Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barreiro: «Lo importante no es aumentar la facturación sino los resultados»

Un mes después de tomar el mando de la constructora alicantina, ya ha puesto en marcha las primeras medidas para ajustar costes

Barreiro: «Lo importante no es aumentar la facturación sino los resultados»

Barreiro: «Lo importante no es aumentar la facturación sino los resultados»

P ¿Cómo han sido sus primeras semanas en Alicante?

R Han sido semanas de aterrizaje, de entender Ecisa y de entender el pasado y el por qué tenemos la situación que tenemos ahora. También de conocer al equipo y empezar a conocer a los clientes.

P Su llegada se produce tras un año en el que la facturación de la firma cayó de 126 a 83 millones, y las pérdidas pasaron de 15 a 25,6 millones ¿Cuáles fueron las causas?

R Pero es que eso no es correcto porque deberíamos comparar perímetros iguales. Si tú haces la comparación del perímetro que Ecisa tiene hoy, que es España y Argelia, la cifra de 2018 fue de 73,9 millones y el equivalente de ese perímetro en 2017 fue de 69 millones y en 2016, de 49 millones. En realidad, ha habido un crecimiento de ese mismo perímetro. En los 126 millones que refleja la facturación consolidada están incluidas sociedades que ya no son de Ecisa o se han cerrado, como Qatar, Chile o Irlanda. Lo de las pérdidas es cierto. ¿Por qué se han producido? Bueno, principalmente por el cierre de Chile (la compañía tuvo que liquidar su filial tras desacuerdos con el Gobierno chileno en una adjudicación), que ha supuesto un impacto tremendamente grande para la sociedad. Y, segundo, la reestructuración de la sociedad, la finalización de determinados proyectos y el tener que traer a la gente de vuelta ha supuesto un ajuste de la plantilla que ha llevado a asumir una serie de costes adicionales.

P ¿Cómo revertirá la situación?

R Estamos haciendo varias cosas. Uno de los temas que más falta nos hacía era tener un control de detalle de los proyectos. Para ello, hace unos meses se incorporó un nuevo CFO (director financiero) que, junto con una serie de métodos que acabamos de poner en marcha, nos van a permitir un esquema de control de costes y planificación que nos ayude a detectar cualquier tipo de desviación a tiempo, y tomar las medidas oportunas. Segundo, hemos puesto en marcha un esquema de reducción de costes agresivo, para recortar los que sean superfluos. Y, tercer punto, hemos incluido una figura que es el gestor contractual, de forma que analicemos desde la fase de oferta cada uno de nuestros proyectos y, en función de eso, negociemos a su debido tiempo lo que sea necesario.

P Aunque todavía no quiera dar cifras, ¿podría adelantar si aumentará la facturación este año?

R Lo importante no es aumentar la cifra de arriba, la facturación, lo importante es aumentar la cifra de abajo, los resultados. La mayoría de empresas constructoras cayeron en su día en ese error, que era hacer crecer la cifra de arriba a cualquier costa, y eso trajo consecuencias terribles para muchas, que acabaron desapareciendo.

P Ecisa salió fuera durante la crisis y, gracias a eso, sobrevivió, pero desde hace un par de años sus responsables decidieron volver a focalizarse en el mercado nacional. ¿Seguirá siendo así?

R Sí, de momento, sí. Vamos a seguir trabajando donde estamos, en España y Argelia, con enfoques distintos. Argelia es para nosotros un mercado de proyectos puntuales, sólo con clientes con reconocida solvencia y no en obra pública.

P ¿En España seguirán centrados en construcción residencial?

R No. Hace unos años Ecisa tenía el 50% en residencial y el 50% en obra pública, y la idea es volver a balancear. Es decir, este 2019 el residencial supondrá aproximadamente el 80% del negocio, y en el futuro seguiremos apostando por construir vivienda en Levante y Madrid. Pero también vamos a seguir trabajando lo que yo llamo el sector industrial, que son hoteles, centros comerciales, naves... Un segmento que queremos impulsar. En tercer lugar, potenciaremos la obra pública con nuestros clientes actuales -como Adif o Renfe- y proyectos nuevos...

P Eso supone un cambio de estrategia con respecto a lo que anunció su antecesor, Manuel Peláez, en diciembre pasado, que apostó claramente por el residencial...

R Los cambios traen cambios. Lo que queremos es estar en diversas actividades, que nos permitan capear los picos y los valles que haya en cada una de ellas. Si sube el residencial, haremos residencial, pero, si baja, tengo otras áreas. Pero, por continuar, nos quedan dos patas que queremos potenciar. Una de ellas es la rehabilitación. Hasta ahora sólo lo trabajábamos de manera reactiva, cuando nos lo pedía algún cliente, pero ahora lo haremos proactivamente. Y la quinta pata es que en Ecisa tenemos la tremenda suerte de tener una empresa de instalaciones propia -Hispana de Instalaciones Técnicas Industriales-que, a día de hoy, hace instalaciones mecánicas, eléctricas y de fontanería y climatización. Básicamente lo hace para obra residencial, tanto interna, para la propia Ecisa, como para otros, y hemos puesto en marcha un plan, con el que vamos a tratar de posicionarnos como una empresa global de instalaciones, focalizada en Levante. Por ejemplo, hay una oportunidad tremenda en renovables, con el auge del autoconsumo. Las instalaciones y la rehabilitación van a ser nuestras nuevas apuestas.

P ¿Su nombramiento supone que Al Alfia toma definitivamente el control de Ecisa?

R Bueno, el consejo está formado por accionistas mayoritarios y minoritarios y, hasta donde yo sé, es un nombramiento acordado entre todos los accionistas.

P ¿Qué papel mantiene la familia Peláez en la empresa?

R La familia Peláez ha sido responsable de la empresa hasta ahora y, como tales, tienen un papel importante, son accionistas de la compañía. Hablamos de una compañía con dos grupos accionistas, no hay mil, y que están bien avenidos.

P En su trayectoria destaca, sobre todo, su paso por Abengoa e Isolux. La primera bordeó diversas veces el concurso y la última se vio abocado a él. ¿Curte trabajar en empresas con dificultades?

R Salí de Abengoa antes de esos problemas, pero creo que toda trayectoria profesional curte. Yo tuve la suerte de entrar en Abengoa en la parte IT y acabamos sacando Telvent, que fue la primera compañía española en cotizar en el Nasdaq, y después pasé a llevar Latinoamérica y fuimos capaces de crecer en cuatro años de 650 a 1.400 millones. Después de 20 años decidí cambiar y me llamaron para intentar solucionar una empresa con unos problemas tremendos, Isolux. Lo asumí como un reto y como una responsabilidad, porque Isolux tenía 7.000 empleados y me pareció que debía hacer el esfuerzo. No conseguimos salvar el concurso, pero sí conseguimos salvar la inmensa mayoría de puestos de trabajo, al venderla por partes.

P ¿Y cómo llegó a Ecisa?

R Tras salir de Isolux monté varias empresas -Electria, en México, o Sainsol, en España- y , bueno, mi intención no era volver a trabajar en una gran empresa, pero me llamó la atención el reto y lo que conocía de Ecisa, y decidí aceptar. Ahora estoy absolutamente convencido de que he tomado la decisión correcta porque es una empresa con un equipo humano excelente, con ganas de empujar y de hacer cosas espectaculares, y creo que, con unas pequeñas herramientas de control y unas pequeñas ayudas, podemos hacer cosas espectaculares. El objetivo es que dentro de dos años Ecisa sea la empresa en la que todo el mundo quiera trabajar en Alicante.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats