Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cambio de tendencia

Los autónomos elevan su cotización

Trabajadores por cuenta propia de la provincia empiezan a apostar por pagar una cuota más alta para mejorar la futura pensión y las nuevas prestaciones que les han reconocido este año

Una profesional de la peluquería, atendiendo a una clienta.

El año 2019 ha marcado un punto de inflexión para el colectivo de los trabajadores por cuenta propia. El ejercicio comenzó con mejoras en las coberturas y las prestaciones sociales recogidas en el real decreto de diciembre pasado que les venía a equiparar en varios aspectos a los trabajadores asalariados: camareros, hosteleros, fontaneros, peluqueros ... Una vieja reivindicación de este colectivo que, además, ha impulsado a muchos autónomos a elevar su base de cotización con el fin de aumentar las cuantías de cara a la jubilación, pero, también, a mejorar las de las nuevas prestaciones conquistadas.

El nuevo sistema de cotización para este año establecía un incremento del 1,25% de la base mínima, fijada en 944,40 euros, y el tipo se elevaba un 0,1%, al pasar del 29,9% al 30%, lo que significaba que la cuota para los autónomos persona física subía sólo alrededor de cinco euros al mes. Pero, a cambio, mejoraban sus derechos en cuanto a las contingencias profesionales, el cese de actividad y la formación. Las contingencias comunes ya estaban reconocidas y las otras, salvo la formación, se abonaban aparte, si se quería, mientras que ahora están incluidas en la cuota general. El aumento de la base mínima supone una cuota mensual de 283,30 euros, frente a la de 278,83 euros que pagaban hace un año.

Nuevo escenario

Con este nuevo escenario, en estos meses muchos emprendedores han ido abandonando la franja mínima. Y los datos a mes de marzo pasado así lo demuestran. Si hace un año eran en la provincia 68.202 autónomos personas físicas los que se encuadraban en la base mínima, en algunos casos bonificada por la denominada tarifa plana para los emprendedores principiantes, ahora son 3.091 menos. Aunque siguen representando el porcentaje mayoritario, han experimentado un ligero descenso, y han pasado de suponer el 89,31% del total de 76.269 autónomos personas físicas de hace un año al 83,17% de los 78.287 actuales.

Y la opción que han elegido mayoritariamente para aumentar su base de cotización, y, por tanto, las cuantías de futuros derechos, ha sido la fijada entre la mínima y 1,5 veces esta base. Ahora son 9.106 trabajadores por cuenta propia que cotizan en esta franja, frente a los 4.047 de marzo de hace un año. Es decir, 5.059 más. Y su peso sobre el total ha pasado de representar un 5,30% al 11,63%, según los datos de la Seguridad Social. Las otras categorías han sufrido ligeros retrocesos, salvo la de la máxima (más de tres veces la base mínima), que experimenta una subida del 7%.

Estas estadísticas se refieren a los autónomos personas físicas, y no a otros, como los denominados societarios, que tienen otras bases de cotización. En conjunto, al cierre del pasado mes de marzo en la provincia había 130.646 trabajadores por cuenta propia afiliados a la Seguridad Social.

Más protección

El cambio de la base de cotización es voluntaria, señalaba Rafael Pardo, presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) en la Comunidad Valenciana. El representante de la organización consideraba que las últimas novedades del real decreto del pasado año, «así como la reforma de 2017, que mejoró la protección del colectivo, están animando a mucha gente a subirse la base de cotización. Ésta era una de las recomendaciones que desde las asociaciones veníamos realizando a los emprendedores, sobre todo de cara a mejorar las pensiones», explicaba Rafael Pardo. El representantes de ATA detallaba que este aumento decidido voluntariamente puede mejorar las cuantías en distintos supuestos de prestaciones futuras, como las de incapacidad permanente;las de la pensión de jubilación; las de la baja por enfermedad común o la de maternidad.

También desde la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos del País Valenciano (UPTA-PV) incidían en casos muy concretos, «como los de los transportistas, los albañiles u otros profesionales cuyo trabajo pueda implicar algún tipo de riesgo. Si antes, en caso de baja, la cobertura era del 70%, ahora ya es del 100%. Y eso es un factor importante», señalaba Javier Pastor, secretario general de UPTA-PV.

De acuerdo con el real decreto del pasado año, los autónomos tendrán derecho a cobrar la prestación por accidente de trabajo o enfermedad profesional desde el primer día. E, igualmente, no pagarán la cuota a la Seguridad Social a partir del segundo mes por enfermedad o incapacidad temporal hasta el momento del alta. En este caso, serán las mutuas las que pasan a asumirlas.

La cercana jubilación

Por otra parte, además de la mejora en las prestaciones, en el horizonte más cercano también se encuentra para muchos autónomos la edad de jubilación. Una circunstancia que les lleva a tomar la decisión de aumentar la base de cotización para elevar la cuantía de la pensión. En la provincia, la media de esta prestación para los autónomos se situaba a finales de 2018 en los 649,83 euros mensuales, aunque la de jubilación superaba los 721,51 euros, según datos del Ministerio de Trabajo Migraciones y Seguridad Social. Tres meses después, el promedio de la pensión de los autónomos en Alicante era ligeramente superior, de 665,84 euros al mes y la de jubilación, de 738,34 euros mensuales. No obstante, son unas cuantías que se encuentran por debajo de la media provincial de las pensiones contributivas, que en marzo pasado se situaba en 854,66 euros al mes y la de jubilación, en 966,82 euros mensuales.

Sin embargo, «la opción de elegir la base de cotización de cara a la jubilación sólo se puede hacer a partir de los 47 años, ya que después de esa edad hay fuertes restricciones», según advertía el responsable de Empleo de CC OO en l'Alacantí, José María Ruiz Olmos.

También el representante sindical apuntaba que este cambio de tendencia de los autónomos a elevar sus bases de cotización «podría vincularse a la idea de optar por una franja más cercana a los ingresos reales», según detallaba José María Ruiz Olmos.

Flecos de la negociación

Al margen de esta consideración, el secretario general de UPTA-PV también alertaba de que, pese a que este año ha traído importantes mejoras en las prestaciones para el colectivo, «todavía queda pendiente una negociación de varios aspectos con el Gobierno», señalaba Javier Pastor. Y uno de los principales, añadía, «es que el autónomo pague en base a los ingresos. Esta es una antigua reivindicación del sector, planteada a todos los partidos políticos. Nosotros queremos que el sistema sea sostenible, pero también distributivo». Por otra parte, Javier Pastor también citaba varias casuísticas que han podido influir en el aumento de la base de cotización del colectivo. Una de ellas es que, «en el momento en el que te das de alta por primera vez como autónomo con más de 48 años, la base mínima ya no es de 944 euros, sino de 1.018», explicaba el secretario general de UPTA. Además, «si un trabajador persona física que emplea a más de diez trabajadores decide contratar a uno más, la base ya le sube a los 1.214 euros», apostillaba el representante de UPTA-PV. De hecho, desde CC OO también coincidían en que se deben introducir cambios en el sistema y que los trabajadores autónomos «deben cotizar por los ingresos reales».

Casi la mitad de los emprendedores de la Comunidad tiene entre 40 y 54 años

Entre 40 y 54 años, hombres, españoles y con una antigüedad de más de cinco años de su negocio es el perfil mayoritario de los 197.998 trabajadores por cuenta propia personas físicas afiliados a la Seguridad Social en la Comunidad Valenciana. Las denominadas personas físicas no están integradas en sociedades mercantiles, cooperativas u otras entidades societarias y, además, tampoco son colaboradores familiares ni están registrados como parte de algún colectivo especial de trabajadores. Más de 93.100 de estos emprendedores tienen entre 40 y 54 años y representan el 47% del total. Por edad, igualmente, los siguientes grupos más numerosos son los que se encuentran en las franjas de entre 25 y 39 años (51.627) y la de 55 o más años (49.353). La mayoría de estos autónomos operan en el sector servicios, al representar el 77% del total, seguidos de los de la construcción, que suponen el 11,6% y, en menor medida, los de la agricultura y la industria, cuyo peso es del 5,9% y 4,7%, respectivamente. Por sexos, el hombre gana en cifras, con 125.697 trabajadores por cuenta propia, frente a 72.303 autónomas. Según los mismos datos del Ministerio, en un 84,8% de los casos son españoles y el 15,2%, extranjeros; y casi la mitad del colectivo tiene un negocio con más de cinco años de antigüedad, mientras que el 18% tiene una empresa activa entre uno y tres años. Los que apenas llevan en el mercado seis meses son 20.049 emprendedores, que representan el 10,1% del total de los autónomos personas físicas de la Comunidad. El 83,7% (165.817) cotizan por la base mínima y el 0,5% (1.021) por la máxima.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats