Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fumata blanca entre la CEV y Uepal

Los dirigentes de las dos organizaciones empresariales sientan las bases de una posible integración

Salvador Navarro, presidente de la CEV.

Salvador Navarro, presidente de la CEV.

La situación ha dado un giro de 180 grados. Si a principios de la semana pasada cualquiera de los puentes que se habían tendido entre la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV) y Uepal directamente habían saltado por los aires, ahora no solo se ha reconducido la situación, sino que incluso parece que hay fumata blanca para una posible integración entre las dos organizaciones empresariales. Hasta el extremo de que este mismo lunes, en El Maestral como escenario, el presidente de la CEV autonómica, Salvador Navarro; el mandatario de CEV en Alicante, Perfecto Palacio; el dirigente de Uepal, Juan José Sellés; el presidente de la Cámara de Comercio de Alicante, Juan Riera; y el vicepresidente de la entidad cameral, Antonio Arias, a la sazón anfitrión, mantuvieron una reunión. En los días anteriores, los encuentros bilaterales que se habían mantenido entre las diferentes partes habían servido sobre todo para ir destensando la situación. Se llegó así, pues, a la cita del lunes. Una convocatoria en la que estaban prácticamente todos los que habían sido los protagonistas de los últimos días, con la única salvedad de Miguel Quintanilla, el candidato de la CEV para cubrir la plaza que había dejado vacante la industrial zapatera Rosana Perán tras su renuncia, y contra el que se trató de plantar batalla con otros nombres, aunque el único que ha aguantado hasta el final es Sellés. Puede que la ausencia de Quintanilla respondiera a un intento de desvincular el conflicto de la Cámara de las pasarelas hacia la integración. Tentativa vana, en cualquier caso, ya no solo por la presencia de Riera o de Arias, sino también porque, al fin y al cabo, esa plaza en el comité había sido el detonante para que el enfrentamiento entre Uepal y la CEV se trasladara a la Cámara de Alicante.

El caso es que en esa reunión del lunes se sentaron algunas de las bases de lo que podría ser la posible integración de Uepal en la CEV, en aras a la unidad empresarial en la provincia, muy reivindicada en muchos de los discursos de los últimos meses, aunque los hechos hayan ido por otro lado. Tanto es así que incluso se puso encima de la mesa un límite: el miércoles 20 de marzo, día en el que la CEV celebra su junta directiva y su comité ejecutivo, precisamente los últimos antes de la asamblea anual del próximo 4 de abril. En este sentido, el proceso en la CEV es el que es: el comité aprueba el ingreso de los nuevos asociados, la asamblea los ratifica. Hasta ahí, no hay mayor problema. Sin embargo, no es un secreto a estas alturas que desde la confederación autonómica que preside Salvador Navarro siempre se ha mantenido que posponer la entrada de Uepal más allá del primer año de funcionamiento de la CEV como patronal propiamente autonómica dificultaría, y mucho, justificar la entrada de una organización que, hasta ahora, se ha visto en muchos foros como la heredera directa, en todos los sentidos, de la extinta Coepa. Eso obligaría, no obstante, a que Uepal adelantara la reunión de su directiva a antes del día de 20 de marzo, con el matiz de que de por medio está el día de San José. Así las cosas, lo que parece que se planteó en el encuentro es la posibilidad de poder convocar esa reunión antes de la de CEV y que la organización que preside Sellés se pronunciara. Evidentemente, de convocarla y recibir el plácet, también la de Salvador Navarro tendría que hacer lo propio primero en la junta y el comité, y, posteriormente, en la asamblea.

No serían las únicas derivadas de la reunión. De un lado, este encuentro también habría servido para allanar el camino hacia el ingreso del CEO de Vectalia, Antonio Arias, en la CEV, una de las asignaturas pendientes de la patronal en la provincia y a quien se apunta como uno de los cabecillas de la revuelta de la semana pasada. No en vano, hasta ahora no solo se ha mantenido siempre fuera del perímetro CEV, sino también se ha caracterizado por un mayor acercamiento a los sectores más reticentes con la CEV. Solo un detalle: Arias estuvo en la proclamación de Sellés como mandatario de Uepal. A su favor, sea como fuere, cuenta con el efecto arrastre que podría tener entre ciertos sectores, que podrían decantarse así también por la CEV.

De otro lado, la reunión podría suponer que, finalmente, solo concurra la candidatura de la CEV, representada por Miguel Quintanilla, al comité ejecutivo de la Cámara. En este sentido, la confederación siempre se ha mantenido firme en su intención de presentar al CEO de Grupoidex, y ya ha enviado toda la documentación a la Conselleria de Economía, quien, a su vez, debe remitirla a la Cámara, como paso previo a que sea vocal del pleno. Se escuda en el pacto alcanzado con Riera hace justo un año, y que fiaba el apoyo de la patronal a una serie de plazas en el máximo órgano directivo de la institución cameral. Ahora bien, en caso de que haya más de una candidatura, la CEV no puede hacer nada más que someterse a una votación. No puede vetar a nadie, por más que exista ese acuerdo. Eso sí, en caso de que haya luz verde para la integración, no sería coherente que Sellés planteara una candidatura alternativa a Quintanilla.

De momento, que se haya logrado fumata blanca para activar el protocolo para una posible integración constituye todo un hito en la historia empresarial de los últimos meses. Probablemente es el acercamiento más firme que se ha producido. No obstante, la última palabra la tienen las directivas de una y otra organización, y reticencias no van a faltar en un lado y en el otro. Sin ir más lejos, la patronal del metal Fempa se opone a que pueda haber una integración en bloque de Uepal, porque eso significaría la entrada de la Asociación Provincial de Empresarios de Montajes Eléctricos y Telecomunicaciones de Alicante (Apeme), una paralela del metal que se montó en su día por una escisión en Fempa. A ello se suma que en Uepal están, por ejemplo, el último presidente de Coepa, Francisco Gómez, o el propio Cristóbal Navarro, dos de las voces más beligerantes desde el principio con la CEV. Hay fumata blanca. Qué pase al final es lo que está por ver.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats