Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El dato del paro avala la desaceleración

El descenso del desempleo en 10.100 personas en Alicante este verano es inferior al del inicio de la recuperación económica

El sector turístico es el que más tiró del empleo en el tercer trimestre.

El sector turístico es el que más tiró del empleo en el tercer trimestre. jose navarro

El paro baja a menor ritmo en la provincia y la ocupación crece, pero con menos fuerza. Dos tendencias que reflejan los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al tercer trimestre del año y que vendrían a avalar los síntomas de desaceleración económica sobre los que vienen advirtiendo distintas organizaciones económicas y empresariales, y organismos internacionales.

La ocupación aumentó en la provincia en más de 12.500 personas en el tercer trimestre del año, fruto del dinamismo que adquieren los negocios vinculados al turismo en la época estival. De hecho, la llegada de visitantes a la «terreta» creció este verano un 4%. Ahora hay 795.300 alicantinos con trabajo, frente a los 782.800 del segundo trimestre. Paralelamente, salieron de la bolsa del paro 10.1000 alicantinos, lo que hizo retroceder la tasa del desempleo al 13,5%, que se sitúa por debajo de la media estatal del 13,92% y de la autonómica del 13,91%. Así, al cierre de septiembre, la cifra de personas sin trabajo bajaba hasta las 124.900. Una mejoría trimestral y también interanual, si se tiene en cuenta que entre junio y septiembre del pasado año el número de desempleados bajó sólo en 1.600 personas.

No obstante, el alivio para el mercado laboral alicantino se para ahí. Porque en la comparativa con algunos de los años precedentes, sobre todo con los del inicio de la recuperación económica, los resultados hablan de una ralentización en el descenso del desempleo. Los 10.100 parados menos registrados este verano quedan muy lejos de los 17.800 de 2014, año en que se empezaron a detectar signos de reactivación tras la crisis. Y más distantes aún se encuentran de la bajada de 20.700 parados en el mismo trimestre de hace dos años o del recorte de 2016, cuando más de 40.000 personas salieron de las listas del paro.

Un año que coincide con uno de los momentos del «boom» del turismo en Alicante por la importante llegada de visitantes que antes iban a otros destinos competidores, como Túnez o Turquía, pero que optaron por la provincia ante la situación de inestabilidad que atravesaban aquellos países.

Desde el sindicato CC OO, también vinculan el descenso del paro con el aumento de la población inactiva, que subió hasta las 651.400 personas en la provincia, 3.200 más que en el trimestre anterior, adquiriendo relevancia el colectivo de pensionistas (+16.000). «Este grupo se alimenta tanto de parados como de ocupados, por lo que cabe pensar que la bajada del desempleo no solo se corresponde con personas sin trabajo que encuentran un empleo, sino, además, con las que estando desempleadas llegan a la edad mínima de jubilación», indicaba José María Ruiz Olmos, responsable de Empleo de CC OO en l'Alacantí-Les Marines.

Más población activa

No obstante, los expertos también introducen otro factor técnico como es el incremento de la población activa. Es decir, hay más personas dispuestas a trabajar, lo que dejaría poco margen para una mayor disminución del paro. Ahora la población activa de la provincia alcanza la cifra de 920.300 personas, 2.500 más que tres meses antes. Y la evolución de la ocupación, pese a la mejoría trimestral de 12.500 nuevos empleos, refleja, igualmente, una ralentización con respecto al mismo periodo de 2018. Entonces, los empresarios alicantinos generaron 18.500 puestos de trabajo más que en el trimestre anterior, lo que significa que había seis mil personas ocupadas más el año pasado respecto al actual.

Además, la evolución del empleo ha ido por sectores. Mientras en la agricultura se perdieron 2.700 trabajos en tres meses y 1.200 en la construcción, la actividad industrial ganó 3.100 y el sector servicios, 13.300. «Lo que más llama la atención es que la industria, que debería afianzar más el empleo, ha tenido un aumento de solo 3.100 nuevas contrataciones», advertía Yolanda Díaz, coordinadora de Empleo de UGT en l'Alacantí-La Marina. Este sindicato, además, ponía el acento en la necesidad de «apostar por una industria más fuerte en unos momentos en que estamos inmersos en la transformación digital y que en nuestra provincia existe una decisión clara por el posicionamiento de la digitalización». Por otra parte, en la patronal autonómica CEV relacionaban el descenso de la ocupación en la agricultura en Alicante con los factores estacionales propios del sector, pero, igualmente, con la «repercusión adversa de la DANA sobre la actividad y el empleo a lo largo y ancho de la provincia».

La CEV y el Consell: dos visiones

También subrayaban que, en consonancia con la evolución de la población activa y la ocupación, el paro ha bajado en tasa trimestral en todos sectores, salvo en agricultura. Y resaltaban que la bajada trimestral ha sido muy intensa en el sector servicios. «No obstante, en tasa anual, el paro sube en esta actividad», incidían. En general, la CEV realizaba «una valoración negativa» de los datos de la EPA y hacía una llamada a los poderes públicos «para que centren su actividad política y económica en despejar incertidumbres, apoyar al tejido empresarial e implementar medidas para estimular la economía».

Sin embargo, en el ámbito autonómico, desde la Generalitat trasladaban otro enfoque diferente. El secretario autonómico de Empleo, Enric Nomdedéu, señalaba que los datos de la EPA revelan que «8.300 personas han abandonado el desempleo en la Comunidad Valenciana» y es la cuarta autonomía «donde más ha bajado el paro en términos absolutos». Nomdedéu destacó que la evolución del paro es más favorable en la Comunidad que en resto de España, donde se percibe «una evidente desaceleración». Incidió en que se ha producido una bajada del -2,38% en el número de desempleados, superior a la media registrada en el Estado (-0,5%). Y subrayó que la tasa de paro bajó al13,9% «un nuevo mínimo desde la crisis de 2007-2008». En conjunto, el verano ha dejado 8.300 parados menos en la Comunidad, con lo que el número total de desempleados se sitúa ahora en las 339.700 personas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats