Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El entorno de Alicante y las áreas industriales se afianzan como las zonas de mayor riqueza

Sant Joan y Mutxamel vuelven a ser las localidades de 20.000 habitantes con las rentas más altas de la provincia mientras que Torrevieja se mantiene en el último lugar. El empleo cualificado y la menor economía sumergida determinan el nivel de ingresos

Vista de Sant Joan d'Alacant, municipio de mayor renta entre los de más de 20.000 habitantes.

Vista de Sant Joan d'Alacant, municipio de mayor renta entre los de más de 20.000 habitantes. ANTONIO AMORÓS

El entorno de Alicante y las localidades con una industria más desarrollada y menos manufacturera se afianzan como las zonas de mayor riqueza de la provincia, tal y como pone de manifiesto la actualización de los indicadores urbanos que publicó hace unos días el Instituto Nacional de Estadística (INE). En este estudio se miden aspectos como la composición de los hogares y su nivel de renta en todos los municipios españoles de más de 20.000 habitantes, lo que en la provincia de Alicante arroja diferencias muy significativas entre unos lugares y otros. Si el año pasado ya se evidenciaban estos contrastes, con esta actualización de datos se consolidan.

Así, mientras que Sant Joan d'Alacant tiene una renta media de 30.000 euros por hogar, con datos referidos a 2017, en Torrevieja se quedan en 18.484 euros. Es muy significativo, además, que Mutxamel se mantiene en segunda posición con 29.259 euros, y que acorta distancias con la localidad vecina. Los dos municipios del área metropolitana de Alicante son, asimismo, los dos únicos de la provincia que superan la media nacional, que se sitúa en 28.417 euros por hogar. Cerca de esa cifra se quedan la capital provincial, con 27.759 euros, y San Vicente del Raspeig, con 27.143.

En la anterior estadística de indicadores urbanos, el área metropolitana de Alicante conformaba en conjunto el grupo de cabeza en cuanto a la renta de los principales municipios de la provincia, pero ahora Ibi ha superado a El Campello, con una media de 94 euros más por hogar. La villa juguetera ejemplifica la pujanza de las localidades con una industria más tecnológica, menos manufacturera o con puestos de trabajo más cualificados, o bien con una economía más diversificada. Al igual que el año pasado, Novelda y Alcoy aparecen en esta categoría, con rentas que superan los 25.000 euros por hogar.

La incidencia del perfil económico de cada localidad y del tipo de empleo predominante en ella se percibe con claridad en el hecho de que ningún municipio costero esté entre los primeros puestos por nivel de renta, salvo Alicante y El Campello. No obstante, conviene destacar que todo el litoral ha incrementado de forma ostensible la riqueza media de sus hogares en relación a los datos publicados por el INE el año pasado; en Altea, Calp, Dénia, la Vila Joiosa, l'Alfàs del Pi y Pilar de la Horadada estos aumentos superan los 1.000 euros. Eso sí, entre ellos hay también distancias importantes; más de 2.400 euros separan Altea de Calp, por ejemplo.

En los últimos puestos se mantienen diversas localidades de la mitad sur de la provincia, aunque todas a mucha distancia de Torrevieja. Acerca de la situación de este último municipio, el profesor de Geografía Humana de la Universidad de Alicante (UA) Antonio Martínez Puche considera que «lo que falla es el modelo productivo», estructurado durante décadas en torno «al tirón del residencialismo» y con rasgos como la precariedad laboral, un turismo que realiza un gasto muy escaso, un perfil socioeconómico no muy alto en general y un urbanismo difuso, que ha contribuido a no consolidar el tejido productivo.

El experto hace hincapié en «la influencia de la calidad de los empleos», ya que claramente «a mejor empleo, mejor renta», y eso es lo que precisamente se da en Sant Joan y Mutxamel, donde muchos residentes tienen «sueldos elevados» que no solo les permiten mantener un nivel de vida desahogado, sino que además pueden hacer más gasto en el propio municipio. Y esto último, a su vez, «genera más empleos de servicios», que si están bien remunerados pueden contribuir a incrementar más la renta local.

Martínez Puche también destaca la «mayor cualificación» del empleo en las localidades industriales del grupo de cabeza, donde sobresalen más «la transformación y comercialización». Además, alude a «una mayor apuesta por el territorio», en zonas como la Foia de Castalla, derivada en buena medida de que «se ha mantenido la estructura familiar» en empresas de gran envergadura.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats