Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Climent quiere extender a la Comunidad Valenciana el modelo vasco de cooperativismo industrial

El conseller visita Mondragón para conocer la normativa que facilita la participación de los trabajadores en el capital de las sociedades

Climent quiere extender a la Comunidad Valenciana el modelo vasco de cooperativismo industrial

Climent quiere extender a la Comunidad Valenciana el modelo vasco de cooperativismo industrial

En los años 60, una parte del empresariado local, macerado en el catolicismo de base y ligado a posiciones valencianistas, tuvo en el modelo Mondragón una especie de Ítaca. De aquel grupo de jóvenes emprendedores nacieron iniciativas como Caixa Popular, cooperativas de servicios o viviendas, la escuela Florida (hoy universidad) y la cadena de distribución Consum. Hoy, el cooperativismo pesa en la Comunidad: 6.600 millones en ventas, cerca de 60.000 puestos de trabajo y 2.500 entidades forman el ecosistema autóctono.

Mondragón sigue inspirando, pese a la quiebra de Fagor o los problemas de endeudamiento de Eroski, que han hecho tambalearse el modelo en los últimos años. En este contexto, una delegación de la Conselleria de Economía y la Confederació de Cooperatives de la Comunidad (Concoval), visita esta semana diferentes empresas en el País Vasco, además de encuentros de trabajo con representantes e instituciones para conocer de primera mano la experiencia y conocimiento en cooperativas. «Esta experiencia permitirá estrechar lazos y crear alianzas entre la Generalitat y el País Vasco en materia de cooperativismo industrial», explica el conseller Climent. Junto a Climent y su equipo viajan el presidente de Concoval, Emili Villaescusa, y la directora de la confederación, Nardi Alba. La idea es ir más allá en la Comunidad con un modelo que ya tiene una importante implantación, pero que se centra en la distribución alimentaria (Consum), la agroalimentación y también la construcción de viviendas y la distribución eléctrica. El objetivo, apuntan, es importar a Valencia las novedades de su modelo de cooperativismo industrial.

El País asco es la comunidad autónoma con más empleados en cooperativas y sociedades laborales (67.630). La Corporación Mondragón, santo y seña del modelo y su filosofía, facturó 12.215 millones en 2018, con 81.837 trabajadores en plantilla. Ayer visitaron a este grupo, que está formado por 98 cooperativas y 143 filiales, con Laboral Kutxa como uno de los emblemas, empresas de componentes de automoción y electrodomésticos, o el grupo Eroski, además de la Universidad de Mondragón.

La Conselleria está interesada en las novedades de la regulación vasca de cooperativas. Hoy se reunirán con la consejera de Trabajo para abordar el texto, las líneas de ayudas a la economía social y aspectos como la participación en estas empresas. Según explicó la directora general de Cooperativismo, Teresa García, interesa el modelo desarrollado por el Gobierno vasco para participar en las empresas, y facilitar también la entrada de los trabajadores en el capital de sus empresas. Se ofrece como una salida para empresas que van a ser traspasadas, que abordan la jubilación o que no tienen relevo generacional.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats