Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El tamaño de las empresas frena el impulso de la responsabilidad social en el calzado

Un estudio elaborado por la UMH destaca que la mayoría de las firmas carece de estrategias sociales y que solo realizan actuaciones concretas

El tamaño de las empresas frena el impulso de la responsabilidad social en el calzado

El tamaño de las empresas frena el impulso de la responsabilidad social en el calzado

La mayoría de las empresas de calzado carecen de estrategias de Responsabilidad Social Corporativa (RSC). El pequeño y mediano tamaño de la mayor parte de las industrias zapateras, unido a la escasa exigencia de los clientes, lleva a que las acciones o actividades que se realizan en el sector en esta materia sean de carácter informal o puntual, según se desprende del informe «Innovación social y responsabilidad social corporativa en el sector español de calzado y componentes», que ha elaborado la Cátedra del Calzado San Crispín de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche, con la financiación de la Generalitat Valenciana.

El rector de la UMH, Juan José Ruiz; el conseller de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo de la Generalitat, Rafael Climent; y el director de la Cátedra, José Antonio Belso, dieron a conocer ayer el resultado de este trabajo, que se ha llevado a cabo con la colaboración de 200 empresas, en su mayoría implantadas en la provincia de Alicante.

El estudio sostiene que, en la actualidad, hay un alto conocimiento en el sector zapatero sobre las cuestiones que tienen que ver con la RSC y la sostenibilidad. No obstante, apuntó José Antonio Belso, «la Responsabilidad Social Corporativa no ha alcanzado un punto crítico en la cadena de valor comercial. De ahí que las empresas analizadas le concedan mayoritariamente una importancia media a cuestiones clave como seguir las mismas pautas que tienen sus proveedores». Y esto, pese a que cada vez más directivos y propietarios de compañías están concienciados de su relevancia en la gestión de su imagen pública e interna, así como en el retorno a la sociedad de parte de los beneficios.

Sostenibilidad

Donde más destaca el sector es en la implantación de medidas para fomentar el respeto y el cuidado al medio ambiente, aunque aquí también juega importancia el tamaño de cada empresa. En este sentido, desde la UMH destacan que «las empresas de calzado de la provincia están incorporando paulatinamente medidas vinculadas con el cuidado o la mejora del medio ambiente a sus procesos de producción y gestión».

Las firmas zapateras prestan especial atención al reciclado de residuos, a la realización de acciones para reducir residuos y desechos, así como a la reducción del consumo de agua y energía. De hecho, según recoge el estudio de la UMH, más del 70% de las firmas analizadas tiene en cuenta estas cuestiones siempre o casi siempre, y más del 60% utiliza productos respetuosos con el medio ambiente.

El punto negativo en lo que se refiere a la adopción de medidas vinculadas al cuidado o mejora del medio ambiente se lo queda el escaso fomento del uso del transporte colectivo y la movilidad sostenible, que también se puede achacar a que la red de transporte público no da cobertura suficiente a las zonas de concentración industrial, lo que provoca un uso masivo del vehículo particular.

Por otro lado, la calidad del calzado y la atención al cliente se han convertido en un factor diferenciador y de competitividad de las empresas del sector en la provincia. En este sentido, más del 75% de las firmas que han participado en el estudio de la UMH aseguran cumplir con criterios de calidad en la producción y los servicios.

Otras de las conclusiones a las que ha llegado el trabajo realizado en la UMH es que la mayoría de las firmas son conscientes de que la Responsabilidad Social Corporativa es una gran oportunidad para mejorar la relación con la sociedad, y para proyectar una imagen positiva a todos los grupos de interés.

Además, el estudio sostiene que la aplicación de este tipo de estrategias permite a las firmas mejorar su capacidad de contratación y permanencia de los empleados.

El trabajo también destaca que la implicación de las empresas con acciones sociales se centran en el patrocinio o la realización de donaciones que contribuyan a proyectos de otras organizaciones. De hecho, son menos las ocasiones en las que son las propias empresas las que desarrollan íntegramente el proyecto y son escasas las oportunidades en las que se coordina la participación de los trabajadores en las acciones sociales, fundamentalmente, apuntó José Antonio Belso, «por la pequeña dimensión y estructura de la mayoría de las empresas».

Modelo

Tras conocer el resultado de este estudio, el conseller Rafa Climent dijo que «la Responsabilidad Social Corporativa tiene rentabilidad, y no solo financiera, ya que también hay que mirar la parte social». En este sentido, Rafa Climent añadió que «tenemos que empezar a cambiar el modelo de empresa, para contar con un modelo de empresa más innovadora y participativa».

El rector de la UMH, Juan José Ruiz, apuntó que «este tipo de estudios son un ejemplo de lo que debe ser la transferencia del conocimiento con nuestro entorno más cercano, trabajando hacia el objetivo de desarrollo sostenible estrechamente vinculado con la prosperidad económica de nuestra provincia».

El empresariado reclama más apoyo de las instituciones

A la hora de adoptar estrategias de Responsabilidad Social Corporativa los empresarios reclaman más apoyo institucional. El estudio de la UMH refleja, en este sentido, que el empresariado percibe un apoyo insuficiente de la actuación política e institucional para la puesta en marcha de acciones encaminadas a este objetivo. Esta circunstancia tiene una incidencia en el interés de algunas compañías y también en la falta de motivación de los equipos directivos y en el tiempo dedicado a la Responsabilidad Social Corporativa. Para hacer frente a este problema, el conseller de Economía, Rafa Climent, recordó ayer que, «el pasado mes de julio, el Consell aprobó la Ley de Responsabilidad Social, que se está reglamentando, y que esperamos que esté lista en cuestión de meses». Otros aspectos que influyen en la menor incorporación de políticas sociales es que la inversión, a juicio del responsable autonómico de Economía, «no siempre se traduce en beneficios ni en reconocimiento social».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats