Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mercadona cambia de proveedor de algodón y fuerza a la alcoyana Korott a buscar nuevos clientes

La compañía alcoyana Korott se encuentra en pleno proceso de búsqueda de nuevos clientes y nuevas vías de negocio para compensar la caída de ventas registrada después de que Mercadona decidiera cambiar de proveedor para los productos de algodón que comercializa en sus tiendas. Hasta el año pasado, Korott era quien suministraba a la cadena de Juan Roig los bastoncillos para las orejas y los discos desmaquilladores pero ambas empresas no llegaron a un acuerdo sobre el precio para renovar esta colaboración. Eso sí, la firma dirigida por Javier Blanes sigue fabricando la marca propia de Mercadona de productos de fitoterapia y complementos alimenticios, que suponen el grueso de sus ingresos.

En este sentido, las cuentas de la compañía de 2018 ya empezaron a reflejar los efectos de este desenganche en la línea de algodón, que se inició en el último trimestre del año y se completó en el primero de 2019, según confirmó ayer a este diario el propio Blanes. Así, frente a los crecimientos de facturación de los ejercicios anteriores -en 2017 la firma alcoyana ingresó un 8,6% más-, el año pasado la cifra de negocios apenas avanzó un 0,64%, hasta sumar 24,48 millones de euros, según el balance depositado en el Registro Mercantil.

Por segmentos, la firma alcoyana continuó mejorando las ventas de productos farmacéuticos y dietéticos, que pasaron de 17,3 a 17,8 millones, pero las de productos con algodón se redujeron -de 7 a 6,6 millones-, fruto del inicio del citado proceso de salida de los lineales de Mercadona.

Por su parte, los beneficios se contrajeron más de un 56%, al pasar de 1,82 millones a 794.280 euros, condicionados, sobre todo, por la valoración de las variaciones de existencias a final de año.

Adquisición

El director gerente de la firma señaló ayer que la compañía aún está valorando qué hacer con la línea de producción de algodón, un mercado en el que, según reconoció, es difícil competir con las multinacionales especializadas. De momento, ha recolocado a los trabajadores en otros departamentos. En cuanto a la búsqueda de nuevos ingresos para compensar, Javier Blanes recordó que la firma adquirió el pasado enero una pequeña empresa catalana, Power Gym, especializada en la venta de complementos nutricionales para deportistas y ha traído a Alcoy buena parte de la producción. Además, ha empezado a fabricar sus especialidades para terceras marcas. De esta forma, la firma reducirá algo su dependencia de Mercadona que, aún así, supondrá entre un 85% o un 90% de su facturación, según los cálculos de Blanes.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats