Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guiño a la unidad empresarial

La CEV aprueba en su directiva la incorporación de Antonio Arias, a través de Vectalia, y da luz verde a activar los trámites para el ingreso de Uepal

Navarro y Arias saludándose ayer en la sede de la CEV en Alicante, con Palacio y Riera al fondo.

Navarro y Arias saludándose ayer en la sede de la CEV en Alicante, con Palacio y Riera al fondo. pilar cortés

Los gestos importan, y mucho. Por eso, está muy bien hablar de unidad, pero mejor si se acompaña de hechos concretos. Y eso poco menos es lo que sucedió ayer, tras la reunión de la junta directiva y del comité ejecutivo -ambos de carácter autonómico- que celebró la CEV en Alicante. Un encuentro que, además, sirvió para certificar que el CEO de Vectalia y vicepresidente de la Cámara de Comercio de Alicante, Antonio Arias, ya es CEV, y, al mismo tiempo, para activar los trámites para el ingreso de la Unión Empresarial de la Provincia de Alicante (Uepal), heredera de la extinta Coepa. Todo ello, por si eso fuera poco, en Alicante, en el edificio de la calle Orense, en su día sede de Coepa y hoy base de la CEV, y, encima, con un cóctel posterior al que, por primera vez desde la reconstitución de la nueva patronal autonómica, asistían el presidente de la Cámara de Comercio, Juan Riera, y el propio Arias. Incluso se había invitado al dirigente de Uepal, Juan José Sellés, que tuvo que excusarse por no poder asistir. En cualquier caso, toda una escenificación de unidad en una provincia más acostumbrada a los desencuentros empresariales que a los guiños, y tras una reunión de la directiva de la patronal autonómica que, a la sazón, se celebraba en Alicante.

Por partes. Desde hacía días, todos los ojos estaban puestos en la reunión que se debía celebrar ayer en Alicante. Al fin y al cabo, era el límite que había marcado la CEV, al menos de boca, para la entrada de Uepal. Se trataba simple y llanamente de forzar que las cosas se aceleraran una vez encauzado, tras la reunión de El Maestral del 11 de marzo, el conflicto generado en la Cámara a cuenta de la plaza vacante en el comité ejecutivo. Tanto es así que la organización de Sellés incluso adelantó al pasado lunes su junta para dar luz verde al proceso de ingreso en la CEV. El primer obstáculo se salvó ese día. El segundo escolló se saltó ayer, cuando la patronal de Salvador Navarro aprobó no solo el alta de Arias a través de Vectalia -que, a priori, entrará como un asociado más, sin plaza en órgano de gobierno alguno más allá de su puesto en la asamblea-, sino que autorizó, una vez recibida la solicitud de ingreso de Uepal, junto a la de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), activar el procedimiento y los trámites estatutarios para su incorporación.

La asamblea, en mayo

Pese a que inicialmente la CEV tenía previsto celebrar su asamblea anual el próximo 4 de abril, finalmente se trasladará a mayo, para tratar de que estas dos nuevas entradas lleguen a esa sesión. Eso implica que antes, el 25 de abril, habrá una junta directiva y un comité para cerrar los flecos pendientes de cara a la sesión del órgano soberano de la patronal, al que sí podrían llegar el ingreso de ATA y, en particular, el de Uepal. En cualquier caso, el proceso aún no se ha acabado. Uepal, previamente, debe convocar una asamblea para modificar sus estatutos y cambiar su ámbito territorial, de manera que pase de ser una organización de carácter autonómico a otra provincial, para no colisionar con las competencias de la CEV.

Mientras tanto, la confederación debe hacer lo propio con su marco regulatorio, para ampliar la cifra de representantes por Alicante en el comité ejecutivo -actualmente hay diez-, y dar entrada a los cuatro comprometidos con Uepal, además de las seis plazas en la asamblea y en la junta directiva. En paralelo, y sea como fuere, se quiere dar entrada a los vocales asesores de Navarro, que tienen voz, pero no voto, lo que supone el acceso de algún alicantino más en el comité. Para mantener la proporcionalidad entre las tres provincias, para lo que se siguen criterios basados en el PIB, Valencia y Castellón también verán aumentar sus plazas. Alicante, en teoría, seguirá teniendo un tercio de la representatividad, como en estos momentos.

Las líneas rojas

Ahora bien, vocalías al margen, y pese a que Uepal pueda ser provincial, desde la CEV tienen claro que hay un condicionante que no es negociable: la representatividad y la portavocía en la provincia de Alicante están en manos de Perfecto Palacio, presidente de la confederación en Alicante, al igual que sucede con otras entidades territoriales, como Cedma en la Marina Alta o Cedelco en Elche. Otra cosa es el desgaste que pueda tener para Palacio y para su liderazgo la entrada en su organización de las que hasta ahora habían sido las voces más beligerantes con la CEV. De un lado, el dirigente de la patronal es enemigo de los conflictos; de otro, y hasta la fecha, ha estado en una confederación con mucho asociado militante, «buenrollismo» y poca disidencia. Habrá que ver si se mantiene el ambiente con las nuevas entradas y, de haber discrepancias, cómo se reacciona y cómo se gestiona. El tiempo lo dirá.

De momento, ayer se vivió otro momento cumbre en la historia patronal del último año en esta provincia, con la asistencia de Riera y de Arias a un cóctel de la CEV. Cierto es que tanto uno como el otro habían estado en el 40+1 aniversario que celebró en el ADDA la confederación, y al que asistió el Rey; que la cúpula de la patronal ha estado con total naturalidad en actos de la Cámara como la Noche de la Economía; y que Arias iba en la delegación de la CEOE -por mediación de la CEV- que viajó con Felipe VI a Marruecos. Sin embargo, no se les había visto, ni a uno ni a otro, en reunión alguna de la patronal, y sí, sin ir más lejos, en la asamblea en la que se proclamó a Sellés presidente de Uepal. Incluso a Arias se le acusó de estar detrás de la revuelta en la Cámara hace un par de semanas, mientras que Riera corría el riesgo de salir quemado pasara lo que pasara. Al final, Antonio Arias ha acabado en la CEV y hasta se le considera uno de los artífices de la entrada de Uepal en la patronal, y Juan Riera no solo ha salido bien parado, sino que ha reforzado en cierto modo su posición. Solo faltaba, pues, el guiño. Y llegó ayer.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats