Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS

El coronavirus se lleva por delante el inicio del circuito ferial del calzado

Italia suspende la cita de Riva del Garda de junio - Los eventos de agosto y septiembre garantizan la devolución del dinero para retener inscritos

El coronavirus se lleva por delante el inicio del circuito ferial del calzado

El coronavirus se lleva por delante el inicio del circuito ferial del calzado

El futuro incierto al que se enfrenta el sector del calzado tiene mucho que ver con lo que suceda en los circuitos feriales como consecuencia de la crisis del coronavirus. Son muchas las firmas zapateras de la provincia que a lo largo del año acuden a varias citas internacionales para presentar sus colecciones y venderlas a clientes de todo el mundo. Las citas más próximas han sido suspendidas, mientras que los organizadores de los eventos que llegarán a partir de agosto lanzan mensajes con el fin de tranquilizar al sector para que las empresas reserven su espacio, aunque al final la feria no se pueda celebrar por el Covid-19.

Mirando el horizonte más próximo estaba la feria de Riva del Garda, en Italia, que iba a celebrar su próxima edición en junio, entre los días 13 y 16. No obstante, según informó la Federación de Industrias del Calzado Español (FICE), la dirección certamen ha tomado la decisión de cancelar su 94ª edición debido a la crisis sanitaria generada por el Covid-19.

Las limitaciones para volar y reunir grandes cantidades de personas están detrás de este tipo de decisiones que afectan al sector, ya que esta cita siempre ha supuesto una primera toma de contacto de la industria con los clientes de cara a presentar en primicia colecciones que pueden evolucionar, en función de la respuesta de los compradores, de cara a las siguientes ferias del circuito internacional. «Ahora se complica todo más», apuntaba un empresario de calzado de Elche que indicaba que «tendremos que buscar nuevas fórmulas para hacer llegar los muestrarios a los clientes que solíamos ver en Riva del Garda».

La misma suerte ha corrido la edición de primavera de la feria Obuv' Mir Kozhi de Moscú, que ha sido cancelada definitivamente tras haber sido pospuesta en dos ocasiones. Inicialmente estaba prevista para el 17 de marzo, fue retrasada al 12 de mayo, y finalmente se fijó para junio. Sin embargo, al final ha tenido que ser suspendida.

En julio este año no hay convocatorias importantes, pero en agosto llegará una nueva edición del evento que organiza la patronal española en Tokio, al que seguirán citas importantes como la de Milán, en septiembre.

El presidente de la Federación de Industrias del Calzado Español, José Monzonís, indicó que «nos preocupa la repercusión de esta situación en las marcas, y más aún en las marcas pequeñas», a la vez que explicó que para tratar de confianza al sector los organizadores de las próximas ferias están garantizando la devolución de los importes pagados por las marcas, para reservar espacios en las ferias, si llegado el caso, cuando se vaya a celebrar, no pueden viajar como consecuencia de la crisis del coronavirus.

Campañas

Por otro lado, con el fin de contrarrestar el efecto negativo de la crisis del coronavirus, la patronal nacional ha entablado conversaciones con el ICEX para que el Estado financie campañas para estimular la compra de zapato español en países a los que no se está llegando por la crisis.

«Se trata de estar presentes entre los compradores profesionales», explicó José Monzonís, que añadió que «pensamos que es una buena opción para suplir la desconvocatoria de eventos que tradicionalmente han sido importantes para nuestras empresas». En cualquier caso, insistieron desde la patronal nacional, «estas campañas deben ir dirigidas expresamente a los compradores profesionales», ya que también son los que tampoco pueden asistir a los eventos cancelados.

Y todo esto, añadieron desde la Federación de Industrias del Calzado Español, cuando lo que se aconseja a las empresas es que inviertan sus esfuerzos en retener a los clientes que les proporcionan una mayor rentabilidad, ya que es ahí donde, apuntó José Monzonís, «se podrán obtener márgenes de rentabilidad para salir adelante en un momento en el que es muy probable que veamos una caída de la producción nacional de zapatos».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats