Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Novelda

Fallece un trabajador al caer de un andamio cuando cambiaba una ventana

La víctima, de 62 años, se precipitó al suelo desde dos metros de altura y sufrió un traumatismo craneal severo

La empresa donde se produjo el accidente laboral.

La empresa donde se produjo el accidente laboral. MANUEL R. SALA

Un trabajador de 62 años ha perdido la vida en un accidente laboral ocurrido en una empresa de Novelda. La víctima se encontraba sustituyendo una ventana de gran tamaño y peso en las oficinas de una fábrica dedicada a la elaboración de resinas y disolventes. Estaba solo y, para llevar a cabo el trabajo encomendado, tuvo que subirse a un andamio, desde el que se precipitó hasta aproximadamente dos metros. Según ha podido averiguar este diario por fuentes próximas al caso, a consecuencia de la caída, se golpeó la cabeza en el suelo, lo que le produjo un traumatismo craneal severo. Sin embargo, en los momentos posteriores a producirse el accidente nada hacía presagiar el fatal desenlace porque, según las mismas fuentes, su estado no parecía revestir una especial gravedad.

Varios empleados de la empresa le prestaron los primeros auxilios al tiempo que llamaban al teléfono de Emergencias solicitando la presencia de medios sanitarios. El herido sangraba por la cabeza y también presentaba lesiones en la mandíbula. Minutos después se personaba en la fábrica una patrulla de la Policía Local y una ambulancia de Soporte Vital Básico.

El equipo sanitario le prestó in situ la primera asistencia por espacio de veinte minutos. Pero, al comprobar que podía sufrir algún tipo de lesión interna, se optó por trasladarlo al Hospital General Universitario de Elda, donde ingresó en Urgencias. Allí se le practicaron varias pruebas y por la tarde su estado de salud comenzó a empeorar, probablemente debido a un derrame cerebral.

Los médicos decidieron entonces trasladarlo al Hospital General Universitario de Alicante para que fuera sometido a una operación que no llegó a realizarse porque, desgraciadamente, falleció a las pocas horas.

El siniestro se produjo a las nueve de la mañana del pasado miércoles, en la fábrica situada en el Camí de Castalla, concretamente en el primer acceso al casco urbano desde la A-31 en dirección Madrid-Alicante. Pero el fallecido no pertenecía a esa empresa sino a otra con sede en Novelda dedicada a realizar instalaciones y reformas.

Al parecer la pesada ventana cedió sobre el fallecido haciéndole caer del andamio tras perder el equilibrio. La altura no fue excesiva, pero el golpe contra el suelo resultó determinante. La Guardia Civil también ha abierto una investigación para aclarar las causas del siniestro. La víctima era natural de Novelda y residía en el casco antiguo del municipio.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats