Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

IFA negocia refinanciar su deuda para asegurar su viabilidad

La institución ferial sigue con las conversaciones con el Consell, para lograr que salga a su rescate y se garantice así su viabilidad

El estado en el que se encuentran en estos momentos las obras de urbanización de IFA ANTONIO AMORÓS

La continuidad de la Institución Ferial Alicantina (IFA) pende de un hilo en estos momentos. La deuda casi llega a los 70 millones de euros, la falta de liquidez es total y absoluta, y el proyecto de urbanización está colgado desde hace casi dos años y medio, deteriorándose por momentos, y sin que se le pueda sacar ningún tipo de rentabilidad. Como es lógico, a estas alturas ninguna entidad financiera le va a abrir las puertas, y lo peor es que sólo este año deben venir vencimientos por unos 20 millones. Con estos puntos de partida, nadie, o casi nadie, duda de que la continuidad de IFA pasa sí o sí por un balón de oxígeno que sólo puede venir vía Consell. De hecho, buena parte de la deuda esta contraída con el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) y la que se mantiene con entidades financieras está avalada por la Generalitat, lo que, al final, y en la práctica, vendría a significar lo mismo. Por eso, no es extraño que desde hace un tiempo una parte y la otra hayan comenzado a movilizarse para tratar de encontrar una salida a esta situación. Una salida que, por otra parte, en estos momentos se dirige hacia una dirección muy clara. De un lado, lo que se busca es arrancarle al IVF una refinanciación de los préstamos, que se acercan en total a los 70 millones de euros, y, de otra, se aspira una ampliación del crédito por unos 10 millones de euros, de manera que la deuda global, ya renegociada y con esa inyección extra, se situaría en el entorno de los 80 millones.

De entrada, esa aportación extra de 10 millones de euros permitiría que algo más de cinco millones se destinaran a liquidar las cantidades que se adeudan a la UTE encargada del proyecto de urbanización. Además, entre 500.000 y 600.000 euros irían de forma casi inminente a la inscripción del proyecto de reparcelación, lo que desbloquearía la situación, y haría factible comenzar con las negociaciones con posibles inversores privados. El resto, hasta llegar a esos 10 millones de euros, se dedicarían a acabar las obras de urbanización, ejecutadas al 85%, pero paralizadas desde mediados de 2012 por la falta de liquidez y, en consecuencia, por los impagos a la UTE.

El objetivo es que la refinanciación se haga a 25 años, a un interés relativamente bajo, y con tres o incluso con cuatro años de carencia. Eso haría posible que IFA ganara tiempo, empezara a sacar rentabilidad a sus activos, como siempre se ha vendido desde la cúpula, y, de esta forma, poder comenzar a hacer frente a los pagos pendientes.

Sea como sea, lo cierto es que ni siquiera al Consell se le escapa que la única solución pasa por salir al rescate de IFA, para garantizar su viabilidad y supervivencia. Sin ir más lejos, el propio conseller de Economía, Máximo Buch, vino a reconocer hace sólo unos días, coincidiendo con el Patronato de la entidad, que la viabilidad de la institución ferial pende, y depende, de la Generalitat. Otra cosa son los tiempos, como se comenta en determinados círculos empresariales: se puede hacer ya, de forma negociada, o se puede acabar en una situación similar a la de Feria Valencia, donde el Consell tendría que hacer frente a nada más y nada menos que 1.027 millones hasta 2029, según reveló en su momento el informe de la Intervención General, y lo haría forzosamente, en calidad de avalista.

En cualquier caso, los tiempos no sólo corren en este sentido. Por un lado, las demoras están encareciendo más los costes de las obras de urbanización: a la paralización de los trabajos en sí, se suma el deterioro progresivo de lo que ya se ha hecho hasta ahora, e incluso se han detectado episodios de robos, en particular, de cables de cobre. Los retrasos también juegan en contra de la posible captación de inversores privados para poder retomar y catapultar el proyecto estrella de institución ferial: el IFAarena. No en vano, desde la cúpula siempre se ha vendido que este megaproyecto es clave para la entidad y para la economía de la provincia, pero que cualquier «mal paso» y, por supuesto, las demoras pueden acabar haciendo que un eventual inversor dé la espalda a IFA para acabar recalando en otro destino.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats