Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crisis de Levantina: cinco CEO y casi 300 despidos desde que Bybrook tomó el control

El gigante del mármol, con sede en Novelda, plantea otro ERE para 54 trabajadores, casi un año después del que aplicó en marzo de 2019 y que representó la salida de 234 empleados

La crisis de Levantina: cinco CEO y casi 300 despidos desde que Bybrook tomó el control

El sector del mármol y el Medio Vinalopó han vuelto a sufrir una sacudida con el anuncio de un nuevo Expediente de Regulación de Empleo (ERE) por parte de Levantina, gigante sectorial y uno de los principales referentes de la actividad económica en la comarca. El ajuste laboral supondrá el despido de 54 trabajadores, entre empleados del área de producción y de administración. Esta es la segunda reestructuración que ejecuta Levantina casi en un año, después de que en marzo de 2019 ya aplicara otro ERE que, finalmente, afectó a 234 empleados y el cierre de la planta Novelda 1. Con los sucesivos ajustes, la compañía cuenta ahora en Novelda con más de 450 trabajadores, de los casi mil que llegó a tener antes de la crisis, según fuentes sindicales. Además, también es la segunda reestructuración de plantilla que se realiza en Levantina desde que en mayo de 2018 se hiciera con el control de la misma el fondo británico Bybrook, que, igualmente, ha relevado en varias ocasiones a sus ejecutivos principales desde entonces.

Cambio de consejeros

De hecho, el nombramiento del actual consejero delegado, Juan Dionis Trenor, que entró el pasado mes de octubre, es el quinto cambio que se realiza en el cargo ejecutivo de la marmolera. El baile de consejeros comenzó al poco de hacerse Bybrook con el control de la compañía. Y en este periodo dos de ellos han marcado sendas etapas destacadas en la empresa. Patrick Verschelde fue nombrado al poco del desembarco del fondo británico y estuvo en el cargo hasta que la firma consiguió refinanciar su deuda a finales de ese mismo año. Y Andreas Fluhrer fue el que negoció el ERE en marzo del pasado año. Ahora le toca el turno a Juan Dionis Trenor de iniciar las negociaciones del ajuste laboral, que comenzarán el lunes.

Fuentes de la compañía marmolera han trasladado a los representantes de los trabajadores que los motivos del nuevo ERE se deben a causas económicas y productivas. La crisis exportadora que el sector arrastra desde hace años es uno de los principales factores.

Objetivo: «Ser viable»

La empresa considera que, ante la situación actual, ha tenido que continuar tomando medidas «para seguir siendo viable y recuperar la actividad». Sus objetivos son adecuar la producción a la demanda.

Cuando aplicó el ajuste laboral hace casi un año, la marmolera no ocultaba que la firma se había visto «gravemente castigada», como el conjunto del sector, por la crisis del sector y el hundimiento de las exportaciones, lo que afectaba a su situación económico-financiera, que desde el año 2016 había supuesto «unas pérdidas por un importe de 194 millones», según la propia compañía. Y, con respecto al pasado ejercicio, las mismas fuentes de Levantina informaron de que las ventas del grupo cayeron un 13,30% entre 2018 y 2019, y, en el acumulado desde 2013, el descenso de la facturación se eleva al 46%. En el caso de la planta Novelda 2, una de las más afectadas por esta reestructuración, la producción se vio aminorada entre 2017 y 2019 en un 30%, según las mismas fuentes. Los representantes sindicales muestran la preocupación por el impacto que esta nueva medida supone para la plantilla, tras aplicarse la del pasado año, aunque confían que en el periodo de negociación «se pueda reducir el número de afectados y que los que salgan lo hagan en las mejores condiciones económicas», señalaban Pascual Gosálvez, del Colectivo de Trabajadores Asociados (CTA), y Miguel Ángel Mira, de CC OO.

Sector: Revalorizar el producto

Igualmente, en el sector marmolero el anuncio del ERE ha caído, de nuevo, como un jarro de agua fría, ya que Levantina es uno de los motores económicos de la zona. Desde la Asociación Mármol de Alicante, su presidente, David Beltrá, manifestó ayer que Levantina es «la empresa de más peso». Y, a nivel sectorial, planteó que, ahora, la necesidad más urgente de las empresas «es revalorizar el producto y la materia prima». Además, Beltrá consideró que la Conselleria «debe ayudar a una industria y un territorio deprimido, porque los males del sector son los males de la comarca».

Otros dos ajustes durante la crisis y tres cambios de propiedad desde 2006

En los primeros años de la crisis, principalmente entre 2009 y 2010, Levantina ya aplicó otros dos Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) de extinción de contratos, que supuso el despido de más de 400 trabajadores de distintas plantas, según fuentes sindicales. Por tanto, este sería el cuarto ajuste laboral que aplica el gigante el mármol en diez años. Pero, por otra parte, en más de una década Levantina se ha visto inmersa en tres cambios de propiedad desde el año 2006. Bybrook se hizo con la compañía en mayo de 2018 al comprársela a los bancos acreedores, liderados por el francés BNP Paribas, representando el tercer cambio en el capital. El segundo fue en 2010, cuando los fondos Impala y Charterhouse pusieron la marmolera en manos de los bancos acreedores. Y la primera fue en 2006, cuando las familias noveldenses Esteve y Máñez la vendieron a Impala y Charterhouse. Ya con el expediente del pasado año, los alcaldes de la comarca del Medio Vinalopó reclamaron a la Generalitat un plan de reindustrialización para una de las zonas con más tasas de desempleo y cuyo territorio está muy vinculado a la actividad del mármol. Los sindicatos vuelven a reclamar las medidas para la zona.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats