Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La desaparición del turismo británico crea un agujero de 2.000 millones

Diez hoteles aplazan su apertura y Exceltur advierte de un otoño marcado por los despidos

Turistas británicos en la terraza de un pub de Benidorm anoche. El ambiente es mínimo. DAVID REVENGA

Turistas británicos en la terraza de un pub de Benidorm anoche. El ambiente es mínimo. DAVID REVENGA

La desaparición del turismo británicode la Costa Blanca desde el pasado mes de marzo cuando se decretó el estado de alarma por el covid, y el hachazo que ha supuesto la imposición de la cuarentena para los viajeros que entren en el Reino Unido han puesto la puntilla al sector turístico provincial que acumula ya hasta septiembre (agosto está perdido) unas pérdidas de 2.000 millones de euros, según Exceltur. Solo los hoteles de Benidorm dejarán de ingresar 150 millones por la anulación de las reservas que tenían previstas para los primeros quince días de agosto (Hosbec). Un drama que se refleja directamente en la tasa de paro del sector servicios en la Costa Blanca, el 18%, según la Epa.

La decisión del Reino Unido de imponer un aislamiento de dos semanas a los ciudadanos que lleguen de España podría costar al sector turístico español hasta 10.000 millones de euros -2.000 en la Costa Blanca-. El vicepresidiente del «lobby» empresarial Exceltur, José Luis Zoreda, aseguró ayer que se trata de una reacción «absolutamente imprevista del Ejecutivo de Boris Johnson, que podría tener un efecto devastador» en el sector turístico.

Zoreda avanzó que en caso de que el Gobierno español no acuerde con el británico una salida negociada que garantice la vuelta de los turistas a España, el Ejecutivo de Pedro Sánchez Pedro Sáncheztendrá que prepararse para entregar en otoño un «aluvión de recursos económicos que combata las condiciones muy delicadas en las que se encuentra el sector este año». El planteamiento de la patronal turística es que el Reino Unido acepte reducir la gravedad que supone esta cuarentena, ya que no toda España está en la misma situación epidemiológica. Los ingresos procedentes de turistas británicos en agosto del año pasado ascendieron a 2.523 millones de euros, que se unen a los 2.048 millones de septiembre, un importe que, de seguir adelante con la cuarentena obligatoria que desencadenaría en un menor flujo de turistas hacia España, se vería significativamente mermado.En caso de que esta medida fuera replicada en otros grandes países emisores de turistas, como Países Bajos, Noruega, Bélgica o Francia, de los que algunos han adoptado ya alguna medida en este sentido, el coste ascendería a 10.000 millones, teniendo en cuenta el gasto incurrido en agosto y septiembre del año pasado.

José Luis Zoreda apela a la «responsabilidad», ya que los empresarios consideran que el clima apocalíptico sobre los rebrotes es reproducido por los medios internacionales, que lo «multiplican por dos o tres», ofreciendo por toda Europa un relato mucho más grave de la situación que realmente se vive, a lo que se añaden algunas «fake news», que cree que difunden algunos medios nacionales respecto a los países que imponen restricciones a España. Para Zoreda, la solución pasa por que el Gobierno presente datos fidedignos al Gobierno británico para que facilite la llegada del turismo a las muchas regiones españoles que se encuentran mejor que Reino Unido, así como una mejor coordinación entre todas las comunidades y el Gobierno central, con el fin de que ofrezcan una imagen de «absoluto control, apelando, al mismo tiempo, al civismo de los ciudadanos».

Hoteles cerrados

El mazazo que ha supuesto la cuarentena -las consecuencias y el posible efecto dominó en otros países es impredecible como demuestra el hecho de que Alemania haya desaconsejado viajar a Cataluña. Aragón y Navarra- ha alterado todos los planes de reapertura de hoteles en la Costa Blanca, que preveía contar ya este próximo fin de semana con el 80% de la oferta de alojamiento abierta y, por lo tanto, se pudiera encarar el mes más fuerte de la temporada alta con garantías.

En total, estaba previsto que cerca de 280 hoteles abiertos con unas 55.000 plazas y la previsión de cerrar el mes con una ocupación media del 65%/70%. Todo ha saltado por los aires y al menos diez hoteles han aplazado ya su reapertura. Las grandes cadenas apuestan por reagrupar a los turistas en los establecimientos abiertos. Inquietud también en el aeropuerto, donde hoy operan 150 vuelos, 30 con origen/destino el Reino Unido.

De momento, Jet2.com volará por última vez el próximo lunes, 3 agosto, para repatriar a los escasos pasajeros británicos que tiene repartidos por la provincia y no tiene fecha para volver, aunque se ha dado un primer plazo para el16 de agosto, pese a que la recuperación de los vuelos dependerá de la decisión que tome el Reino Unido, de momento inflexibles, pese a que sus casos de contagio son locales, con un mínimo de importados. Ryanar e Easyjet siguen operando no normalidad pero nadie sabe qué pasará con sus enlaces al Reino Unido si los aviones se quedan sin demanda. Por el perfil laboral del turista británico que viene a la Costa Blanca es complicado encontrar a muchos que puedan teletrabajar desde casa en sus ciudades de origen.

Hoy, la impresión generalizada de los hoteleros en la Costa Blanca era clara. "El movimiento de Boris Johnson tiene dos motivos, la pademia y sobre todo que lo que quiere es que los británicos se gaste en dinero esta vacaciones en la islas",

"Sentimos que en estos momentos más que nunca, el Gobierno debiera procurar que sean los representantes más objetivos los que informen sobre el covid, sin alentar ni enfrentar más, la dicotomía entre sanidad y economía. Ello es clave, cuando se acerca el otoño, donde los mayores dramas sociales, y no solo del turismo, vendrán no tanto del covid, sino del derrumbe de actividad y falta de empleo que dejará a cientos de miles de familias en precario", subraya José Luis Zoreda. .

Aunque el daño reputacional ya está hecho y resulta poco realista pensar que las decisiones puedan revertirse a tiempo, "para salvar lo poco que ya queda de la actual temporada turística, del descalabro que nos espera, quisiéramos aprovechar este nuevo mazazo al turismo, para solicitar del Gobierno y de nuestro presidente la más decidida y urgente actuación en pro de una intensa acción diplomática, acorde al liderazgo que se le supone a España en el ámbito turístico y en el de su acreditado sistema sanitario, para reconducir y neutralizar con datos científicos y explicaciones más convincentes, los recelos suscitados sobre nuestra evolución del covid".

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats