Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cerco a la subcontratación

La negociación colectiva empieza a introducir vetos a la externalización de tareas ordinarias, sobre todo en hostelería

Un momento de las jornadas jurídicas celebradas en el Museo de Arte Contemporáneo.

Un momento de las jornadas jurídicas celebradas en el Museo de Arte Contemporáneo. áxel álvarez

La temporalidad y la precariedad laboral son dos de los grandes problemas que sufre el mercado de trabajo en España y que vienen advirtiendo y denunciando las organizaciones sindicales. Ayer, ambos aspectos centraron la primera parte de las XXII Jornadas de Estudio de Derecho Laboral, que tradicionalmente se celebran en Alicante con la colaboración de CC OO y el Consejo General del Poder Judicial. Unas sesiones en las que participan destacados juristas y expertos españoles y a las que asisten abogados y representantes sindicales de la provincia. En la primera de las ponencias, Sebastián Moralo, magistrado de la Sala IV del Tribunal Supremo (TS), abordó el tema de la precariedad a través de la subcontratación, tanto en la vertiente de la evolución de los convenios colectivos como de los recursos que se presentan ante el TS.

El magistrado, que advirtió de que hablaba en nombre propio y no en el del Alto Tribunal, indicó que los sindicatos se esfuerzan cada vez más para que en los convenios colectivos se reconozcan los mismos derechos a los trabajadores de la subcontrata que a los de la empresa principal, «especialmente en lo que se refiere a las tablas salariales». Y, en este sentido, citó el caso del convenio de hostelería de Tenerife, en el que se prohíbe la subcontratación en las actividades que son ordinarias en las compañías.

Una cláusula que afectaría, en gran medida, a las camareras de piso, a las que popularmente se denomina kellys, ya que en muchos casos sus trabajos vienen siendo externalizados por firmas de hostelería. «Y, en estos casos, cobran menos al depender la empresa subcontratada del convenio de limpieza», explicaba después de la ponencia Francisco García, representante del sindicato CC OO. No obstante, el magistrado alertó de que en el convenio tinerfeño se excluyen del veto las subcontratas de tareas específicas, léase, la limpieza de fachadas u otras que requieran una especialización.

La batalla en Alicante

Y para exponer que en la negociación laboral hay mucha diversidad en esta materia, Moralo aludió a que, pese al avance que ha supuesto la introducción de esta cláusula en el acuerdo de hostelería de Tenerife, «en el de Las Palmas no se recoge». Tras las jornadas, Francisco García (CC OO) también destacó la importancia «del paso dado en Tenerife». Y consideró que «debe ser un modelo a exportar. En la provincia de Alicante, donde hay mucha externalización de servicios en la hostelería, estamos batallando en las negociaciones por eso. Pero está en los tribunales y está pendiente del fallo judicial». García interpretó, además, que del ejemplo tinerfeño expuesto por el magistrado Moralo «se entendía que la prohibición de las subcontratas no atenta contra la libertad empresarial».

Tanto la subcontratación como la situación actual de la temporalidad laboral, a raíz de las resoluciones judiciales, generaron multitud de preguntas entre el público asistente. Este último aspecto fue abordado por el ilicitano Antonio Sempere, también togado de la Sala IV del Tribunal Supremo. En este caso, el magistrado -que, asimismo, advirtió de que hablaba a título propio y no en el Tribunal- indicó que, «por sentencias del Tribunal de Luxemburgo y por evolución interna, está cambiando el modo de resolver los temas de las personas con contratos temporales en el empleo público y en el privado». Las ideas principales están encaminadas a la «no discriminación en las retribuciones, el tiempo de trabajo o en la promoción profesional entre el empleado fijo o el temporal».

Exceso de temporalidad

El magistrado señaló que, «en estas jornadas, estamos poniendo sobre la mesa los problemas muy actuales sobre las categorías de temporales y fijos». Y añadió que, en los últimos tiempos, sobre este aspecto «hay una mayor conciencia a la hora de negociar convenios colectivos, de dictar leyes o sentencias». No obstante, advirtió de que lo que hace falta es que esa mayor sensibilidad jurídica se traduzca en realidad y no haya excesos de temporalidad ni en el sector público ni en el privado». En la jornada de clausura de ayer también intervino la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, quien resaltó que en estas jornadas se están introduciendo «todas las miradas», refiriéndose a que en la sesión del día anterior se abordaron temas como la perspectiva de género y las relaciones de igualdad en el trabajo.

Por su parte, Daniel Patiño, de CC OO-PV y coordinador de las sesiones, dijo que estos encuentros de análisis «abordan las formas de precariedad actual, la necesaria igualdad real en el enjuiciamiento y la negociación colectiva, como herramienta para dar respuesta a los retos del mundo del trabajo».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats