Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS

La reactivación del comercio tira del tejido industrial de la provincia

Calzado, textil, juguete, mármol o metal comienzan a servir pedidos a las tiendas del mercado nacional que han reabierto sus puertas

Trabajadores de una fábrica de juguetes preparan material para servir.

Trabajadores de una fábrica de juguetes preparan material para servir. juani ruz

La industria alicantina comienza a ver salir los primeros pedidos de sus fábricas con destino al mercado nacional, tras la reapertura del comercio, aunque esta reactivación de las tiendas conlleve las limitaciones de la desescalada para evitar un rebrote de los contagios.

Es todavía «un hilillo», como decía un fabricante de juguetes de la provincia. Sin embargo, tras el parón derivado de la emergencia sanitaria, ese ligero movimiento de mercancías hacia las tiendas que han subido las persianas supone entrar en el círculo de la economía. «Significa que ya estamos hablando de negocios», destacaba un industrial del calzado.

No obstante, en algunos casos los pedidos que se están enviando son stocks que se habían quedado bloqueados en las empresas y que se cancelaron por el cierre forzoso del comercio por el decreto del estado de alarma para frenar la propagación del covid-19. En el caso del calzado, están saliendo los encargos del verano que faltaban por servir. Otra cosa es el producto de la temporada de otoño-invierno, sobre la que hay mayor incertidumbre. «Estamos preocupados por la evolución del comercio, por ver cómo supera este sector la situación actual», subrayaba Marián Cano, presidenta de la Asociación Valenciana de Empresarios del Calzado (Avecal).

De hecho, esta semana en que la mayoría del país ha entrado en la fase 1, a excepción de los centros metropolitanos de Madrid y Barcelona, y algunas zonas de Castilla y León, «va a ser clave» de cara a planificar la producción y pulsar cómo se puede comportar la demanda, según advertía Càndid Penalba, presidente de la Asociación de Empresarios Textiles de la Comunidad Valenciana (Ateval). Este sector mantiene un nivel de actividad de alrededor del 70%, casi como el resto de la industria provincial, a excepción de la de componentes de calzado, que no llega al 50%, estima el presidente de la sectorial AEC, Manuel Román, aunque también están enviando pedidos a clientes nacionales e internacionales.

Empleados en ERTE

Muchas empresas de distintos sectores se han acogido a los Expedientes del Regulación Temporal de Empleo (ERTE). En el caso de la industria, son 2.016 las compañías alicantinas que han recurrido a esta figura y 21.259 los trabajadores afectados, lo que la coloca en la segunda posición en solicitudes de ERTE, por detrás de los servicios, que acumulan 21.983 expedientes y 101.121 suspensiones temporales de empleo.

Por otra parte, el textil provincial, pese al parón de la actividad, salvo la considerada esencial, durante el periodo de Semana Santa que impuso el Gobierno con el decreto del permiso retribuido, ha mantenido viva la llama, en parte, por la reorientación de algunas firmas hacia la fabricación de material sanitario ante la falta de estos productos en los primeros momentos del covid-19. Una nueva línea que se quiere mantener, entre otras cosas, «porque las firmas han hecho inversiones en maquinaria», subrayaba Penalba. Pero, ahora, también se están enviando pedidos al mercado nacional del textil, «aunque mínimos, porque el comercio va con precaución», añadía. No obstante, el presidente del sector textil reconocía que la reactivación del mercado «es una buena noticia».

Además, en el contexto internacional sí se detecta un repunte de la demanda. Esta industria manufacturera ya comienza a enviar pedidos a países del norte de Europa, que son los que han registrado un menor impacto de la crisis del coronavirus. Y, posteriormente, se prevé que vaya bajando por el resto del continente.

Más dinamización en la fase 2

El comportamiento del consumo en Italia en sus fases de desescalada es otro de los puntos de mira de la industria manufacturera alicantina, al igual que el hecho de que gran parte del territorio nacional se incorpore a la fase 2, «ya que va a suponer poder desplazarse a otras provincias», subrayaba Luis Rodríguez, secretario general de la patronal metalúrgica alicantina Fempa. La entrada en la fase 2 permitirá la movilidad interprovincial, lo que dinamizará la actividad directa de los comerciales con los clientes de cara al verano, ya que hasta ahora se veía restringida y limitada a los contactos vía correo electrónico o llamadas telefónicas, explicaba el ejecutivo de esta patronal.

Francia, Reino Unido y Alemania

Aunque el sector de los componentes de calzado registre un nivel de actividad más flojo que otras industrias provinciales, también está registrando una vía de escape en los mercados exteriores. «Sobre todo en Francia, que es un buen mercado nuestro, y en Alemania, ya que ellos están trabajando por encima del 60%», calculaba Manuel Román. También el país germánico está respondiendo a los fabricantes de juguetes. Pese a que la exportación sectorial está bajando, «tiene un ritmo más dinámico que el mercado nacional», destacaba José Antonio Pastor, presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ). Y la muestra es la evolución al alza, hasta en un 8%, de las ventas a Reino Unido y a Alemania en abril. «Y eso anima», añadía Pastor. Sobre todo, cuando el balance mensual de la comercialización en España arrojaba en abril una caída del 4% respecto al mismo mes de 2019.

Campañas de promoción

Los sectores del mármol y el metal tienen un nivel de actividad superior, entre otras cosas, porque han podido enviar pedidos a la exportación durante el estado de alarma. «Pudimos servir pedidos a Arabia Saudí antes de que empezara el Ramadán», según destacaba David Beltrá, presidente de la Asociación Mármol de Alicante. Y, en el caso del comercio del metal, esta actividad ha podido abrir antes que otras y una parte de la fabricación ha sido considerada en este periodo como actividad esencial, detallaba Luis Rodríguez. La industria alicantina prevé que hasta que no pase un año no se apreciará su recuperación, por lo que urge al Gobierno central y al Consell campañas de promoción de sus productos para incentivar el consumo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats