros como China o Brasil o economías consolidadas como Japón. Nuestra solución es global sin perder de vista los que ofrecen más oportunidades de inversión», recalcó. En este sentido, enfatizó el recorrido que tiene el sector educativo cuando se estima que el mercado mundial actual es del 6% y está previsto que se duplique de cara al 2030. 

En la misma línea se mostró Celso Otero, Gestor de Renta 4 Gestora, al señalar que ellos invierten en tecnológicas de Estados Unidos, pero también de Europa, China o Latinoamérica. «Nuestro fondo es totalmente global», concluyó.

En su intervención inicial, Isabel Pascual previó que «a medio y largo plazo vemos excelentes oportunidades de inversión siendo muy selectivos en cuanto a valores y fondos de inversión consistentes».