Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La nueva CEV autonómica nace con un 25% de alicantinos en su junta directiva

Salvador Navarro llama a la unidad de todos los empresarios para acabar con la «invisibilidad» de la Comunidad Valenciana

La nueva CEV autonómica echó a andar ayer definitivamente con una amplia representación de alicantinos en su junta directiva. A pesar de que el peso real de la provincia en la asamblea general apenas supera el 10% -hay que recordar que un buen número de sectores como la construcción o la agricultura se muestran reacios a integrarse en este proyecto y han optado por lanzar una patronal alternativa, Uepal-, la organización presidida por Salvador Navarro quiso dejar clara su vocación «vertebradora» y reservó hasta 25 de las 100 vocalías de la nueva junta directiva que se escogió ayer para las organizaciones y empresas de Alicante.

Conscientes del problema que supone la división del empresariado en la provincia, los llamamientos a la unidad y la defensa de la causa común fueron constantes ayer en las intervenciones, tanto del propio Navarro, como de la ilicitana Rosana Perán, que, tal y como se preveía, resultó elegida como nueva presidenta del Consejo Empresarial de la CEV en Alicante por aclamación, al igual que sus compañeros de Castellón, Sebastián Pla, y de València, Eva Blasco.

Eso sí, unos llamamientos dirigidos más bien a convencer a los actuales socios de Uepal para que se unan al proyecto de la CEV y no tanto a conseguir un acuerdo con la propia confederación presidida por Miguel Baena a la que, incluso, evitaron citar por su nombre cuando los medios les preguntaron por ella.

En cualquier caso, el peso de Alicante en la nueva patronal autonómica quedó patente durante la asamblea celebrada ayer en los salones de la Fundación Bancaja, donde la delegación de la provincia fue numerosa y con muchos pesos pesados, además de bastantes de las caras nuevas que en los últimos meses han accedido a cargos en las asociaciones de la provincia, y que representan la renovación de la patronales de la zona. Así, asistieron los presidentes de patronales como Hosbec (Toni Mayor); la Asociación del Juguete (José Antonio Pastor); la del calzado (Marián Cano); Jovempa (David Santiago) o el Terciario Avanzado (Javier Reina), además de los presidentes de las asociaciones comarcales de Alcoy, Ibi o la Vega Baja, entre otros.

También la presidenta de las mujeres empresarias, María José Bernabeu, y el de Facpyme, Antonio Sáez, además de empresarios a título personal como José Juan Fornés (Masymas). Sólo faltó, por motivos personales, el presidente de Fempa, Guillermo Moreno, aunque en su lugar estuvo el vicepresidente de esta federación, José Peirat. Casi todos ellos forman parte de la directiva de la CEV y, como tales, constituyen el consejo territorial de Alicante.

En su intervención, Perán se definió como una mujer «conciliadora» y abogó por la unidad para hacer frente a la «crisis de liderazgo empresarial» que, a su juicio, hay en Alicante tras la desaparición de Coepa. Por su parte, también Salvador Navarro reconoció la existencia de un «déficit importante» en la vertebración de la Comunidad, al que responsabilizó de la «invisibilidad o falta de peso» de la autonomía en el conjunto del país. De esta forma, insistió en que la CEV debe ser el aglutinador que necesita el empresariado de la región y, para facilitar que «todas las provincias se sientan cómodas» en la nueva confederación, anunció un cambio de marca. También puso deberes a los nuevos consejos provinciales: deberán hacer un diagnóstico de su territorio que sirva de guía a la actuación de la CEV.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats