Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los desplazamientos durante la cuarentena se concentran en los polígonos industriales

La campaña del níspero convierte el norte de la Marina Baixa en una de las zonas con más contactos

Los desplazamientos durante la cuarentena se concentran en los polígonos industriales

Los desplazamientos durante la cuarentena se concentran en los polígonos industriales

La periferia industrial de Orihuela, Elche, Alicante, Elda, Alcoy y Finestrat son los puntos calientes de afluencia de personas durante el confinamiento. Un estudio del INE basado en el tránsito de los teléfonos móviles durante el estado de alarma pone de manifiesto cómo la pandemia ha dormido al sector servicios mientras la actividades fabriles y agrícolas han mantendo una porción importante de su rutina. En ellos se concentran parte de las actividades fundamentales, como los almacenes de logística o la producción de alimentos, y las industrias en las que no es posible el teletrabajo.

Al extrarradio de Elche, donde se localizan focos de actividad notables como el Parque Empresarial, el aeropuerto o la huerta, llegan en un día normal más de 40.000 personas del casco urbano y de municipios cercanos, según el estudio. El descenso de actividad durante la alarma ha reducido a la mitad ese flujo, pero cada día laborable han estado llegando a este distrito -formado por las pedanías ilicitanas- entre 22.000 y 13.000 personas. "Normalmente en el Parque Empresarial trabajan unas 12.000 personas, entre las que hay muchos tipos de actividad. Es lógico pensar que las empresas industriales han mantenido el trabajo presencial y que la reducción se debe al teletrabajo de las demás", apunta Joaquín Garrido, delegado en Elche de la Cámara de Comercio y socio de Clave Informática.

Otro foco importante de movimiento han sido las zonas industriales de Alcoy. Los distritos donde se ubican los polígonos La Beniata, Cotes Altes y Santiago Payá atraen normalmente a unas 12.000 personas, afluencia que en la primera semana de confinamiento se redujo en más de un 50% hasta tocar fondo en la fase de hibernación económica, donde se registraron 3.500 personas. Para el secretario general de Ateval, Pepe Serna, estos movimientos "pueden relacionarse con las 40 ó 50 empresas de confecciones" de la zona que "están produciendo textil sanitario". En su opinión, las empresas que están fabricando material para hospitales "a demanda sobre todo de la Generalitat" representan el 20% del sector textil de la zona. Gran parte de esos tres millares de personas que, según el INE, acudieron a los talleres de estas empresas el martes 7 de abril, trabajaban en hacer productos esenciales como "mascarillas, batas, delantales, gorros, manguitos, sábanas toallas e incluso mortajas", como señala el representante de Ateval, para los hospitales valencianos. La fabricación de maquinaria sanitaria en los talleres de los polígonos y la producción alimentaria también habrían contribuido a ese tránsito de personas en los días más severos de cuarentena.

El sector oeste del término municipal alicantino, donde se concentran los polígonos de Pla de la Vallonga, Las Atalayas y Agua Amarga, ha mantenido también el 50% de su afluencia habitual, por lo que unas 9.000 personas han seguido acudiendo a su puesto de trabajo diariamente durante el confinamiento. El patrón es muy parecido en Finestrat, Elda y Orihuela, donde la industria ha funcionado a medio gas durante estos días.

"Esas zonas del mapa son fundamentalmente zonas fabriles, talleres, de y activivades consideradas esenciales como logística o alimentación. Los almacenes de distribución de supermercados y de comercio online están ahí", apunta al respecto Luis Rodríguez, secretario general de Fempa.

Movimiento interior

El 26 de marzo, el norte de la Marina Baixa empezó a registrar movimientos de centenares de personas hacia municipios pequeños de montaña. La explicación más lógica es que el flujo se corresponde con temporeros y socios de cooperativas agrarias de la zona que participan en la campaña de recogida del níspero. "Empezamos a finales de marzo y la campaña durará dos meses", confirma una fuente de Asaja en la zona, que sitúa la afluencia diaria en unas "mil personas". En el mapa del INE la zona aparece sin actividad relevante hasta el jueves 26 de marzo, fecha en que registra la llegada de más de 1.300 personas.

¿Contagios?

Con miles de personas acudiendo cada día desde sus hogares a estos puntos de trabajo presencial, cabe suponer que una posible reproducción de los contagios se produzca ahí. No obstante, tanto en la campaña agrícola del níspero como en el trabajo industrial, se están respetando las distancias de seguridad, el trabajo con material de protección y las supervisiones de personal sanitario, según explican la citada fuente de Asaja y el portavoz de Fempa.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats