Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UA lanza una red pública que permite transacciones seguras frente a los hackers

Investigadores de la informática y el derecho crean una cooperativa para dar servicio a la Administración y las empresas con tecnología blockchain

La tecnología blockchain cuenta ya con una red pública nacida de la Universidad.

La tecnología blockchain cuenta ya con una red pública nacida de la Universidad. rafa arjones

El grupo de investigación de la Universidad de Alicante en el laboratorio BAES, liderado por la profesora de Derecho Mercantil Carmen Pastor, ha creado una sociedad cooperativa abierta a todos los sectores y administraciones para dar un servicio de red pública con tecnología blockchain «totalmente segura» y antihackers, como certifica la, a su vez, directora del grupo.

«Nos hemos lanzado para dar garantías de seguridad en un servicio de red a todos los niveles y sin ningún ánimo de lucro, más bien como una mutua», explica Pastor.

Aunque la revolucionaria red que lanzan nació como una tecnología financiera a partir de un sistema descentralizado de pagos a base de criptomonedas, y a título privado, los investigadores no se han quedado ahí y han ampliado el servicio a cualquier tipo de transacción y registros para todo el público. «Se trata de dar seguridad, y de la misma forma que anotas el valor de unas acciones, se puede trasladar a las lunas de un coche, como el caso de Ford», con quien ya han puesto a prueba la red.

Los riesgos de internet pasan a la historia con la tecnología blockchain. Pastor explica que este sistema de software, que actúa como una cadena de bloques, permite almacenar «todo tipo de información de una manera inmutable». Y con la nueva red, se acaba también con la necesidad actual de contar con un tercero de confianza -como sucede cuando hay que compulsar un documento-, y se evitan las copias. «Todo funciona a base de dígitos, por resumirlo mucho, blockchain evita la falsificación y permite transferir archivos y documentos, o incorporar los títulos académicos y un largo etcétera como si de un billete infalsificable se tratara, esa es la seguridad que da blockchain».

Confianza

Los investigadores llevan ya un par de años trabajando en la red, y explican que el principal problema para el desarrollo de la tecnología blockchain radica precisamente en la ausencia de una red de confianza, porque resultan «muy caras e insostenibles con el medio ambiente».

«Desde la Universidad hemos construido una red confiable, una autovía en la que el peaje a pagar no sea la privacidad, que sea para todos y la mejor forma de llevarlo a cabo era constituirse en una cooperativa», abundan Carmen Pastor y Ramón Martínez, técnico y programador de BAES que, como asegura la profesora, «es el que ha levantado la red».

La plataforma está abierta a que se adhieran «empresas sociales, startups, pymes, universidades, administraciones públicas y actores de todos los sectores, públicos y privados, del ecosistema económico y social. Sus aplicaciones son infinitas, la marcará cada usuario», abundan.

A la pregunta de si con la nueva red dejarán de tener sentido los servicios bancarios que actualmente permiten, al menos, transacciones financieras seguras, Pastor apunta que en absoluto figura entre las pretensiones del grupo investigador la eliminación de los bancos, pero sí recalca que «lo que no puede ser es que la cuarta revolución industrial crezca sin instituciones que nazcan de la propia comunidad, no tiene sentido que todo lo copen empresas privadas».

Con ese espíritu comunitario ponen a disposición la infraestructura, la nueva red, «y ya cada uno que ponga el coche que quiera, pero la carretera debe estar», precisan. Añaden al unísono que se ha diseñado cumpliendo toda la legislación a que obligan los servidores a nivel europeo, «y con cero protagonistas, que es la característica de una cooperativa. Somos profesores de universidad con el apoyo de empresas y asociaciones, que dejamos la puerta abierta por la misma definición de una cooperativa», de la que forma parte Fundeun, la Fundación Empresa Universidad con sede en la Universidad de Alicante; así como cámaras de comercio, colegios profesionales e institutos tecnológicos. «Da respuesta a una necesidad común de los operadores sociales y económicos y de forma transparente», concluyen.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats