Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PROVINCIA DE ALICANTE

Calor, paro y turismo low cost impiden la recuperación del comercio minorista

Las altas temperaturas anulan el arranque de la temporada de otoño y afectan a más de 15.000 establecimientos de la provincia. Facpyme y Covaco relativizan el repunte anual de las ventas que registra el INE y lo achacan al efecto del IVA

Una mujer mira un escaparate de una tienda de ropa en el centro de Alicante.

Una mujer mira un escaparate de una tienda de ropa en el centro de Alicante. ISABEL RAMÓN

Lo único gris y frío de lo que va de otoño han sido las ventas de los pequeños comerciantes de la provincia. Ayer, el Instituto Nacional de Estadística (INE) anunciaba un repunte anual de la facturación del sector minorista en la Comunidad Valenciana del 4,5% en septiembre, cifra que supera el buen dato de la media nacional, un aumento del 2,2% en las ventas con respecto al año anterior «que pone fin a 38 meses de evolución a la baja» en el país, según la nota de prensa que el instituto difundió ayer. Sin embargo, la Federación Alicantina del Comercio, (Facpyme), dudó que la estadística se corresponda con la realidad de la provincia a través de su secretario general, Paco Rovira, quien habló directamente de «39 meses a la baja» en la evolución de la caja de las tiendas de Alicante. «La campaña de invierno está siendo un desastre: Empezó a mediados de septiembre, pero no se vende nada de ropa y complementos porque sigue haciendo calor», apuntó el representante de la federación.

Las altas temperaturas, en acción conjunta con el paro, la falta de confianza en la economía y un turismo de escaso poder adquisitivo, impiden, a juicio de los representantes de los comerciantes alicantinos, que se recuperen las ventas de unos 15.600 establecimientos de la provincia, que, en palabras de Rovira «experimentan este año un crecimiento igual a cero».

Las ventas de ropa, calzado, complementos y marroquinería forman el grueso del capítulo llamado equipo personal que sirve al INE para elaborar la estadística de comercio al por menor junto con los productos de equipo del hogar y alimentación. Por ello, la asociación de supermercados de la Comunidad, Asucova, también relativiza la «buena noticia» estadística en lo que atañe a su campo, la venta detallista o al por menos de alimentación. «Septiembre de 2012 fue un mes fatídico porque se aplicó la subida del IVA; así que ahora a poco que se haya vendido más en septiembre se mejora el dato. Es verdad que la media de los supermercados valencianos dan beneficios, pero habría que ver la facturación acumulada del año», explicó el director de la asociación de superficies de alimentación, Pedro Reig. En esta variable, el indicador fija una caída media anual para la Comunidad del 2,9%.

En la provincia, la temporada de invierno no termina de entrar mientras las rebajas están cada vez más cerca. Rovira apunta que cada año «es más habitual que las ofertas de enero se adelanten a mediados de diciembre, por lo que predice un escenario «complicado» para el 60% de los 26.000 minoristas censados de Alicante -más de 10.000 de ellos socios de facpyme-, que, como informa, trabaja el sector de equipo personal. El equipamiento de hogar tampoco ha experimentado cambios notables en septiembre ni en el resto del año a juicio de Facpyme, ya que «es un ámbito muy ligado a la construcción por la parte de mobiliario y decoración. A falta de obras y de planes de renovación de electrodomésticos, no hay recuperación», apunta Rovira.

La federación provincial señala también que «la elevada tasa de paro» y su consecuencia comercial, «la falta de confianza de las familias», son factores que lastran la reactivación del consumo interno en la provincia.

Otro elemento que debía haber alegrado la facturación del pequeño comercio alicantino es el turismo, pero su comportamiento ha sido «normal en verano y a la baja en el resto de meses», en opinión de Rovira.

Helado en el hotel

El turismo low cost, que atrae a miles de extranjeros a la provincia «con paquetes de todo incluido», se traduce para el secretario en «comerciantes de las Marinas y la Vega Baja que ven como las calles están llenas de gente, pero que no compra en las tiendas y se toma el helado dentro del hotel». Sólo el visitante escandinavo y ruso tienen menores restricciones de bolsillo que el resto de nacionalidades, en su opinión.

Si Facpyme ve el vaso medio vacío, la organización autonómica a la que pertenece se resiste a dar crédito a quienes empiezan a decir que se llena. Amparo Barroso, secretaria general de la Confederación de Comerciantes y Autónomos de la Comunidad Valenciana (Covaco), celebra «los índices de mejora» del instituto de estadística sin atreverse a «sumarme al grupo de los brotes verdes». Detecta «mejores cifras que el año pasado» a escala autonómica, pero cree que «deben consolidarse para que se pueda hablar de punto de inflexión».

Una cosa está clara para los portavoces de los comerciantes: la recuperación en las tiendas no pasa por seguir el modelo liberalizador de Madrid. La capital, pionera en flexibilizar horarios del sector, tiene peor índice de ventas en septiembre que la media nacional, un -1,8%.

«Nosotros nos mantenemos mientras se ha probado que abrir más festivos no genera más trabajos», manifestó Barroso, en relación al dato de ocupación en el que Madrid se sitúa a la cola del país en lo que va de año, con un -4,9%, mientras la Comunidad sube un 0,9%.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats