Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Uepal da el sí a la CEV

La organización de Sellés aprueba, con el único voto en contra de la Asociación de Autoescuelas, su incorporación en la patronal

Uepal da el sí a la CEV

Uepal da el sí a la CEV

Toda la cautela había sido poca en la última semana. Sobre la mesa, y tras la reunión mantenida el lunes pasado en El Maestral, había una propuesta de integración de la Unión Empresarial de la Provincia de Alicante (Uepal) en la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV). Todo un hito, teniendo en cuenta que era lo más cerca que se había estado hasta la fecha de integrar a la organización que se había levantado sobre las cenizas de la extinta Coepa y que aún mantenía izada la bandera del alicantinismo. Sin embargo, todas las partes mostraban una prudencia total y absoluta. El temor a no pasar el primer filtro estaba ahí. Al final, se acabó consiguiendo. Uepal dio luz verde en la junta directiva extraordinaria celebrada ayer a su incorporación a la CEV. Lo hacía, además, con un único voto en contra, que no vino en esta ocasión por alguna de las organizaciones de las que podría ser previsible por todo lo sucedido en los últimos tiempos. El voto negativo llegó contra todo pronóstico por la Asociación Provincial de Autoescuelas de Alicante, al parecer, según indicaron desde Uepal, más por discrepancias con la figura del presidente de CEV Comunitat Valenciana, Salvador Navarro, que con el propio proyecto en sí.

Casi todos

De hecho, hay que tener en cuenta que, según destacaron desde la entidad, a la reunión asistió, literalmente, «prácticamente la totalidad de los miembros de la patronal». Tanto que no faltaron Jorge Brotons, por la Federación Provincial de Empresarios de Frutos y Productos Hortícolas; el propio Francisco Gómez, presidente de la Asociación de la Empresa Familiar de Alicante (Aefa) y último dirigente de la extinta Coepa; Miguel Baena, de Apeme y expresidente de Uepal; o José Rizo, mandatario de la patronal de servicios ilicitana Aesec, que, en cualquier caso, fue en representación de Cepyme. El que no asistió fue Cristóbal Navarro.

La junta se había convocado el pasado lunes. Precisamente, el mismo día en el que se celebraba en El Maestral una reunión en la que tomaron parte el presidente de la CEV autonómica, Salvador Navarro; el mandatario de la CEV en Alicante, Perfecto Palacio; el propio Juan José Sellés; el presidente de la Cámara de Comercio de Alicante, Juan Riera; y el vicepresidente de la entidad cameral, Antonio Arias. El encuentro, en la práctica, servía para allanar la entrada de Uepal en la CEV, después de la guerra abierta unos días antes en la Cámara de Comercio a cuenta de la vocalía vacante en el comité ejecutivo. Hasta el punto de que, pese a que Uepal tenía una junta ordinaria este jueves 21, se planteó la posibilidad de que se convocara otra extraordinaria que fuera previa al comité ejecutivo y a la junta directiva -ambas de carácter autonómico- que celebra la CEV mañana miércoles en Alicante. Se envió así la citación de la sesión con un solo punto en el orden del día: el de la propuesta de entrada en la CEV, las condiciones y su aprobación.

De representatividad

Unas condiciones, que, según se fue poniendo sobre la mesa durante la reunión, que se alargó durante una hora y media, y en la que fueron tomando parte todos y cada uno de los asistentes, giran en torno a la obtención de seis vocalías en la asamblea y en la junta directiva, así como de cuatro plazas en el comité ejecutivo, que es el máximo órgano directivo de la CEV. «Uepal tendrá como marco territorial de actuación la provincia de Alicante, sumando su representatividad a la CEV en el ámbito autonómico», destacaban concluida la reunión, a través de un comunicado, desde la organización que preside Juan José Sellés. Una entidad que, en esa frase, no solo parecía dejar claro que no renuncia a mantener su representatividad en Alicante, sino que incluso se autodenominó «patronal» hasta en tres ocasiones en ese mismo comunicado, algo que siempre le han reprochado desde la CEV. «La unión hace la fuerza, y los empresarios alicantinos nos unimos para continuar trabajando juntos por mejorar nuestra provincia. En el ámbito autonómico la forma válida de hacerlo es integrándonos en la CEV y así lo hacemos, sin perder bajo ningún concepto nuestra entidad e identidad, pues juntos seguiremos con nuestra labor de defensa del empresariado de esta provincia», añadía Juan José Sellés en esa misma nota. Posteriormente, en declaraciones a este periódico, el dirigente de Uepal ponía el acento en la importancia de este acuerdo, alcanzado justo cuando se cumplen cinco meses desde que tomó el relevo a Baena al frente de la entidad. Tanto que destacó por encima de todo «la insatisfacción de todo buen acuerdo».

A priori, la integración no supondrá cambios en la estructura de Uepal. Ahora bien, esa entrada está a expensas ahora de que reciba el plácet de la CEV, una vez verificado que se cumplen todos los requisitos. De hecho, la vista siempre ha estado puesta en la asamblea que la patronal de Salvador Navarro tenía previsto celebrar el 4 de abril, aunque aún no está convocada y podría acabar buscándose otra fecha.

Una entrada que pasa por cambios estatutarios en un lado y en el otro

La CEV debe incrementar el número de vocalías en el comité, mientras que Uepal tiene que modificar su marco territorial

Es un primer paso, pero aún no está todo hecho. Para que se pueda materializar el ingreso de Uepal en la CEV, además, con las condiciones que hay en estos momentos encima de la mesa, es necesario que tanto una organización como la otra acometan modificaciones en sus estatutos. Por una parte, Uepal es una asociación de ámbito autonómico, como la CEV, y, por tanto, deberá cambiar ese punto. De hecho, desde la entidad liderada por Sellés indicaban ayer que se tendrá como marco territorial de actuación la provincia de Alicante. Sea esa la solución que se adopte o acabe siendo otra, lo cierto es que habrá que llevar esas modificaciones a una asamblea. La ordinaria está prevista para junio, por lo que podría adelantarse, aunque Juan José Sellés apuntó que aún no hay fecha prevista para esa reunión.

Por su parte, la CEV también tendrá que impulsar una reforma, en su caso, para ampliar la cifra de vocalías en el comité ejecutivo, de manera que pueda entrar Uepal sin tener que dejar fuera a algunos de los representantes que están ahí en ese momento. Alicante, en este sentido, debería pasar de los diez actuales a catorce. No obstante, para mantener la proporcionalidad entre las tres provincias, para las que se siguen criterios basados en el PIB, se incrementarían también el número de plazas para Valencia y Castellón. Alicante, en teoría, seguiría teniendo un tercio de la representatividad. Lo que está por ver es si, dado el goteo de incorporaciones de los últimos meses, y para evitar cabreos innecesarios en la provincia, se gana alguna plaza más. En cualquier caso, sí es cierto que los actuales estatutos de la CEV contemplan la figura de los asesores designados por el presidente, en este caso, por Salvador Navarro, que pueden participar en las reuniones de los órganos de gobierno con voz, pero sin voto.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats