Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La provincia perdió 26.800 empleos en el primer trimestre

Los datos sólo recogen las dos primeras semanas de los efectos de la paralización de la actividad por el Covid-19

Imagen de un polígono en la ciudad de Elche.

Imagen de un polígono en la ciudad de Elche. antonio amorós

La provincia de Alicante perdió 26.800 empleos durante el primer trimestre del año, al caer la cifra de ocupados desde los 787.600 del periodo anterior a los 760.800, de acuerdo con los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) que ha publicado el Instituto Nacional de Estadística (INE), que recoge los primeros efectos de la paralización de la actividad por el Covid-19 aunque sólo de forma tangencial. Como aclara el propio INE, al tratarse de una media de las 13 semanas que componen el trimestre, los efectos de la pandemia, que se concentraron en las dos últimas del periodo, quedan diluidos en los datos.

De esta forma, la EPA matiene la tendencia de la caída de la ocupación que suele recoger en el primer trimestre del año -cuando finalizan los contratos de la campaña navideña y aún no se ha reactivado el sector turístico-, aunque, eso sí, los efectos del Covid-19 en las últimas semanas del periodo provocan que es descenso sea mayor al habitual. Así, frente a los 26.800 empleos que se perdieron este año, en el primer trimestre de 2019 el descenso fue de 4.200 ocupados y en 2018 de 12.500. De hecho, la caída de la ocupación es la mayor de la serie desde el primer trimestre de 2012 -uno de los peores años de la crisis-, cuando se perdieron 36.500 empleos.

Paradójicamente, a pesar de la destrucción de puestos de trabajo, la EPA también refleja una fuerte caída del paro, desde los 146.500 desocupados de finales de 2019 a 134.400 en los primeros tres meses de 2020 -una diferencia de 12.100 personas-, lo que rebaja la tasa de desempleo al 15,01% en la provincia, aún así algo por encima de la media nacional, del 14,4%. Sin embargo, el propio INE aclara que la evolución del paro se ve afectada por la metodología que utiliza y que sólo clasifica como parados a los que realizan una búsqueda activa de empleo -algo que resulta ahora muy complejo al estar cerradas muchas empresas- y están en disposición de incorporarse a un nuevo puesto de forma inmediata, lo que también es más difícil cuando muchos trabajadores se ven obligados a cuidar de sus familiares.

El resultado es que muchos parados han sido clasificados como inactivos, un colectivo que ha pasado de 642.800 a 687.300 personas en este periodo. Todos los años suele subir en el primer trimestre -muchas personas que se emplean en Navidad, como estudiantes, dejan de buscar empleo una vez finalizada la campaña- pero no en esta proporción. Además, el dato de parados tampoco incluye los afectados por ERTE, que se consideran ocupados.

Por sectores

En cuanto a la distribución por sectores, la caída de la ocupación se concentra especialmente en los servicios, donde el número de personas con trabajo desciende de 593.000 a 566.300; y también baja en la agricultura, donde los ocupados pasan de 27.400 en el cuarto trimestre de 2019 a 18.300 en el primero de 2020.

Por su parte, subió la ocupación, al menos hasta que empezó la pandemia, en la industria (de 118.400 a 123.500 ocupados) y en la construcción, de 48.900 a 52.600.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats