Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La compraventa de viviendas cae en Alicante por primera vez en cinco años

El descenso de operaciones de casas de segunda mano aún es mayor al bajar un 8,3%, mientras las nuevas aumentan un 4,3%

Para ver este vídeo suscríbete a Información o inicia sesión si ya eres suscriptor.

El año 2019 parece que no ha sido un buen ejercicio para el mercado inmobiliario, ya que se cerró con un descenso en la compraventa de viviendas, de un 6,4% en la provincia con respecto al año anterior por las 36.851 operaciones registradas, y de un 3,3%, a nivel estatal, que alcanzó la cifra de 501.085 transacciones.

Según la Asociación de Promotores de Vivienda de Alicante (Provia) y de los Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (API) las causas de la bajada, la primera tras cinco años de subida, están relacionadas, sobre todo, con la nueva Ley Hipotecaria, que ha producido retrasos al ampliar los plazos para confirmar la compra de viviendas. Como explica Juan Carlos Sempere, CEO de Ábaco Servicios Inmobiliarios, ahora se tiene que ir dos veces al notario, primero para iniciar la operación y, tras quince días, se tiene que volver para confirmarla. Una situación que ha causado «que de los 30 ó 45 días que transcurrían antes de la ley entre que un cliente se decidía por una casa hasta que la compraba, ahora, se ha pasado a más de 60 días», asegura Sempere.

Estas circunstancias afectan tanto a las adquisiciones de viviendas nuevas y a las de segunda mano. No obstante, en el caso de las de nueva construcción, el pasado año se realizaron 6.194 operaciones, que suponen un aumento del 4,3%. Jesualdo Ros, secretario general de Provia, explica este alza porque había «demanda retenida y poca oferta de suelo para construir». Ros insiste en que el retraso en las concesiones de licencias de obras «ahuyenta a los inversores».

Por otra parte, en el caso de las viviendas de segunda mano, el pasado año se concretaron en la provincia 30.657 transacciones, un 8,3% menos que en 2018. Aquí, sobre todo intervienen los precios, «que están altos», según Sempere. Pero, igualmente, la Ley Hipotecaria, que, al establecer «una excesiva burocracia y exigencias, a veces, acaba disuadiendo al potencial comprador», advierte Marifé Esteso, presidenta de los API.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats