Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hacienda exige otro plan de ajuste al Consell con recortes por 1.000 millones

La Generalitat tiene un mes para presentar el documento tras cerrar 2013 con un desajuste presupuestario del 2,33% de su PIB y rebasar en siete décimas el objetivo de déficit fijado por el Gobierno

Hacienda exige otro plan de ajuste al Consell con recortes por 1.000 millones

La Comunidad Valenciana tenía que haber cerrado el año 2013 con una déficit del 1,6% de su Producto Interior Bruto (PIB). Sin embargo, no fue así, y el desajuste terminó elevándose en siete décimas más, hasta llegar al 2,33%, lo que supone que el Ejecutivo de Alberto Fabra se devió en un 0,73% extra y gastó en torno a los 710 millones más de lo que había autorizado el Ministerio de Hacienda. Ahora, el departamento de Montoro acaba de llamar a capítulo al Consell y, a través de una carta firmada por el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, ya le ha pedido un plan de ajuste que deberá estar preparado en un mes aproximadamente para que pueda ser analizado en el próximo Consejo de Política Fiscal y Financiera y contemplar unos 1.000 millones en recortes.

En esta ocasión, y como novedad, este plan económico-financiero deberá tener carácter bienal, de manera que incluya las medidas para cumplir con los objetivos de déficit para este año y para el próximo, cuando se ha fijado en el 0,7%, mientras que, de cara a 2016, ya se impone prácticamente la estabilidad presupuestaria, con un tope establecido en el 0,2%. No obstante, desde el Ministerio, alababan ayer el esfuerzo que ha hecho la Comunidad pese al desequilibrio con el que acabó 2013, y apuntaban que el gasto total no financiero se ha reducido más del 10% sobre el ejercicio anterior.

En cualquier caso, con la misiva de Beteta, Hacienda impone al Consell otro plan de ajuste en el que deberán quedar recogidos tanto los posibles recortes como las previsiones para subir los ingresos y, de esta forma, compensar estos desajustes, aunque el conseller Juan Carlos Moragues siempre ha mantenido que los tiempos de los tijeretazos ya terminaron y que la salida pasa, sí o sí, por el aumento de los ingresos, con algunas de las medidas que ya incluyen en el presupuesto de este año, pero también con una subida impulsada por la recuperación económica.

Sea así o no, lo cierto es que la Generalitat tendrá que conseguir un ahorro que ronda los 1.000 millones de euros, ya que deberá tapar el agujero de 710 millones de euros del año pasado, y tendrá que cerrar 2014 con un déficit máximo del 1%, tal y como decretó Hacienda, frente al 1,6% autorizado finalmente para 2013, ya que en un principio se limitó al 1,3% y luego se amplió.

Con este punto de partida, el Consell tendrá que convencer ahora a Montoro y Beteta de que el presupuesto de este año ya cubre ese desfase para evitar medidas de ajuste más contundentes o, por lo menos, intentar que sean lo menos gravosas posible. De hecho, Hacienda ya impuso el verano pasado al Consell una subida de los impuestos de transmisiones y sobre sucesiones y donaciones. Entre otros aspectos, es de esperar que el Gobierno de Fabra se ampare este año en el impuesto a la banca con el que espera recaudar 230 millones, y ello a pesar de que está expensas de que se resuelva el contencioso entre la Administración central y la autonómica por la aplicación de esta tasa. De otra parte, está un año más la partida de venta de patrimonio de empresas y servicios públicos, con la que se aspira a obtener en torno a los 300 millones, y también volvería a escudarse en el adelgazamiento del sector público-empresarial.

Desde la Conselleria de Hacienda, no en vano, insistían ayer por la tarde en que este plan de ajuste que pide Montoro para corregir el desequilibrio ya está plasmado en el presupuesto de la Generalitat para este año, y que los muebles se salvarán completamente una vez se revise el sistema de financiación autonómica y se le dé carácter retroactivo con fecha de 1 de enero de 2014. En esta línea, alegaron en todo momento que en ningún caso se van a imponer nuevos recortes y que las soluciones pasan única y exclusivamente por la vía de los ingresos y no por la de los gastos.

El PSPV teme medidas adicionales

Mientras tanto, el portavoz de Economía del PSPV en las Cortes, Julián López, incidió en que, «a pesar de las promesas que nos venía haciendo el Gobierno de Fabra de que no iban a ser necesarias medidas adicionales, el Ministerio pide un plan de ajuste y recortes, y, a cambio, no acaba de llegar la verdadera solución, que pasa por la reforma del sistema de financiación autonómica y por el reconocimiento de la deuda histórica, como sí se ha hecho con Extremadura, y eso mientras el Consell se muestra pasivo, aunque será rápido a la hora de cumplir con las exigencias de Montoro y Beteta».

LA CLAVE

Seis autonomías «incumplidoras» en el conjunto de España

Junto a la Comunidad Valenciana, también han incumplido el objetivo de déficit Murcia, Castilla-La Mancha, Aragón, Cataluña y Navarra. La Comunidad es la que más déficit arrastra, con un 2,33% frente al 1,60% fijado, sólo superada por Murcia, que cerró con un 3,17% frente al 1,59% que se le había marcado.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats