Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La contrarreforma laboral: «monólogo social» para la patronal autonómica y avances parciales para los sindicatos

El presidente de la CEV critica que las propuestas vuelven a cargar el coste fiscal a las espaldas de las empresas y UGT y CC OO destacan el control sobre la subcontratación. Los agentes sociales y económicos reclaman medidas negociadas

Imagen del trabajo de un asalariado en una empresa industrial.

Imagen del trabajo de un asalariado en una empresa industrial. Áxel Álvarez

La publicación del acuerdo de Gobierno entre PSOE y Podemos, que incluye la derogación de gran parte de la reforma laboral que aprobó el PP en 2012, sorprendió a patronal y sindicatos el día antes de la celebración de la Nochevieja. Y, aunque sin entrar en excesivos detalles, ya recibió al día siguiente las primeras críticas por parte de la gran patronal CEOE y la de las pequeñas y medianas empresas (Cepyme) que contemplan el pacto para facilitar la investidura de Pedro Sánchez con «preocupación», además de valorar que las medidas están «más cerca del populismo que de la ortodoxia económica».

Desde la Comunidad , el presidente de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), Salvador Navarro, consideraba ayer que el acuerdo PSOE-Podemos en materia laboral se ha convertido, «como ha pasado con la subida del salario mínimo (SMI), en un monólogo social, dejando aparcado el diálogo social que hemos mantenido durante 42 años en este país conjuntamente con las organizaciones sindicales».

Y, aunque al igual que la gran patronal Navarro no profundizó sobre medidas concretas, sí criticó que las propuestas «vuelven a cargar, de nuevo, como han hecho otros gobiernos, también de derechas, el coste fiscal a las espaldas de los empresarios». El líder de la CEV anunció que en el próximo comité ejecutivo de la patronal autonómica, que se celebrará el 23 de enero en Alicante, se analizará en profundidad el documento.

Por su parte, los sindicatos UGT y CC OO sí incidían en algunas propuestas del pacto. Aseguraban que se recuperan derechos para los trabajadores que se perdieron con la reforma de 2012. No obstante, advertían de que la reivindicación sindical siempre ha sido la derogación completa de la normativa.

Algunos de los puntos que el acuerdo establece como urgentes es la «recuperación del papel de los convenios colectivos» y, entre otros aspectos, derogar la prioridad aplicativa de los de empresa sobre los sectoriales; además de eliminar la posibilidad del despido por absentismo causado por bajas de enfermedad o limitar la subcontratación a servicios especializados ajenos a la actividad principal de la empresa.

Para UGT y CC OO, la primera y última propuestas tendrán una incidencia importante, ya que se recuperan las condiciones de la negociación colectiva;«y se acabará con el papel residual que daba la reforma a las organizaciones sindicales y con la supremacía de los convenios de empresa sobre los de sector», destacaba Consuelo Navarro, secretaria general de CC OO en l'Alacantí-Les Marines.

Igualmente, UGT puso el acento en que el mayor control sobre la subcontratación «tendrá incidencia en nuestra provincia en la actividad de servicios y en la externalización que se hace de tareas como las de las camareras de pisos en los hoteles», apuntó Yaissel Sánchez, secretaria territorial de UGT en las mismas comarcas. Tanto el dirigente de la CEV como las de los dos sindicatos se manifestaron con cierta prudencia sobre el pacto, aunque coincidieron en que las medidas deben ser negociadas con los agentes sociales y económicos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats