Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La unidad empresarial

La CEV debe dedicarse a lo que se espera de ella: canalizar propuestas, formar emprendedores, generar riqueza e interactuar con los gobiernos

Juan José Sellés, empresario alicantino, presidente de Uepal, sobre la que aún arden las brasas de la desaparecida patronal provincial Coepa, ha hecho lo que debía hacer y lo que tenía en mente desde que se hizo cargo de la organización: meter en la CEV a la parte del empresariado de Alicante que se resistió de origen a sustanciarse en una confederación más de Mestalla que del Rico Pérez, y «alicantinizarla» desde dentro.

Logrado ello, no deben escatimarse méritos ni a Sellés ni mucho menos a Salvador Navarro, que como presidente de la renacida confederación autonómica, ha hecho más kilómetros de Valencia a Alicante en pos de la unidad que los que puedan llegar a sumar todos los políticos alicantinos con escaño en las Cortes Valencianas. La organización autonómica debe dedicarse a lo que la sociedad espera de ella

En menos de un año, han refundado una patronal, se han ganado el respeto de la CEOE, han traído al Rey Felipe VI a Alicante, se han convertido en un magnífico interlocutor de un gobierno autonómico de izquierdas y de las Cámaras de Comercio, se han despojado del sambenito de patronal de derechas y de momento parecen mostrar una fortaleza fuera de duda, hasta el punto de hacer buena entre los empresarios la frase de «si no estás en la CEV, no estás».

Todo tan bonito como un campo de amapolas, pero aquí ya se han acabado el postureo, los personalismos y las catetadas. La organización empresarial debe dedicarse a lo que la sociedad espera de ella: canalizar propuestas, formar emprendedores, generar riqueza, aumentar el empleo, subir los salarios e interactuar con los gobiernos desde el diálogo y no con la confrontación porque sí. Lo demás son alharacas y juegos florales. Las 115 propuestas para la Comunidad ahora que vienen elecciones deben ir más allá del anuncio y convertirse en su caballo de batalla para los próximos años. Entretenerse en otra cosa supondrá una decepción para un territorio que debería aprender de los errores del pasado.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats